TU NO ESTAS ROTA, y yo tampoco

Hace unos días comentaba con una persona que quiero mucho que quería hacerme el exámen genetico BRCA para saber mi disposición a volver a pasar por un cáncer de seno o uterino.

 (Este es un examen de sangre que busca si dentro de tus genes hay daños en los genes en el BRCA1 o BRCA2. Si estos genes han mutado o están dañados no tienen la capacidad suficiente para producir una proteína que inhibe las celulas cancerosas y por ende eres geneticamente mucho más propensa a sufrir cancer de seno y de ovarios o, como en mi caso, de volver a sufrir un segundo cáncer por estas circunstancias.  No todas las personas que han tenido cáncer tienen esta mutación genética, y no todas las personas que dan positivo en el examen de BRCA desarrollan cáncer pero es una información valiosas para tomar las medidas preventivas necesarias)

Su respuesta me dejó algo descolocada pero creo que lo más importante es que me dejó pensando en lo yo que tanto creo y en lo que estoy basando mi vida. Voy a contartelo porque…

¿No te ha pasado que la percepción de ciertas personas o la tuya propia te hace sentir que hay “algo” que está mal contigo”? Como si vinieras con un daño casi de fábrica.

¿Qué sientes que hay algo defectuoso o roto en ti porque tiendes a deprimirte, no siempre eres la estampa de la alegría o no ves tu propósito claro?

¿Porque vienes de una familia disfuncional?

¿Porque tienes una relación insana con la comida?

¿Qué eres así porque desde pequeña te pasaba esto o lo otro y quedaste con ese modo de procesar ciertos sentimientos?

Yo me casé con 35 años y me tocó ver muchas veces esa cejita levantada de “algo tiene que tener para que no haya encontrado marido todavía”.

Veo parejas que se separan y de nuevo esta ese juicio de es que “algo” tiene fulana o mengano que era cuestión de tiempo que se dejaran.

Personas que no intentan un montón de cosas porque con los miedos o inseguridades que tienen se entierran por adelantado, pensando que no podrán por culpa de ellos y que estos son algo que está fijo en ellas.

Cada vez que nos justificamos por no estar volando tan alto como sabríamos que podemos o intentándolo con todas nuestras fuerzas con un “es que yo soy”, “es que yo siempre” o “es que yo nunca” perforamos en nuestra mente que hay un daño con nosotros, contigo o conmigo, que hay algo roto e irreparable que nos condena de antemano.

Y tendemos a esconder en el fondo del armario mental y emocional ese esqueleto. Cuando ese esqueleto nos pesa justamente como un muerto y nos deja anclados más abajo que el piso.

Saber que tenemos un esqueleto guardado nos contrae, nos culpa, nos da cierto nivel de vergüenza y hasta temor porque… ¿Y si se dan cuenta que en el fondo eso está ahí? ¿Me querrán? ¿Me verán como dañada? ¿Será que me rechazarán?

Todo esto vino a dar vueltas en mi mente por lo que me dijo esta persona y que lo vi reflejado en mi misma y en muchas de las personas con las que trabajo.

Una respuesta que me dejó pensando…

Palabras más palabras menos, esta persona me dijo que si el examen salía positivo debía esconderlo y no decirselo a nadie porque mis hijas podrían sufrir el rechazo de otras personas en momentos cruciales de su vida, que podrían verlas como “dañadas” o con defecto, por saberse que existía cierta posibilidad de tener esa mutación genética.

Bueno, aun no me he hecho el exámen. No sé si tengo la disposición genética, pero  tengo absoluto convencimiento de que yo no estoy rota ni defectuosa, y mis hijas no están rotas por eso sin importar lo que digan mis genes.

No creo que yo podría dejar que mis hijas vivieran “bajo el secreto” pensando que estamos escondiendo “eso” es porque “eso” significa que hay algo dañado y roto que esconder en mí o en ellas.

Para mí, más fuerte que cualquier resultado sería sentir que les impongo ese esqueleto en el armario.

No sé si me haga el exámen. No sé que salga. No sé que decida hacer si consigo los resultados.

Aun si yo diera positivo no sé si ellas lo serían porque sus probabilidades de presentar ese cambio genético son de 20% a 50%.

Puedo decirte algo que sí sé.

Sé que yo no considero que es no es algo que deba esconder, o sentir vergüenza,  no considero que deban tener temor a que los demás me vean con “dañadas” porque no están rotas por eso.

Sé que pasé un cáncer, y aunque sintiera el cuerpo roto, sé que YO no estoy rota.

Sé que he trabajado con clientes que han conseguido vidas estupendas aun cuando vienen con diferentes traumas o abusos infantiles, porque no por eso están rotas.

Veo gente con grandes miedos y debilidades y no por eso están rotas.

Personas de diferentes razas o antecedentes sociales y no por eso están rotas.

Seres con discapacidades físicas o mentales y no están rotas.

Hombres y mujeres sin pareja o sin poder tener hijos y no están rotos.

Personas heterosexuales, homosexuales o bisexuales y no están rotas.

Mujeres que han florecido aun con la muerte de un hijo porque eso no las define y no por eso están rotas.

Sé en el fondo de mi alma y en la superficie de mi piel que mis hijas, sin importar que digan mis genes o los suyos, no están rotas.

Porque todas esas cosas son circunstaciales. Circunstancias con las que se lidia y uno sigue adelante y excede.

No existe NADA que tenga el poder de romperte.

Y sé que hay veces que uno se siente así, pero de corazón te digo que es sólo cuestión de que vuelvas a ver de otro modo para que te des cuenta que no es cierto aunque ahora pueda parecerte una verdad absoluta.

De verdad te digo que sólo estás mirando a través del lente equivocado que te distorsiona la realidad.

Yo soy la suma de todas las posibilidades y lo mismo veo en ti.

Hay veces que para verse mejor a uno necesita los ojos de otros.

Eres mucho más que todas tus circunstancias, eres la posibilidad de ser y hacer lo que tú decidas el día que tú lo decidas.

Por encima de las circunstacias tu pasado. Por encima de las circunstacias de tu presente. Por encima de tus genes.

No dejes que nadie te diga lo contrario TU NO ESTAS ROTA.

No importa cuales sean las circunstacias que traigamos. No estamos rotas.

No estoy dañada. No estás defectuosa y no hay nada que tengas que “arreglar” antes de crecer y expanderte.

Nunca había creído tanto en lo que trabajo, en lo que hago y en lo que me formo como cuando me puse a pensar en esto.

Si tú misma llagas a creer que estás rota, de verdad, contáctame porque podemos hacer un trabajo maravilloso para sacar de una vez por toda esos esqueletos del armario, que te pesan como anclas, y volar hacia todas las posibilidades de que eres capaz de ser y de hacer.

Todas tus posibilidades están aquí ya dentro de ti.

Es sólo cuestión de que tú decidas que

¡TU MOMENTO ES AHORA!

Tu no estás rota. Y yo tampoco.

Desde mi integridad te mando un enorme abrazo y gratitud por sostenerme, completa e inquebrantable.

¿Sientes que hay alguien a quien le pueda servir ver de frente que el tener “un daño” es solo un espejismo? Me encantará que se lo compartas y me ayudes a expandir este mensaje y llegar a quien le pueda reconfortar el alma y el cuerpo asumir la certeza de que la posibilidad de todos sus sueños está dentro de ellos a pesar de cualquier circunstancia.

Cuéntame ¿Qué opinas?

Un gran abrazo, p.-

PD: Si aun no eres miembro de mi Tribu Querida te invito a que lo seas subscribiéndote al blog. Compartiré muchas cosas contigo de primera mano y tengo regalillos especiales que solo envío por mail a quienes están mi lista.

También te invito que te unas a la estupenda comunidad en mi pagina de Facebook donde tenemos encuentros cercanos mas constantes y ¡gotas estimulantes para tus días!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

10 comentarios a “TU NO ESTAS ROTA, y yo tampoco”

  1. Fernando Toledo

    Gracias Paola por este tema de hoy, y aunque sea dirigido a la mujer, el alma y el espíritu, no tienen genero y el mensaje tambien nos llega.
    Te escribo desde Cuenca,Ecuador y compartire tu blog con unas personas, especiales.
    Un abrazo, artista!

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Fernanado, gracias por escribirme amigo, me alegran tus palabras puesto que los problemas humanos superan todo genero. Gracias por compartirlo, un sur abrazo hasta Ecuador, p.-

      Responder

  2. GINA L.

    Sabes Paola, con todo respeto hacia la persona que te hizo el comentario, creo que tiene una mente realmente cerrada y muy pequeña. No creo que nadie que sea de verdad maduro y con algo de sensibilidad pueda discriminar o rechazar a nadie por el hecho de que su madre, un familiar o ellas mismas hayan pasado por un cáncer o por un factor genético a futuro.

    En un escrito anterior te comente lo identificada que me sentía contigo, pq estaba pasando por exactamente la misma situación que tu, justo ahora sigo en radioterapia luego de terminar la quimio, y al igual que tu no me siento ni rota ni nada mas que fortalecida cada dia y con el ímpetu de seguir adelante.

    Tengo una niña de 7 años y siempre le he dicho la verdad de forma simple y sencilla de forma que ella comprenda que es una enfermedad como cualquiera y que para ello hay tratamiento. La mentira u ocultar una verdad, solo priva a los niños de información que a futuro les puede ser útil e incluso salvarles la vida ya que aprenden a PREVENIR y tener mas cuidado de ellos mismos.

    Yo me hice el Oncotype DX pq para mi era importante saber a futuro las probabilidades que me pudiera volver a dar cáncer o no. No se puede vivir con la incertidumbre…..no me parece responsable luego de pasar por la situación que ambas pasamos.

    Solo el que se enfrenta a sus demonios y les hace frente, logra superarlos y salir adelante. Mi recomendación, hazte el examen y en base a los resultados, seguro le harás frente como hasta ahora.

    Abrazos
    Gina

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      hola Leslie
      muchas veces está tan metido en nosotros que no damos el primer paso porque nos hemos convencido que no hay camino hacia donde andarlo
      cuando asumimos que somos la suma de todas las posibilidades se nos abre la vision de que, puede que no haya camino, pero porque no lo hemos hecho todavía. Simplemente esta esperando que empecemos a hacerlo al andar
      Un abrazo, p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.