¿Será que mi hija está llamada a ser mejor Coach que yo?

Mar y yo compartimos muchas cosas en común. A las dos nos gusta pintar, contar historias, leer y, por lo visto, a ambas nos gusta llamar a la acción a través de preguntas sencillas y poderosas pero, ¿será que yo tengo que aprender del coaching de ella?

Aquí como me hizo pasar en segundos del paradigma del imposible a la acción:

Miércoles. Diciembre 24. Por ser vacaciones me llevé en la mañana a ambas hijas a mi oficina. En el auto camino de vuelta a casa…

YO: ¡Ay! Me dejé el reloj en la oficina. Vaya…Bueno, ni modo, ya me quedé sin reloj hasta el viernes

MAR: ¿Por qué?

YO: Porque antes será imposible, mira la hora que es y mañana no se puede porque no hay nadie en la oficina

MAR: ¿Por qué?

YO: Porque es Navidad

MAR: ¿Por qué?

YO: Porque es el cumpleaños de Jesús…

MAR: ¿Por qué?

YO: Eh… Por que es el día que la Virgen dio a luz

MAR: ¿Por qué?

YO: Eh… Ah… porque Jesús nació para salvar el mundo…

MAR: ¿Por qué?

YO: Bueno… Porque así lo quiso Dios…

MAR: ¿Por qué?

YO: Eh… Pues… Porque… Dios es ¿muy misericordioso?…

MAR: ¿Por qué?

YO: …¡Vale! ¡YA!… ¡AHORA MISMO REGRESO A RECOGER EL PINCHE RELOJ!

 

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.