Manual para despertar a la mujer dentro de la madre. PASO 1

PASO 1: VE A LA DEPILADORA

¿Hace cuanto que no te haces una depilación profesional?

Cuando una es madre entre la falta de tiempo, lo que resuelve la maquinita Depi-lady, una cuchilla rasuradora a lo rápido-rápido, y el “¡bah! ¡ni se nota! ¿quién me va a ver?” una se mueve entre el coco y el orangután.

¿Recuerdas en tu soltería cuando ese era el plan obligatorio de los viernes? JAMAS se te pasaba por la cabeza salir a la calle (mucho menos de ligue) ni con las piernas ni con cualquier otra zona a lo silvestre.

Puede que a estas alturas no estemos para figuras geométricas, diseños brasileños o depilaciones hasta la nuca pero, una buena depilación (sin parches ni cortes,) le da los buenos días a la mujer que está dentro de la madre ¡hora de ir despertando!

Poco a poco os pasaré más pasos en esta aventura de reconquistar nuestro espacio femenino individual aun cuando una corre entre el trabajo, las clases de los niños, los play-dates, las loncheras y la hora del vampiro

¿Tienes ideas para este manual? Porfa compártelas para que lo construyamos juntas ¿Que te hace sentir mujer a parte de ser madre?

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

4 comentarios a “Manual para despertar a la mujer dentro de la madre. PASO 1”

    1. Paola Schmitt Post author

      Que bueno Annick!! esa es la intención, que sea un espacio para relajarse y reirse de nuestra cotidianidad
      Me pone recontenta que me lo escribas, un abrazo, p.-

      Responder

  1. Oriana

    Yo estoy clarita del día que me di cuenta que la maternidad me estaba consumiendo…. Marcos tenía como 8 meses y yo estaba de vacaciones en Panamá quedándome en la casa de mi comadre. Ella demoró como una hora en alistarse (que si los aretes, el collar, los tacoones, el maquillaje) y yo simplemente me hice una cola y me quedé con la misma ropa que cargaba puesta… Ahí viéndola mientras se arreglaba se volteó y me preguntó “¿es que ni aretes te vas a poner?”, ahi me miré al espejo y me dije… wow! De verdad que me veo simple… Y es que uno va dejando los aretes porque el bebé los agara, el collar porque les ralla la pancita, el perfume porque le dan alergia, el lipstick porque los manchas… Pero siempre hay un punto en que una amiga te hace mirar en el espejo y te preguntas… “Hola señora mamá… ha visto por ahí a mi otro yo?”.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Oriana,sí amiga hay que ponerse las pilas o “la comodidad” se nos come. Tengo en mente poner un paso semanal para darnos un pellizco!! Besos, p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.