2011. LA ESCUELITA Y LA GUERRA CONTRA LOS PIOJOS

Para el verano matriculé a Mar en una nueva escuela con la intención de que se adaptara para el inicio del curso regular. A fin de cuentas la escuela me pareció muy grande para mi hija tan chica y claro, con ella vino un problema de escuela grande…

Hasta ahora Mar había estado sólo en Playtime, una escuela pequeña que acarreó en un inicio el problema típico de escuela chiquita y de aire acondicionado: el resfriado! Pero ahora me enfrenté a un monstruo de mil cabezas que es una autentica plaga. A los pocos días de comenzar en la nueva escuela Mar llegó con piojos!! Y es que yo siempre pensé que los famosos piojos eran bichitos chiquititos y saltarines que desaparecían con un champú especializado. Pues bien, nada de eso. Los piojos son unos bichos asquerosos del tamaño de un grano de arroz con patitas que se mueven sin parar y que no se mueren ni a patadas.

A mí se me partía en alma de ver a mi chiquita rasca que te rasca la cabeza y hasta dormida se rascaba enloquecida sin llegar a descansar. Por consejo de todo el mundo y hasta el pediatra fui corriendo a comprar el “Champiojo”, champú que promete acabar con esa plaga en una lavada y otra segunda a la semana. Menudo cuento de engañabobos que resultó ese remedio. Mi consejo: compre sólo un Champiojo para conseguir el peine fino que viene con él y tire a la basura el champú que NO SIRVE PARA NADA!!

Tres meses peleé con la plaga de los piojos… TRES MESES! Tarros de Champiojo y peine fino todos los días por gusto. Terminó su curso de verano, comenzó clases regulares en su antigua escuela (pánico que me da nada más de pensar en la famosa escuela de verano). Y yo peleando todos los días con los bichos en la cabeza de Mar y ya a esas alturas en mi propia cabeza. Una llamada de la escuela, “su hija tiene piojos…” Otra vez mas Champiojo, más peine, más tortura para la pequeña y nada! Segunda llamada de la escuela,” que pena pero… su hija aún tiene piojos…” Qué vergüenza! Ya había optado por dejar de mandar a Mar a la escuela para evitarle este rosario de sufrimiento a otra madre y otro hijo cuando, tomándome un café con Caroline y hablándole de este problema que me traía cuesta abajo, nos encontramos con un doctor naturista que tiene un segmento dentro de Código 4.

REMEDIO CONTRA LOS PIOJOS

Me acerqué al Dr. Galarraga dispuesta a bailarle alrededor rodeada de ahumerios, poner velas y llamar a un shaman si tocada, le pedí un remedio contra los piojos. Lo que fuera… ya que podía perder, si esa guerra la llevaba perdiendo por tres meses…

Me aconsejó comprar una botella tipo pacha de aceite de coco puro y le añadiera el jugo de seis limones, untarle bien la cabeza con eso y darle mansaje por diez a veinte minutos y pasarle la peinilla delgada. Eso por siete días seguidos.

Conseguí los ingredientes, preparé el panorama y la puse frente a Dora la Exploradora mientras la untaba, masajeaba, peinaba y le sacaba los bichitos que salían untados en aceite sin poder escapar. Le lavé la cabeza, aunque al día siguiente parecía que aun estuviera mojado porque ese graserío no se quita ni con el Axión el arranca grasa. Volví a pasarle la peinila y aun salieron un par chiquitines. La verdad es que no pude pasarle el remedio los siete días porque salió corriendo donde me vio con la cacerola y el pincel para untarla. Pero hasta ahí llegó el problema. SANTO REMEDIO! A la semana le hice el mejunje de nuevo donde salieron un par que se debieron venir de un par de liendres que se salvaron y después de eso NUNCA MAS (hasta ahora al menos, tres semanas más tarde) se ha vuelto a rascar. Le paso el peine de vez en cuando para ver que ondas y por ahora siempre sale limpia.

Ya saben, si su hijo tiene piojos, que uno nunca puede decir “de esa agua no beberé”, olvídense del timo ese del Champiojo y cómprenle su aceite de coco. Cero químico y realmente efectivo.

Posteriormente una madre me dijo que la colonia de bebes de Menen repele a los piojos, así que aunque no es mi preferida, se la pongo todos los días, por si las moscas… mas bien, por si los piojos….

Mi hermana me critica por compartir esto pero la verdad que si le sirve, aunque sea a una persona, es genial, ya quisiera yo que alguien me hubiera dado un consejo como este para acabar con el problema y de raíz, en vez de tanto champucito de las narices que sirve para nadaaaaaaa.

Suerte….

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

6 comentarios a “2011. LA ESCUELITA Y LA GUERRA CONTRA LOS PIOJOS”

  1. ana

    Hola, que buena tu historia tienes una gran escritora dentro de ti, mi bebe tambien tuvo piojos despues d eun viaje a tierra caliente, pero se los saque muy facil por que e svaron con un shampoo que se llama gamabenceno y santo remedio dos años mas tarde no tiene ni un piojito
    saludos

    Responder

    1. paolaschmitt Post author

      hola Ana, gracias por tu consejo y por contestar, buscare ese shampoo si vuelvo a tener ese terrible problema! espero no verlos mas rondando las cabezas de mis hijas pero… nunca se sabe…. saludos, p.-

      Responder

  2. Alex

    El gammabenceno ya está retirado del mercado hace mas de 5 años del mercado colombiano… voy a hacer el remedio que recomiendas y después te cuento… gracias.

    Responder

    1. paolaschmitt Post author

      Hola Alex, es remedio de santo, justo se lo acabo de hacer de nuevo a mi hija porque le vi lineares y ataque el asunto de inmediato. Funciona y es producto natural, suerte con eso. ¡Guerra a los piojos!! Saludos, p.-

      Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Maria, suerte en la batalla, justo una amiga me llamo hoy para que le recordara que necesitaba, porque los piojos no dan tregua pero a punta de aceite se recupera el territorio
      un abrazo, p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.