Correr o no correr. He ahí la cuestión…

Contra uno de mis principios de vida -el ejercicio es malo para la salud- ayer estuve viendo el especial de la Revista ELLAS y me quedé planteándome si debería empezar a correr.

Ya, ya, se quedaron con lo de que el ejercicio es malo para la salud. No es una golfería cualquiera, es toda una señora teoría de lo más bien sustentada. Veamos: el que tiene las rodillas jodidas ¿qué hace? Basketball. Y ¿El que tiene el hombro fregado? Tenis. Ah, y ¿el de la espalda hecha añicos? Pesas o -al ahora famoso- crossfit (que ese sí no te  deja ni tendón sano). ¿Las rodillas hechas un nudo? por la bicicleta y, claro, el que tiene los tobillos desbaratados…¡Corre! Y así podemos perpetuar las lesiones y los deportes. ¡Ni lo intenten! ya me han salido con lo de “es que uno tiene que hacerlo bien”, es como si me dijeran que van a la guerra con tremenda estrategia y entrenamiento y eso les salva de que les toque una bala. En pocas palabras: esto no está en discusión.

El asunto es sí, aun en contra de este principio, me pongo a trotar. Las personas que conozco que han tomado ese curso están fascinadas y yo debo reconocer que, la única vez que me dio por hacer algo de ejercicio, corrí y me gustó. Ahora bien, me fregué los dos tobillos y el doctor me dijo que, debido al impacto, la próxima coyuntura iban a ser las rodillas… (ven, todo corrobora mi principio). Voy a hacer mi listita de pros y cons:

A FAVOR

–       Es algún tipo de ejercicio que ayude a enfrentar los que está ocurriendo con mi cuerpo que, entre la gravedad y los 40, ciertas cosas están más a la baja que los intereses de los  plazos fijos.

–       Me ayude a desconectarme y sacudirme el stress de ser mujer pulpo, porque ¡yeap! Es muy estresante andar con un tentáculo para los hijos, otro para el trabajo, para el hogar, otro para lidiar con los enredos de las pinches nanas (para eso se necesitan hasta dos). Otro para el marido, el resto de la familia y el octavo para intentar ahorcarnos con él y sacarnos de todo ese predicamento.

–       Puedo conseguir un entrenador –que parece es lo que está en boga, antes echabas a correr y punto- que me ayude con el famoso “hacerlo bien” y quién sabe, a lo mejor me salvo de las balas. Además hoy en día hay zapatillas que, al más estilo de los zapatitos rojos de Dorothy, básicamente corren solas ¿no?

–       Con sólo llevar el par de zapatillas puedes hacerlo en cualquier lado (o en ningún sitio).

EN CONTRA

–       Soy patichueca. No es broma ¡es la triste verdad! Mi pierna derecha está virada por lo que al correr el impacto no es regular en el tobillo ni lo trasmite acorde a la rodilla. Fuera de parecer un pato en estampida al correr me preocupa realmente hacerme un lesión seria para este cuerpito en la cuarta década.

–       El peso. Todos los corredores pierden peso, o grasa o como quieran decirle, y adquieren esa apariencia de gallinas etíopes, fibrosos y flacos de tanto correr. La mera es que yo no puedo permitirme perder más peso… por más pedante que eso suene es mi realidad.

–       La tecnología. Ahora, como poco, tienes que ponerte un aparato para medirte las pulsaciones que además lleva una especie de reloj en la muñena y el Ipod para que “Héroes del Silencio” te inyecte energía. Vamos, que soy perfectamente capaz de mascar chicle mientras camino pero no se yo si hacer tanta coordinación y, encima, correr sin caerme…

 

Tal vez, lo único que debería cuestionarme es:

¿¿Realmente amerita correr sí…nadie me persigue??

running fun

 

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

7 comentarios a “Correr o no correr. He ahí la cuestión…”

  1. Claudia

    Hola Paola, yo que tu, no correría. Te recomiendo Yoga. Búscate un buen maestro de Hatta y eso te ayudará con tu postura y el stress. A mi ha ayudado mucho.
    Besos.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      hola claudia, yo hice yoga una época y me encantó, solo que ahora tengo una hernia lumbar y con el ultimo saludo al sol al arquear la espalda quede fatal por cuatro días… con mi espaldita miedo le tengo a todo lo que incluya flexionarla demasiado…

      Responder

  2. clau

    Amiga!!! como te extranio!! la verdad es que aca por el sur todo el mundo anda corre que te corre, llevando la parafernalia de aparatos ultra sofisticados para medir toooodo! yo que arrivé a la 5ta década recientemente…CAMINO! ME ENCANTA, ME DESESTRESA, no me dania nada y me broncea!!!!!!!!!!!!!!!!!! ya se que en tu pais no andan haciendo estas cosas al aire libre, pero en la cinta tambien se puede…otra cosa que hago y me gusta es la plataforma vibratoria, la tengo en el cuarto y mientras tanto miro un poco de TV…

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      hola Clau!! tengo la vibratoria desde hace un año y aun no la saco de la caja, flop!!! caminar me aburre… a ver si me animo a correr, dependerá de mi pata chueca…

      Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      si, la verdad que yo creo que hacerlo todo por Wii es hasta que más sano, no? jaja la verdad que, llegue a correr o no, sigo pensando que el ejercicio es nocivo para la salud!!

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.