Un sistema de incentivos ¡que funciona!

Hola a todos, hoy les comparto un sistemita que le copié a… sí pues ¡a la Gwyneth Paltrow!  y que me está funcionando muy bien con Mar.

Mar es realmente una niña bien portada pero, tiene 5 años y, aunque ya estamos claros que esto de la educación continua es una caca ¡nos toca!

Pues bien, montamos este sistema de puntos para trabajar concretamente en las cositas que más tiene que reforzar. “Concreto”, que no es para que luego quieran puntos por cualquier cosa que hagan o que una termine ofreciéndolos a cada momento.

Primero que todo, es sólo de incentivos: se los gana o no, pero no se vuelve un arma de chantaje donde se le pueda amenazar con quitarle. Los que se los ganó, se los ganó, y si no cumple pues no se lo gana. Funciona así:

SISTEMA DE INCENTIVOS POR PUNTOS

Cada noche en su tablero del mes (comprado es Office Depot) hacemos una repasada a sus 4 objetivos concretos que en su caso queremos reforzar y le dan un punto cada uno

1.- Ser cortés: Saludar y despedirse apropiadamente, pedir “por favor” y dar las “gracias”

2.- Obedecer a la primera (que a mí me ha ayudado recordarle que se juega el punto porque da mil vueltas para todo)

3.- Recoger sus juguetes, sus zapatos y poner su ropa en el cesto de ropa sucia

4.-Vestirse y bañarse sola (vamos por enjabonarse)

Existen oportunidades para ganar puntos extra, que enfocados en Mar son:

1.- DOS Puntos extras si prueba comida nueva

2.- TRES puntos extra por comer un plato de comida nueva (con nueva me refiero a algo diferente a su escaso menú de comidas aceptables)

3.- UN DOBLON extra por comer frutas o vegetales

(Hasta el momento no ha mostrado en menor interés de ganarse ningún punto extra, sigo intentando…)

Sistema de conversión: Cada punto equivale a 25 centavos. Cuatro puntos son un doblón y cada doblón equivale a un dólar.

* * *

Mar decidió que quiere hacer efectivo sus puntos en la juguetería KIDS STOP y, para que no perdiera la motivación, antes del mes fuimos a la juguetería y ella además añadió los cinco dólares que le había dejado el Ratón Pérez por un diente (sí, por lo visto tengo al pinche roedor en planilla).

Fue por toda la tienda viendo las cosas y ella solita decía “esto es muy caro” “esto dice como treinta y algo y no me alcanza” “¿cuánto cuesta eso?” “esto me gusta pero voy a ver si algo me gusta más“. Cuando vio la caja de caballos y que costaba justo los 25 dólares que ella tenía casi se muere de la emoción.

puntos recompensa

Apreció su esfuerzo, fue consciente de que las cosas cuestan y de que no se puede comprar lo que alcanza. Me encantó que pensó en lo que iba a comprar y no comprar-por-comprar lo primero que le diera. Cuando salió de la tienda tenia la satisfacción de haberse ganado esos puntos, haberlos cuidado y haber sido responsable de su uso. 

Ya está feliz acumulando sus nuevos puntos y eso que le advertí que ahora (que ya probó las mieles) son más duros porque a veces me hacía la vista gorda y se los daba aunque estuviera tibia, ya no más.

Para el próximo canje tenemos de meta, antes de salir a comprar, ¡guardar un poquito para ahorrar y otro poquito para donar!

 

 

 

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

6 comentarios a “Un sistema de incentivos ¡que funciona!”

  1. Amparo Silva

    Regio!!!, me encanto y más ahora que tengo oportunidad de implementarlo con mis nietos de casi 5 y 3 años (niña y niño en ese orden).

    Empezare hoy mismo y te comentare los resultados

    Saludos,

    Responder

  2. Amparo Silva

    Regio!!!, me encanto y más ahora que tengo oportunidad de implementarlo con mis nietos de casi 5 y 3 años (niña y niño en ese orden).

    Empezare hoy mismo y te comentare los resultados

    Saludos,

    Responder

  3. Amparo Silva

    Regio!!!, me encanto y más ahora que tengo oportunidad de implementarlo con mis nietos de casi 5 y 3 años (niña y niño en ese orden).

    Empezare hoy mismo y te comentare los resultados

    Saludos,

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      que bueno Amparao, espero que te funcione tan bien como con Mar
      hay que llevarlas a “cobrar” sus puntos antes del mes porque si no como que se diluyen, no hay como ver las mieles para que se pongan las pilas
      una abrazo, p.-

      Responder

  4. Stella Kinkead

    Dicen que no hay escuela para aprender a ser mamà, Pao…..Pero se me hace que tú la encontraste y te graduaste con las mejores notas!
    Me encanta lo bien que llevas el oficio de “ser mamà”!!! Tus hijas aprenden y gozan con lo tuyo y que lindo que siempre estàs dispuesta a compartir tus experiencias para beneficio de otras mamàs y otros niños.
    Te quiero montones y admiro tu gran capacidad, Paola! Dios continúe bendiciéndote en abundacia!

    Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.