La importancia de construir memorias

Cuando mis hijas miren atrás en el tiempo ¿Qué recordarán?

Y, cuando mire yo, ¿Qué recordaré?

Hace un tiempo escribí la entrada Construyendo la memoria de mis hijas donde comentaba sobre la importancia de crear recuerdos que se conserven en la memorias de mis niñas.

Poner los ladrillos de sus recuerdos de infancia.

Por supuesto no puedo controlar ni prever que es lo que ellos recordarán pero, sí está en mí y en ti brindarles experiencias y momentos que valgan la pena recordar.

Y hablo desde viajes hasta perseguir sapos bajo la lluvia.

Pero ¿Y uno mismo?

Aquí en Panamá acabamos de terminar una semana de festivos que con eso de caer en días hábiles nos pusieron diez días seguidos de playa.

Diez días son DIEZ días. Y por más que no haya colegios y aquí nos la pasemos de desfiles y días patrios no quita que el resto del mundo siga girando.

Así que en mi maleta llevé mi computadora, informes de trabajo, ideas para una entrada de blog, tareas de mi curso de coaching avanzado, un libro, mi libreta de ideas, la agenda y hasta un cuadro para adelantar.

Los primeros días me empezó a dar un poco de angustia de que no podía ser que nos íbamos a pasar tanto tiempo en la playa con la de cosas que podría hacer en esos días.

Hice informes de trabajo, avancé en el cuadro, pulí ideas, concreté citas con clientes de coaching y me encontré a mi misma en la playa con los pies lamidos por las olas y la cabeza en otro lado.

Y entonces caí en cuenta.

Mis hijas reían en la playa con las amigas corriendo y zambulléndose al mar. Sus recuerdos van a ser agradables. Sonreí.

Pero ¿cuales iban a ser los míos? ¿Estar ahí pensando en otra cosa? ¿En un cerro de pendientes que de todas maneras ni estaba haciendo ni me estaban dejando disfrutar el dejar de hacerlas?

La importancia no es solamente construir la memoria de mis hijas. Es también construir la mía.

Dicen que recordar es vivir dos veces, pero para eso debes haber vivido la primera.

¿Cuántas veces no se me ha ido el momento presente por andar pensando en el pasado, lo que dije o hice o debí haber dicho o hecho?

¿o en el futuro, lo tengo que hacer o decir?

¿Cuántos días de playa o naturaleza, de buena compañía o risas de mis hijas no recuerdo en su esplendor por no estar totalmente presente en ese momento?

Y tomé mi decisión.

Prioricé.

Elegí las tres cosas más importantes que tenía que hacer el cerro de cosas que pretendía y las hice.

Después me dediqué a construir memorias. Las de mis hijas, y las mías.

De estas fiestas patrias 2015 recordaré

* Mañanas y tardes de playa con un mar calmado, agua calentita y sabor a sal.

* Baños en mil piscinas jugando con mis hijas a Goofie y Acuario y escondidas y tiburón.

* Reuniones con amigos en mi casa, en sus casas o donde nos encontrara el momento.

* Dos cumpleaños, dos cakes, paellas, pizzas y otro montón de comida con la que uno no se alimenta todos los días.

* Bastantes copas de vino de blanco, con mucho hielo, que le un patatús a quien le quiera dar, a mí me gusta así.

* Muchos niños, muchos pero muchos niños. Y me di cuenta que me encanta. Verlos en patota inventado sus juegos y explotando creatividad.

* Tiempo con familia, propia, política y la que aunque no lo sea es ya como si fuera.

* Más memorias mías y menos para Facebook o Instagram o los albums del Iphone.

Y, además, por aquello de que cuando uno anda con la energía alta y expandida vibra en un mejor canal, se concretaron varios de los pendientes y salieron cosas nuevas que ni esperaba (como el encargo de dos cuadros).

Puedo mirar para atras y sonreír de mis recuerdos.

¡Qué bien que lo he pasado!

¡Qué bueno que realmente estuve ahí cuando cada cosa pasó!

Anoche con mi hija, en la cama antes de dormir, recordábamos qué fue lo que mas me gustó y lo que más le gustó a ella y descubrimos lo maravilloso de compartir nuestras memorias, un paso más allá de tener las de ellas y las mías

Mi madre siempre nos dice, que le decía su padre que vivió la guerra civil española, que en esta vida todo viene y se va.

Todo, absolutamente todo lo que tengas te lo pueden quitar.

Todo, menos lo que hayas aprendido y lo que hayas vivido.

¿Viste la importancia de construir memorias?

Por siempre tu casa segura a la cual poder volver…

¿Conoces a alguien a quién puedas recordarle que viva su momento presente y forje sus memorias? ¡Compárteselo! Porque recordar sí es vivir dos veces, pero tienes que vivir la primera.

Gracias por acompañarme en la construcción de mis memoras

Un abrazo con mucho cariño, p.-

PD. Si aun no eres parte de mi Tribu me encantaría que lo fueras. ¡Te invito a que te suscribas al blog!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

14 comentarios a “La importancia de construir memorias”

  1. Gaby R de A

    Bello y muy cierto!!! Thank you, Pao por compartir con nosotros tus memorias y tu inspiración…

    Responder

  2. Mariela Castillero

    Asi es, excelente escrito. Las cosas materiales van y vienen, lo vivido solo se va y no regresa, pero vive por siempre en los recuerdos que uno logre guardar. Un abrazo desde New Zealand!

    Responder

  3. Grace

    Es como tú dices, crear memorias. Yo y mi niño salimos a caminar a buscar tesoros, tenemos picnics de noche o lo q más le gusta las tarde de cine en casa, con palomitas y todo. No son las grandes cosas, pero son nuestros recuerdos. En las noches antes de dormir jugamos con las manitos traviesas ( son mis manos haciéndole cosquillas), o le invento cuentos fantásticos. Cuando estuve enferma decidí que quería que el viviera su infancia a plenitud a pesar que había situaciones en las q no podía salir de casa, ideaba juegos y aventuras para él. La búsqueda del tesoro del Pirata tuerto dentro de casa le hice un mapa, un cofre con monedas de chocolate, collares de fiesta y cuanta cosa encontré, los cuartos eran Cuevas q tenía q explorar. Fue divino

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Grace, que cantidad de ideas! voy a hacerles el mapa a las niñas, les encanta jugar rallys y buscar las pistas por la casa
      Al construir memorias para ellos creamos las nuestras propias y una union con ellos mas intima, un abrazo, p.-

      Responder

  4. Angela

    Hola Paola! Hace mucho tiempo atrás trabaje en el restaurante Ten Bistro ( anfitriona) el cual tu frecuentabas, mi primer día de trabajo me toco llevarte una copa de vino y hubo un pequeño incidente jajajaj estaba apenada, nerviosa y no puedo olvidar tu grande sonrisa y la forma tan amable como te dirigiste a mi, en aquel momento entendí que eres una mujer buena, ayer hoy y siempre.
    Gracias!!

    Responder

  5. Carol Sanchez

    Hermosa publicación muchas veces nos esforzamos tanto en hacer fiestas de cumpleaños, cenas navideñas o reuniones con amigos, buscando mas que nada compartir y sentir felicidad pero es cierto lo que estamos es creando son”Recuerdos, Momentos” que serán el único legado que le dejemos a los demás cuando ya no estemos en la tierra y aunque no se que ocurra después de la muerte ojala sea lo único que me lleve al otro lado.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Carol
      pues si, la vida al final esta hecha de momentos y los recuerdos y la memoria es lo que nos llevamos, así que debemos construir memorias que sean un gusto recordar una y mil veces, un abrazo, p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.