El regalo que nunca quise hacer…

Por lo visto las cosas son así: Una cede un poquito en los principios del hogar y la siguiente cosa es… que el marido ¡se compra una moto!

Yo me crié bajo el lema “las motos son peligrosísimas por lo que: LAS MOTOS NO. Eso viene sustentado por hechos como un accidente de juventud de mi padre, otro accidente -de pequeña- de mi hermana Caroline y, sobre todo, de un paseo que me dio mi primo Rafa por Tenerife en su motazo en el que con cada curva se me subieran los ovarios a las anginas y aun no me han bajado.

Hace más de un año Darío empezó con la cantaleta de “una motito”, un scooter por eso del tráfico, las obras, los atascos, las horas picos y el lobo feroz. Y ahí cometí mi error: cedí que hubiera “una motito” en la casa abriendo una rendija sobre el principio de MOTOS NO.

Pues bien, por esa rendija se ha colado ahora una moto de esas que sólo comparten con las Vespas el tener dos ruedas. Vamos, una señora moto, por la que mi marido sacó lágrimas y hasta se rasgó las vestiduras para el consentimiento.

– Darío, pero ¿y si tienes un accidente? (yo preocupada-pasiva)

– Juradito que no, que no va a pasar nada, que voy a tener todo el equipo de protección y cuidado del mundo, nada de nada, ya verás…

– Hagamos un trato ¿vale? Como tengas un accidente ¡te levanto a patadas! (yo preocupada-agresiva)

– Sí, sí, eso, buenísimo, me levantas a patadas, que no va a pasar nada ¿Sí?

Ya ven, para el día del Padre terminé comprando de regalo un jacket de motociclista con todos los extras de Robocop. Esto no debió haber pasado, no debí haber cedido NUNCA más allá de la bicicleta.

De veras que no pensé que se lo tomaría en serio pero, ya que accedió, si tiene un accidente ¡lo levanto a patadas! Si es grave, apenas sale de intensivos… ¡lo levanto a patadas! y ya le dije, “como se te ocurra matarte en ese trasto te resucito así me toque ponerte el pie mojado en el panel eléctrico del edificio y… ¡te levanto a patadas!”  Le pareció bueno el trato… Hay gente para todo…

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

1 comentario a “El regalo que nunca quise hacer…”

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.