Esta es mi historia y mi cruda lección de vida

¿Has tenido una de esas experiencias donde haces algo inusual –que no le ves mucho ni pies ni cabeza- y terminas descubriendo un montón de ti misma?

Porque lo que a mí me surgió de esta experiencia me dejó impresionada. Abierta, descubierta, vulnerable, e impresionada.

El corazón se me salió del pecho y quedó ahí, expuesto y aun así, palpitando.

Una lección para mí y puede que para muchas WONDERWOMAN que se sienten agotadas en su papel.

Hace unos días estuve en Captivate Retreat, un retiro internacional para mujeres life-coaches en Fairfield, Connecticut, en donde como parte del encuentro cada quien tenía que subir al escenario y, en cinco minutos, exponer nuestro manifiesto o la solución a un problema.

¿¿Manifesto?? ¿¿Solución a un problema??

¿¿En el escenario??

WHAT??!!!

Me quedé en blanco, sin saber ni que escribir ni por donde empezar. Me senté frente a la computadora y simplemente me dejé llevar.

No sé si sea un manifiesto, ni una solución. Sólo sé que esta es mi historia con mi cruda lección de vida y que no puedo más que brindarte la invitación que te hago al final, por si resuena contigo, por si la vida también quiere que te lleves algo de esta lección  y por eso te ha traído a este texto.

Te comparto mis cinco minutos en el escenario…

Yo fui una guerrera.

Yo fui una guerrera jodidamente buena.

Regía mi vida como Julio Cesar, bajo el lema “vini, vidi, vinci”. Vine. Vi. Vencí.

Nunca aceptaba un NO por respuesta. Si una puerta se cerraba, yo averiguaría como atravesarla.

Yo podía con todo – o eso creía.

Podía manejar mi trabajo, mi matrimonio, mis hijas, mi casa… todo. Cualquiera podía contar conmigo, porque yo podía manejarlo T-O-D-O.

¿No te pasa a ti? ¿Sentirte como la mujer orquesta tocando para todo el mundo menos para ti misma?

Sí, claro. Podrías decir que tenía todo lo que podía querer. Y tal vez sí. Tal vez lo tenía.  Después de todo, como la guerrera que era me lo había ganado.

Pero todo se había vuelto una batalla que debía ganarse, ahora. A veces ni siquiera valía la pena tanto desgaste o fuera algo que quisiera a largo plazo pero ¿Quién puede pensar en largo plazo cuando está en medio del campo de batalla?

Secretamente soñaba con tierras tranquilas de gozo y sin presiones…

Pero siempre pensé que eso era para otros. Que cada uno venimos al mundo con cierto juego de barajas y, por lo visto, yo había sacado las de guerrera mucho antes de lo que podía recordar.

¿Está nuestro destino sellado?

¿Es del modo que enfrentamos la vida quienes somos?

¿Podemos elegir cambiar drásticamente?  ¿Podemos encontrarnos a nosotros mismos en una nueva forma de ser?

Porque en mi caso, empecé a sofocarme. A ahogarme.

Me estaba ahogando en mi propia vida sintiéndome que no estaría a salvo y todo se vendría abajo si bajaba la guardia.

Y la armadura que un día me hizo sentir poderosa y gloriosa, me estaba haciendo ahora su prisionera.

Era prisionera del empujar, del prosperar, de ser la más fuerte, del continuo logro, de las expectativas de los demás y de las expectativas de mi misma.

Y seguía soñando con una vida donde todo fluía.

Con una vida donde no todo estaba sobre mi espalda.

Una vida donde yo fuera apoyada y soportada.

Una vida donde yo podría parar, y confiar, y donde tendría tiempo para mí misma sin sentirme culpable.

Una vida donde las cosas vendrían y me sucedería a mí en vez de ser yo la luchara y empujara para que me ocurrieran.

Pero yo no sabía como parar. No sabía como conseguir eso para mi. No sabía como cambiar.

Y la vida me hizo parar a la dura.

Para aprender que la vida que yo anhelaba existía, la vida me partió hasta en centro de mis entrañas y, como el Ave Fenix, tuve que reconstruirme desde mis cenizas.

Fui diagnosticada con cancer de seno en enero. Y eso, fue un llamado para aprender.

Y aprendí.

Aprendí que no soy wonderwoman y que era tiempo de crear una nueva yo realmente alineada conmigo misma y aquella vida que soñaba.

¿Quieres saber la parte más dura?

Dejar ir la presión de controlar y aprender a confiar.

Confiar que cada una de las personas a mi alrededor era capaz de manejar sus propios rollos y liberarme de sentirme responsable por ellos o por sus expectativas.

Confiar que podía pedir ayuda y que me sería brindada. Y que pedir ayuda y mostrar mi vulnerabilidad está bien, y no me hace menos fuerte.

Confiar que aquello que es para mí vendrá a mí. Y que las cosas pueden ser retadoras pero no deben ser un campo de batalla y, sí se vuelven así, simplemente es mejor dejarlas ir.

Aprendí a estarme quieta y receptiva y maravillarme con las cosas que empezaron a ocurrirme… una vez que solté… una vez que me rendí…

Aprendí que Dios y el universo me soportan.

Y te invito a hacer lo mismo: Rinde tu espada, entrega tu armadura.  

Ríndete y entrégate a una vida de certeza, confianza, rendición y recibimiento.

La vida que queremos, que merecemos, está aquí.

Ahora.

Tengo que reconocer que, unos días más que otros, pero voy mudándome a esa tierra que soñé…

Si conoces alguna guerrera que le vendría bien enfrentar la vida de una nueva forma ¡Compárteselo!

¿Quieres compartirme tu lección o tu tierra soñada? ¿También llevas armadura y espada? ¡Cuéntamelo!

Y sí aun no eres parte de mi Tribu, me encantaría que lo fueras ¡Subscríbete!

Con todo mi cariño, p.-

(P.D. Por cierto, me fui hasta los 7 minutos)

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

26 comentarios a “Esta es mi historia y mi cruda lección de vida”

  1. Amalia Henriquez

    Paola me encantan tus escritos. Soy parte de tu tribu como llamas aun sin conocerte. Describes muy bien tus sentimientos, pensamientos y estados de animo. Eres fuente de inspiracion y aunque soy una persona sana hasta ahora vale la pena todo lo que escribes porque trae enseñanzas. Aunque no lo creas sigues siendo una wonderwoman con otro estilo porque estoy segura que le sirves de apoyo a mucha gente y sobre todo a aquellos que sufren esa terrible enfermedad del cuerpo Saludos y continua con la lucha que lo estas haciendo super

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Amalia, gracias por tu palabras. Tal vez siga siendo medio wonderwoman, aunque prefiero verme desde el arquetipo de la soberana, poder con mucho pero más desde un punto de vista de la certeza que de la lucha. Igual, la bincha y eso de las muñequeras biónicas me encanta! jaja
      Un abrazo, p.-

      Responder

  2. Doris

    Pao gracias por compartir tu experiencia la cual parte he visto y vivido de cerca. A veces los aprendizajes vienen como tragos difíciles de pasar, sin embargo nos dejan sabores y experiencias que al compartirlos como lo haces, agregan a muchas personas más… Eres una persona increíble, alguien que nunca se rinde, que se transforma y que saca algo positivo de cada situación… Te mando un fuerte abrazo a la distancia y te deseo todo lo mejor !

    Responder

  3. Gina

    Sabes Paola a pesar de no conocerte, si yo hubiera escrito la experiencia, no habria podido ser mas real en relacion a mi vida. Al igual que tu, yo era solo YO. Quien todo lo podia y lo hacia sin necesidad de pedir ayuda de nadie, porque yo PODIA. En marzo me diagnosticaron con cancer de mama e inicie la quimio…con toda la intencion de sobrellevarlo sola. Pero me di cuenta q mas miedo le tenia al pedir ayuda y sentirme menos que al mismo proceso. Me di cuenta q soy vulnerable y q no esta mal pedir ayuda y rodearte de familia y amigos q te aman y se preocupan por ti. Quiza es mi leccion para aprender q no somos islas y si compartimos el peso, la carga es menor. Gracias por tus escritos…siempre me sacan una sonrisa.!!!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Gina, no sabes cuanto me alegra que mis escritos te saquen una sonrisa y que mi historia resuene contigo. Animo en este camino que es duro, pero se cruza. Y se cruza mejor acompañada y recibiendo apoyo, y dejandose ayudar y aceptando que necesitamos esa ayuda. Y que no por eso somos menos fuertes.
      Un gran abrazo, p.-

      Responder

  4. Yo

    Gracias Paola, siempre leo tus escritos nunca dejo comentarios es que no se escribir, mejor se sentir y con estos escritos no te cuento lo que siento graaaacias.

    Responder

  5. Mary Carmen

    Mega like!!!!! Me sentí tan identificada, lo que me encanta de el soltar es poder apreciar lo que nos ofrece la vida y quizás por las obligaciones y ataduras antes no veíamos. El mar, la luna , la unión familiar , tantas cosas !!

    Responder

  6. Melanie

    Hola! Gracias por compartir! Tus palabras describen exactamente mi historia. También me sentí sofocada, ahogada y una caída grande a una depresión profunda hizo que perdiera mi eje. Pensé que no iba a salir…

    Gracias a Dios salí, y hoy en día cambie! Hoy en día hice cambios que no me hacen llevar una carga, sino disfrutar mis responsabilidades.

    Nuevos retos y oportunidades se me presentaron. Y lo más interesante de todo fue que me Me arme de valor, para soltar lo que por muchos años sentí como seguridad. Y q bien se siente!!!

    Ahora soy libre, con rumbo y con sueños alcanzables.

    Eso si… Es una batalla diaria. La actitud influye mucho en mi. Depende de como quiera sentirme es la forma en que mi día se me presenta.

    Linda historia, nuevamente.

    Saludos!!!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Melanie, también creo que cuando una ya no puede con la armadura esta oprime hasta que nos quiebra.
      Y sí, una tiene que tomar la decisión de rendirse a diario porque la sangre guerrera hala!
      Cuanto me alegra que estés frente a nuevos horizontes desde nuevas plataformas
      Un abrazo, p.-

      Responder

  7. Diana

    Que belleza de mensaje! Anoche le comentaba a un colega que llevo dos años trabajando sin parar para otros. Y vivo preocupada por mis clientes, amistades, familia, y aunque sé que no soy wonderwoman a veces se me olvida. Le decía también que mi próximo proyecto termina en abril y que después no tengo planes.
    Me miró con cara de terror y me dijo “y qué vas a hacer? Le respondí: voy a vivir!
    He seguido tu historia y te admiro mucho. Gracias por tu determinación y tu luz!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Diana, gracias por tus palabras y que bueno que hayas tomado esa decisión, es cliche pero… la vida es para VIVIRLA, así, con mayusculas!
      Un abrazo, p.-

      Responder

  8. Saylis

    felicidades por ser una guerrera, creo que soy una guerrera desde afuera desde el lado en que ayuda con el cancer y de una u otra manera con esto tengo aun la armadura, que me han causado muchas lagrimas y ser fuerte para los demas y la persona que lo tiene.. pero a parte de esto tambien tengo que ser guerrera al quedar vulnerable y quedar viuda a los 26 años, algo que aunque es muy diferente a lo que le sucede, las palabras que escriben me identifican pues me volvi vulnerable y tuve que aprender a confiar y dejarme llevar, la parte buena es que segui mi vida y tengo mi familia.. la mala que es una herida muy dificil de sanar y que muchos no entienden, a parte que recuperarse es complicado, siempre me encierro en mi burbuja y afecto a los que me rodean.. tengo fuerzas para todos menos para mi.. hasta en los mensajes que coloco utilizo las mismas palabras “mi leccion de vida o sigo aprendiendo de la vida” pues se que hay que seguir.. mi completa admiracion y saludos y bendiciones

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Saylis, Te animo a que rompas con la armadura y te abraces primero que a todo a ti. Podrás dar mejor de lo que más tengas tú misma. Lo que me cuentas me llega al corazón. Te envío un abrazo enorme que quisiera envolverte. con cariño. p.-

      Responder

  9. Veronica Gutiérrez

    Tal cual me paso a mi !! El año pasado fui diagnosticada de cáncer de seno mañana voy a mi ultima quimio pero no tuve la suerte que tu de contar con el apoyo de mi pareja !! Tuve que enfrentarlo sola con mis hijos mi familia y un montón de ángeles que me llegaron de todas partes . Me identifico tanto contigo . Ahora mismo con los efectos de la quimio tal cual lo describes y si aprender a fluir y a dejar todo en las manos de Dios que es El el que sabe que es lo mejor para cada quien . Sigo creyendo en el amor y en la familia y espero que después de toda esta tempestad llegue la calma

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Veronica, verás que la calma llegará, es un proceso bien duro y demandante pero como dices nos caes angeles del cielo. Unas veces son nuestras parejas, otras veces son nuestras familias, amigo y gente nueva que llega a nuestras vidas y son capaces de levantarnos.
      Con el abandono a Dios viene una inmensa calma que nos acompañará siempre a los que hemos sentido su balsamo
      Te deseo mucha suerte en tu tratamiento y, la vida te esta esperando!
      Un gran abrazo compañera, p.-

      Responder

  10. Gina Maria Hidrovo

    Que hermosa historia de vida. Te conoci en Panama Consciente 2017 y me encanto tu participacion…Muchas bendiciones y mucha LUZ y AMOR…

    Responder

  11. Alf

    Pao! nunca me dejas de sorprender y sacarme una lagrima (de risa o de dolor) de risa al recordar viejos tiempos y de dolor porque increíblemente así mismo me siento manteniendo la cabeza a flote dia a dia; pero jamás quebrarme porque sino el barco entero se viene abajo. El trabajo no me llena…pero no puedo dejarlo…(que en realidad NO es no puedo…sino NO me atrevo) y asi nos vamos..la verdad amiga que NUNCA me dejaste ni me dejaras de sorprender. TQM

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      amiga querida, me encanta que nos encontremos por estos escritos. Sé por lo que pasas, ¿Arreglar lo que no está dañado? mejor lo dejo así… hasta que dejar las cosas así van comiéndote la energía por la vida. ¿Dónde estarás en un año, en cinco? ¿Que habrá cambiado o seguirá tediosamente igual si no haces algo hoy? ¿Te ves diez años más así? A mi eses planteamiento me quito el aire para respirar… y me impulso a tomar las primeras acciones. No tienes que dejarlo todo de un día para otro, puedes ir construyendo paralelo, el problema es no hacer nada, porque entonces el resultado va a ser siempre el mismo. TQM p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.