¡Florecitas a la Virgen! En el día del Rosario

Qué quieren que les diga, cuando veo un Rosario los ojos se me van para atrás. Menos mal que el Padre Jorge me dio la receta para “comérmelo” de a poquitos.

Y es que una vez le llegué afanada, sí, afanada, porque de veras que me supera, es verlo y darme un ataque de sueño. Me encantaría rezarle el rosario a la Virgen todos los días, o a menudo (vale, vale, está bien, de vez en cuando también es una opción, hasta con una vez al mes me daría por servida).

Le dije al padre lo que me pasaba y, además, que veía a muchas personas que lo rezan y sentía ponían el “play” y se iban en Avemarías y Padrenuestros automáticos donde no había ni sentimiento ni conciencia de lo que decían (lo que todavía me da más pereza). A mí misma me pasa que al quinto Avemaría ya “el santo se me va al cielo y mi boca sigue pero yo ya tengo la cabeza en el supermercado y la agenda de las niñas.

Pues bien, para que no dejemos todo atrás, y para los que les pasa como a mí, me sirvió muchísimo que me dijo:

— No te estreses, antes de tirar la toalla, lleva tu Rosario y, cuando tengas un tiempito, vas y le rezas una o dos Avemarías a conciencia y siéntete que le estás regalando ¡florecitas a al Virgen!

¡Cómo me gustó eso! ¿Qué si le rezo ya el Rosario completo a la Virgen? Pues no (las cosas como son), pero sí le regalo sus Avemarías, que aunque no sean las cincuenta son bien pensadas y bien sentidas. Les invito a que hagan lo mismo. ¡Hasta esperando el elevador es una buena ocasión para regalarle un “florecita!

* * * *

Y para motivar aquí les adjunto LAS PROMESAS DE LA VIRGEN A QUIEN RECE EL ROSARIO pero, ojo, que es para quien lo reza devotamente ¡en automático no se vale!

  1. El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
  3. El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.
  4. El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevarán a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!
  5. El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.
  6. El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en las gracias si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.
  7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.
  8. Quiero que todos los devotos de mi Rosario tengan en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.
  9. Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.
  10. Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.
  11. Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
  12. Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
  13. Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.
  14. Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
  15. La devoción al Santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.

* * * *

Yo, hoy, por ser su día hago el esfuerzo y me concentro para dedicarle uno ¡bien rezado!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.