Mi experiencia con los ángeles

Tal vez parezca una entrada medio cu-cu y esotérica pero estas han sido mis experiencias y quería compartirlas. Entre otras nos ayudará a recordar ¿Estamos haciendo uso de nuestros ángeles de la guarda? 

Lo bueno es que creas o no, al menos te asignaron uno al nacer. Que lo tengas jugando solitarios y mirando musarañas en una esquina en vez de siendo tu socio en la vida es opción tuya. Voy a contarte dos experiencias donde a mí se me han manifestado C-L-A-R-I-T-O.

La primera vez fue cuando tenía unos 15 o 16 años. Estaba en la playa de Coronado con una amiga y una prima mía jugando en las olas mientras nuestra familia estaba en la arena a unos metros de la orilla en la playa solitaria.

La playa de Coronado es una playa peligrosa, tal vez más porque no lo parece, que en ocasiones tiene unas olas no muy grandes pero si con una resaca que te chupa y no te da tregua. Esa playa se ha cobrado sus muertos sin asco. Traicionera que puede ser.

Lo que comenzó como un juego de olas se convirtió en una lucha agotadora por salir que nos tenía reventadas. Nuestras familias nos veían desde la arena de vez en cuando y contestaban con saludos a nuestra batida de manos. Parecía que estuviéramos jugando cerca en olas medianas, pero la verdad es que no podíamos salir, una ola se seguía a la otra sin parar y arrastrándonos hacia adentro dándonos apenas tiempo para coger aire entre revolcada y revolcada.

De la nada apareció un hombre, alto, con bañador negro y pinta de nórdico. Me agarró a mi del antebrazo y a mi amiga con la otra mano. Mi prima lo vio desde atrás y se agarró a su cintura. Con las tres colgándole como micos avanzó entre las olas, que le rompían encima, sin detenerse y nos dejó en la orilla. No recuerdo si cruzamos palabras. Nosotras nos quedamos sentadas en la orilla recuperando el aire (y, obviamente, acomodándonos los bikinis) y salimos corriendo donde nuestras familias.

Cuando giramos para señalar a quien nos había ayudado, no había nadie en metros y metros de playa vacía. Hay veces que uno puede decir “de eso sólo me salvé por mi ángel de la guarda” pero yo digo que creo en él porque lo vi.  No tengo la menor duda de que era un ángel de guarda. Ni la menor duda. Y ahora, voy a contarte como los he vuelto a sentir recientemente.

angeles 1

La segunda, bueno podría decirse que segunda y tercera, ha sido durante estas semanas de operaciones. Cuando me hicieron la segunda operación, no sé por qué pero antes de comenzar no podía parar de llorar.

Ahí estaba yo, muerta de frío, pinchada como un colador, esperando y con unas lágrimas que se escapaban de los ojos como plumas abiertas. Cuando entre al salón de operaciones y empecé a desvanecerme bajo la anestesia, al cerrar lo ojos pude sentirlos y verlos a través de mis párpados. Eran tres, parados a los pies de la camilla, pero en esa ocasión no lo registré mucho y pensé que más bien era mi imaginación.

Días más tarde, cuando fui a hacerme el cat scan, tras inyectarme el yodo en la vena la joven me dijo “sí se marea, le dan ganas de vomitar o se siente mal me hace señas”. Entonces cerré los ojos y los vi iguales que la vez del salón de operaciones.

Había estado trabajando en la invocación de los ángeles con la coronilla del Arcángel San Gabriel y por lo visto están prestos a venir cuando uno los llama. Eran ocho. Estaban nuevamente alrededor de la camilla, había cuatro a mi lado y cuatro después del anillo, rodeando toda la camilla.

Esto puedo decirles: son seres de luz blanca, son grandes, con forma humana pero mucho mas grandes que nosotros, túnicas largas y, sip, ¡tienen alas! Además dan una paz increíble. Antes de que me diera cuenta la joven se acercó de nuevo y me dijo “acabamos“. Si hubiera podido elegir me habría quedado ahí un rato más.

Esa es mi experiencia con los ángeles. Tengo la certeza de que existen. La certeza que da haber experimentado su presencia.

Diferentes culturas hablan de ellos de diferentes formas: seres de luz, guías, protectores entre otros. Están ahí. Calla tu mente, respira, llámalos y siéntelos. No estamos solos y traen una paz impresionante con ellos.

Sí has tenido una experiencia con ángeles me encantará que me la compartas.

Un abrazo, p.-

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

12 comentarios a “Mi experiencia con los ángeles”

  1. Giovanna Ortiz Ros

    Así es Paola, están súper cerca de nosotros y a veces podemos hasta sentir sus pasos, o tenemos esa sensación q venimos conversando -dizque solos- y es q venimos hablando con alguien q nos acompaña y no vemos. Pues, yo los he sentido muchas veces, porque creo en ellos. Medito y practico reiki. También hay ángeles q nos advierten de peligros y se les puede escuchar, o dan noticias algo tristes como alegres. Cuando tenía 11 años y medio, recuerdo a una vecinita llamada Lourdes, Lulú. Una tarde, fui como otras, a jugar con ella a su hogar, y le avisé q al día siguiente me iría a Chiriquí. Ella era más chica que yo, tenía 4 años y tantos, casi cinco. Ella frente a la casa de la Barbie, se puso a llorar angustiada. Me sorprendió lo mucho q lloró, mas q otras veces. Ahí le prometí q apenas regresaba de vuelta, dejaría las maletas en la casa y correría a visitarla. Sería lo 1ro q haría. Esa tarde, la vistieron para llevársela a pasear a donde unos familiares. Estaba yo lejos, y vi como la mamá de Lulú la llevaba de brazo, y ella cargada mirándome de lejos, algo triste. En ese momento, escuché una voz q siempre recordaré q me dijo: ” Conserva, conserva bien el recuerdo de ese rostro. Será la última vez q la verás”. Yo le conté esto a mi madre. Igual me fui a Chiriquí y olvidé esto. Al regresar -era el día en que cumplía mi madre- apenas y la felicité. Dejé las maletas en el suelo, y rápidamente me zafé del abrazo, diciendo q debía cumplir mi promesa de ir a avisarle a Lulú q había regresado. Se suponía era lo 1ro q haría al bajar las maletas. Ahí me dijeron q no lo hiciera, q ella no estaba allá, que se había muerto. Lloré mucho. Ahí me quedó claro q era una voz de un ángel, quien me dijo q recordara su rostro. Jamás olvidaré su rostro. Ella resultó ser una prima mía segunda. Su papá y el mío son primos, no lo sabíamos en ese entonces. Así q teníamos lazos de sangre también. Ahora ella es un angelito más q me cuida.

    Saludos!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Así es Giovanna, hablan con nosotros como pequeñas “ideas” que nos vienen a la mente. Que triste pero linda tu experiencia. Un abrazo, p.-

      Responder

  2. Alejandra

    Hola Paola, me encanta tu blog. Yo siempre,he creído en ángeles y he tenido varias experiencias que me lo comprueban. Las dos más significativas tienen que ver con avisos de fallecimiento de seres queridos. La primera vez, tenía 14 años y mi abuelo materno acababa de fallecer. Yo estaba muy triste, porque lo quería mucho, y me empecé a preocupar por mi abuela, su esposa, pensando que ella no iba a aguantar esa pérdida. El se me apareció en sueños, y lo recuerdo clarito diciéndome que no me preocupara, que mi abuelita iba a fallecer después que ella cumpliera 89 años, para lo cual faltaba bastante. Cuando llegó la fecha, muchos años después, mi abuela murió 1 mes después de cumplir los 89. La otra experiencia fue cuando mi mamá falleció. No hubo aviso explícito, pero si una necesidad, Urgencia más bien de hablar con ella que estaba en otro país. Tiempo después me enteré que esta sensación comenzó alrededor de la hora que ella falleció. Fue tanto, que yo estando lejos le comuniqué a gente que vivía mas cerca que yo. Este fue un claro aviso de mis ángeles.
    Como te dije, me encanta tu blog. Mucha fuerza en la lucha contra el cáncer. Ya sabes, desde arriba te cuidan.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Alejandra, gracias por compartir tu historia y por tus palabras sobre el blog y de ánimo!! Verdad que es impresionante cuando uno pone atención y empieza a identificar esas “ideas” que vienen a la mente como mensajes de guía?? Gracias por ser de mi tribu, un super abrazo, p.-

      Responder

  3. Ofelia

    reo en los angeles se con seguridad que existen y que te acompanan, yo solia sentirlos y de muy joven tuvimos en mi familia una experiencia con ellos , pues mi hermana mayor se cayo a un hueco profundo al tratar de pasarlo caminando sobre una tabla, un joven muy alto la saco del hueco y cuando nos voltiamos a agradecerle no habia nadie, nadie lo vio aunque preguntamos a varias personas , se esfumo pues no podia caminar tan rapido pues fueron segundos, desaparecio.Siempre supe que era un angel. Como le decia hasta hace poco solia sentir su presencia en muchos momentos y hasta les hablaba diciendoles que sabia que estaban alli pero hace muchos meses no volvieron, porque??

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Ofelia, yo creo que siguen ahí, a veces la velocidad e intensidad del mundo hace tanto ruido que no los oímos pero creo verdaderamente que si uno acalla la mente y pide que se manifiesten podemos sentirlos. Estoy segura que siguen contigo!! Un abrazo Ofelia, p.-

      Responder

  4. Niki

    Recuerdo cuando estaba en la cesarea de mi hijo estaba muy nerviosa y con miedo y senti como mis abuelas fallecidas me agarraban de las manos , entre en una paz increible, una experiencia increible…. Me encanta leer tu blog un beso y muchas fuerzas

    Responder

  5. Martha

    Hola! Hace algún tiempo atrás, yo tenía aproximadamente 14 años y estaba dormida en mi cama, era de madrugada y sentí que alguien me estaba mirando, abrí mis ojos y vi al borde de mi cama a un hombre que era muy alto, era rubio y blanco, tenía una bata blanca larga y era muy brillante, lo que me llamó la atenciòn es que vi atrás de él a más personas pero no eran tan llamativas como él, para mi sorpresa sentí una paz enorme y siemplemente me volví a dormir, estoy segura que no fue un sueño porque lo sentí muy pero muy real y 15 años después me acuerdo no solo de su rostro sino de la paz que sentí en ese momento. Desde ese día siempre como que sé que él esta conmigo, pero lastimosamente no lo tengo tan presente como debería… hace poco empecé a seguirte y a leer tu blog y me ha encantado, te mando un fuerte abrazo!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Martha! si son así!! son grandes, mucho mas grandes que los humanos, y llevan túnicas largas y brillan con una luz que viene de adentro, son definitivamente seres de luz. Yo también he tenido la experiencia de que vengan acompañados y las otras personas no son tan grandes y tan luminosas. Y eso que yo tuve experiencias con Jesús, y El no es tan grande como los ángeles aunque puedas sentir su autoridad sobre ellos.
      Me ocurrió durante la radioterapia. Cada vez, todos los días sentí a Jesús y a un ángel. A veces había alguien más, pero mas borroso y no podia definir
      Gracias por seguir el blog, un abrazo, p.-

      Responder

  6. Ismael m

    Que me puedes contar sobre lo siguiente… Una noche no hace mucho, meses dos o tres… Hice una pregaria a un angel llamado Cassiel… Me acoste tan tranquilo como de costumbre, y me desperte de repente a las horas, sobre las cinco de la mañana, escuchava a mi madre irse a trabajar, poco faltaria para las cinco de ese sabado… Pense al despertar Y AHORA QUIEN SE DUERME… con los ojos cerrados pero despierto… Criticando a mi madre interiormente por el ruido etc… Y de repente note una presencia… Que havia sentido años atras dos veces… Pero nunca paso. Nada mas que encender la luz y nada… Sigo… Pues esta ultima vez… Eso cuando senti la presencia a la vez que escuchava a mi madre por el comedor… Me dio por exclamar CASSIEL?? y al segundo note un zumbido,pitido ffuerte rollo arcangel total el sonido…y que me sujetaban. Fuerte de mi brazo. Derecho, pero la fuerza justa para agarrarte firme… Y note otra mano que se me posava en la cabeza… Y me acojone vivo, vaya que miedo… Me quede tieso despues… Desde que note la mano en el chacra coronario vamos… Escuchava a mi madre cojer las llaves… Y pum la puerta… Se avia marchado mi madre… Y no me podia mover… Uvo un momrnto que me dije… Abre los ojos tio… Tube tiempo de abrir… Pues duro un rato la situacion… Y no tuve valor… Aterrado… Desde que senti la mano en la base del craneo… Un chorro de energía o enyraba o salia… Como un ormigueo vestía… Muerto de miedo… Todo esto estando tieso como una tabla… Y me salio decir con miedo al oir que se marchava mi madre… QUE QUIERES DE MI… Me escuche yo mismo… Y ablava mal… No se me entendia… Me quede??????… Notava energia, estava tieso, ablava raro yo mismo y me notava que asta la lengua de lo tieso qie estava se me iva para el lado (tieso) espero me ayides con lo que te cuento… Un saludo cordial.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Vaya experiencia Ismael, la verdad no sabría que decirte… no soy experta en ángeles, tampoco lo he estudiado o algo así, en verdad apenas recuerdo a San Miguel Arcángel y a Rafael, pero la verdad es que ellos se han presentado en momento muy puntuales en mi vida y su presencia es impresionante pero en mi caso, han sido mas observadores, de hacerme saber su presencia.
      En el caso de la playa no caí en cuenta de que había sido un ángel hasta después, las otras veces los he visto directamente como seres de luz pero solo están ahí, sosteniendo y dándome contención con su presencia pero sin interactuar mas de eso

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.