El día que me dejaron de caer bien los hippies del semáforo

Cuando veo un hippie haciendo malabarismos en un semáforo me da (¿o debería decir daba?) ternura que siempre les doy algo… Hasta ahora…

Ahí que los veía y me ponía a pensar que podría ser Mar -o Ana- en unos años, dando la vuelta a Latinoamérica con unos amigos viviendo de la providencia durante un año sabático (ojo: un año. Después de eso ¡la llamo a capítulo!).

También me viene a la mente mi prima Cristina, que aunque ahora haya regresado a Madrid muy madre de familia, se la pasó 7 años por las Canarias que- entre las fachas y las danzas con las bolas bailarinas- sólo le faltaba montar el número en el semáforo. Pero, vayamos a lo que me ocurrió:

Mi prima Cristina en demostración de su arte con las bolas bailarinas. ¿Qué de dónde saqué la foto? Pues de FB!!

Mi prima Cristina en demostración de su arte con las bolas bailarinas. ¿Qué de dónde saqué la foto? Pues de FB!!

Pues bien, hace unos días estaba en el semáforo de la intersección entre calle Federico Boyd y Calle 50, una joven pareja de mechudos, lo más simpática, montaban un número de malabarismos entre los dos.

Al terminar la chica pasó un sombrero, y yo, rápidamente -y con la mencionada ternura- bajé mi ventanilla y puse un dólar con una amplia sonrisa de complicidad llevada por los pensamientos que ya dije me vienen a la mente. Entonces la chica dice… “¡Gracias, Seño!”.

Hippie Chica

Abrí los ojos como a quien le van a poner gotas, la sonrisa se me quedó congelada, es más, pensé que el mundo se había congelado también sino fuera porque el de atrás de un bocinazo me trajo en mí.

“¿¿¿Seño???” “Seño de… ¡¿¿señora??!” solo le faltó decirme Doñita, pues.

Seño ¡¿YO?! Que me juro una jovenzuela con pinta de treinta y pocos (a lo mucho). Vamos, que poco me faltó para bajarme, quitarle el dólar y espetarle en su cara “¿Seño? ¡seño, tu madre! Mocosa de las narices, y ¡vete a dar un baño como Dios manda!” Me hubiera quedado más ancha que larga…

Seño ¡yo! habrase visto lo que hay que aguantar….

 

 

 

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

7 comentarios a “El día que me dejaron de caer bien los hippies del semáforo”

  1. Claudia Kulish

    Estas divina!!!, que nadie te haga creer lo contrario SENIO ( no tengo enies!).
    Me rei mucho…
    besos!!!

    Responder

  2. Oriana

    Si… ese horrible momento… todavía lo recuerdo como si fuera ayer…
    Iba con Marcos bebé (no tenía ni 6 meses) y pasando un colegio había unos chicos jugando y escuché lo siguiente… “para la bola para que pase la señora con el bebé”… yo… sí… la señora con el bebé… fue horrible!

    Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.