2011. 3 meses y medio y contando… pasar de sufrir a disfrutar a mis hijas y más…

Ya ha pasado otro mes y medio desde la última entrada de bitácora familiar y han pasado tantas cosas…
En parte, el mayor cambio fue que dejé la lactancia. Si, por más que alguna amiga de la liga de la leche se le estén poniendo los ojos cuadrados. Tenía en planes darle pecho hasta los cuatro meses como a Mar pero, la verdad, que me estaba agobiando demasiado. Los tiempos de la lactancia se me volvían un cruz con Mar que, será por tener a Ana al pecho, porque aún estaba algo enferma o fuere porque todavía no se había adaptado a su nueva hermana, se ponía super intensa alrededor mío y yo terminaba estresadísima y abrumada. Al final estaba tan cansada física y emocionalmente que andaba de lo más susceptible y viendo océanos en vasos de agua. Ahora todo la vuelto a la normalidad, desde las hormonas hasta mis bubbies que ya regresaron a su talla de brasiere anterior, en los cuales no cabían desde hace casi un año.
Ana está deliciosa y Mar también. Es una maravilla verlas juntas, Ana la sigue con la mirada embelesada y Mar se la come a besos y quiere estar con ella todo el tiempo. Disfrutamos un montón juntas y Mar ha aprendido a asumir de buena gana que hay tiempo en que mamá se dedica a Ana, como al momento del baño, los masajitos o la vestida. Mar también tiene sus tiempos solos con mami y, ahora que Ana tiene más cuerpo, están los momentos de las tres juntas. En este período me he organizado para que la mamá, también tenga su tiempo para ella donde soy solamente Paola, no la madre de Ana y Mar, lo que me ha permitido tener más equilibrio mental. Esta nueva distribución de horarios ha conseguido que no me sienta ahogada, y como ya no me siento que desaparezco detrás de mis hijas, cuando estoy con ellas las disfruto millón y estamos todas más contentas y tranquilas.

Temprano en la mañana me levanto y despierto a Mar con mil besos y apapuchos, le doy su leche, desayunamos juntas, la alisto para la escuela y bajamos con juegos a esperar el bus. Solemos bajar de veinte a treinta minutos antes, durante los que jugamos juntitas dedicadas la una a la otra. Al subir espero que Ana despierte y tenemos nuestro tiempo de romance, nos tiramos sobre mi cama y le hago morisquetas, la besuqueo hasta el cansancio y la hago sonreír, el otro día tuvo hasta una pequeña carcajada. Luego la baño mientras le converso y le hago sus mil masajitos en el cambiador para vestirla después. Entonces salgo a hacer mis cosas, oficina, mandados, estudio, etc. Y, en fin, más tarde vamos teniendo otros momentos de rutinas y de improvisación hasta que mi día termina a las 9:30pm cuando salgo del cuarto de Mar una vez se duerme. En referencia a eso de calidad de tiempo vs cantidad, todas salimos ganando, porque a menos presión me pongo, más tiempo quiero pasar con ellas porque más las disfruto. Mientras, Ana ya cumplió los tres meses y se va volviendo más una personita….
Aparte de la maternidad han pasado muchas cosas en este mes y medio. Como ya mostré, el 2 de agosto fue el bautizo de Ana y 19 mi cumple. Con las niñas fuera de las maluqueras y resfriados con las que cerraron los dos meses de Ana, hemos reanudado los paseos de fin de semana a la playa que, aunque agotan más que una maratón, son mucho más entretenidos para todos. Entre otras cosas allá, Mar monta caballo…..
Celebramos el cumpleaños de Lina…Pasamos tardes preciosas en la playa…O, mi maridito va a pescar para  terminar pescado….
Además he recibido la visita de dos amigos “overseas”, por un lado David Urbano. Será el mundo pequeño… Amigo de los veranos pasados en las Ventas en mi infancia, él es de Barcelona y quedó visitando Panamá por unos contratos de asesorías… ¡Si es que el mundo es un pañuelo!

Y, para mi felicidad (aunque su paso tan efímero me supo a poco), Carolina pasó un día de ida y uno de vuelta conmigo en su viaje para Chiriquí. Suficientes para un buen happy hour y montar planes para el verano 2012… Friend… I miss you….

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

2 comentarios a “2011. 3 meses y medio y contando… pasar de sufrir a disfrutar a mis hijas y más…”

  1. Claudia Kulish

    Pao,
    Hace mucho que no te veo y no te hablo!. Pero te he pensado mucho. Las nenas están hermosas. Vos también. Qué lindas las fotos del bautizo. Estás espléndida a 3 meses de haber parido!!.
    Yo ando preparando la llegada de mi chiquitina, por eso ando medio perdida. Ya nos encontraremos con las pequeñas en brazos a tomar cafecitos.
    Te mando un besote, todavía tengo tu certificado!!! ahhhhhhhhh
    Clau

    Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.