¿Cómo puedes mejorar tu vida con la fe?

Dios y fe

Estas fechas me inspiran a hablarte de cómo es mi Dios y mi Fe y de cómo estos pilares pueden mejorar tu vida como mejoran la mía.

El Dios en el que yo creo no te ama con condiciones

Ni siquiera te pide que lo ames de vuelta. Así es Él.

Creo en un Dios para todos y de todos que nos ama y nos cuida por encima de nuestra religión y aun por encima de no practicar ninguna.

El Dios en el que yo creo me arropa en su brazos cuando tengo el alma cansada, cuando tuve el cuerpo roto, cuando tengo tantas cosas por celebrar y cuando siento mi destino incierto.

El Dios en el que yo creo no me promete una vida fácil, pero me promete su aliento y su compañía todo el trayecto.

Él es mi vara y mi cayado. 

El Dios en el que yo creo no me lleva la cuenta de las veces que no fui a misa, o no recé como debiera, o me comí un pedazo de carne. El Dios en que yo creo me espera feliz cada vez que acudo a Él, sin reclamos, encantado de nuestros encuentros.

El Dios en el que yo creo me dijo en el valle de la muerte y las cenizas de mi vida que no temiera, me recordó que estaba ahí y en media meditación sentí susurrada esta frase que se volvería mi mantra durante toda mi quimioterapia: “Dios y el Universo te sostienen”.

Y supe que me podía dejar caer, que iba a ser sostenida.

Supe que me puedo dejar caer cada vez porque, cada vez, seré sostenida.

El Dios es el que yo creo es más grande yo, que todos y que el mismo Universo, pero a todos nos sostiene y tiene cabida para eso y más.

El Dios en el que yo creo se regocija tanto con mis avances y mis logros que me espera para celebrarlos y mi pecho se llena de agradecimiento porque sé que ha sido un trabajo en equipo.

Celebrar con Él es la mejor fiesta para mi alma.

El Dios en el que yo creo, mi Dios, es todo amor, y sólo te pide amor.

El Dios en e que yo creo es feliz de que vivas por Él y jamás te pediría que mataras por Él.

El Dios en el que yo creo es misericordia, unión e inclusión y te ama sin importar tu raza, sexualidad o religión.

El Dios en el que yo creo me enseñó a que lo amaré por encima de todas las cosas y amaré a mi prójimo como a mí misma.

Creo que mi Dios puede tomar mil formas y creo que hay muchas maneras de profesar la Fe a Él.

Creo que mi Dios es Adonai, Jehová y Alá.

Creo que mi Dios está en Budah, Brahma o Krishna.

Mi Dios es la Madre Tierra y el Universo.

Mi Dios es capaz de tomar la forma que necesites para acompañarte en la vida, en tu pecho y el alma.

Y el Dios en que yo creo me hizo el regalo más grande del mundo: me regaló la Fe.

Mi Fe es la que me recuerda que mi Dios está conmigo.

Mi Fe me lleva a levantarme de nuevo, mil veces, cada vez que me caiga.

Mi Fe se sienta conmigo cuando estoy cansada y me da la mano para seguir.

Mi Fe me deja salirme de la angustia de que depende de mí y que debo de saber todas las respuestas en este momento, para dejarme avanzar sabiendo que sólo debo dar un paso a la vez y que seré sostenida.

Mi Fe me cimienta y al mismo tiempo es el viento bajo mis alas.

Mi Fe me permite y me alienta a colocarme en posición de creadora. Porque yo creo y ella cree en mí.

La Fe es mi mejor coach y quien me recuerda siempre que yo puedo, justamente porque no estoy sola.

Yo particularmente soy cristiana y católica, creyente, practicante y defensora  de mi Iglesia. Así que en mi caso además creo que ese Dios maravilloso nos dio a su Hijo.

Creo que nos envió a Jesús para dejarnos el testimonio de un Dios de amor y misericordia inigualables y sus palabras son fuente de vida eterna.

No hay vez que necesite guía y abra la Biblia que no caiga en una frase dicha hace dos mil años pero que parece escrita hoy para mí.

Creo que su Muerte fue el mayor sacrifico que todo Padre puede hacer y agradezco a Dios y a Jesús ese sacrificio, porque mi vida es mejor gracias a Ellos.

Creo además que la Virgen me protege y siento su inmenso amor de Madre ¡Y eso es un regalazo!

Te invito a que explores tu Fe, fe de que un dios (o como quieras llamarlo, con el nombre o forma que tú prefieras) está contigo.

La Fe cambia tu vida y además, aquí entre nos, estoy convencida de que el Dios en el que yo creo ya está ahí junto a ti.

Yo creo además porque he tenido experiencias tangibles tanto de Él como de los ángeles, como conté justamente en la entrada Mi experiencia con los ángeles

Hazte el regalo de creer en “algo” más grande que todos nosotros que nos acompaña y nos sostiene. La paz y el empoderamiento que da sentirlo hace que se me agüen los ojos con ese picorcito de nariz y es algo que de todo corazón deseo para ti.

¿Cómo es tu experiencia con la Fe? ¿En que crees tú? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios.

¿Quieres ayudarme a compartir como la Fe en algo superior a nosotros transforma tu vida? ¡Comparte esto!

Un abrazo, p.-

PD. Si aún no eres parte de la Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para compartir contigo formas de vivir sintiéndote empoderada y en paz mientras avanzas con dirección a una vida que ames todos los días.

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

9 comentarios a “¿Cómo puedes mejorar tu vida con la fe?”

  1. Mariangela Arauz

    Me encanto tu escrito Paola. Ese ser superior lo es todo, con su amor infinito nos permite lograr nuestra paz y armonia interior y con nuestro entorno. Es felicidad

    Responder

  2. Mariolis Ramírez Ariza

    Mi Dios es amor en todo momento…su misericordia me sostiene y siempre me da paz. La fe es la confianza de saber que en Él lo espero todo, y mediante la oración alimenta mi alma, espíritu y corazón.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Mariolis que bella experiencia de fe. Cierto es que la fe mueve montañas así solo sea del tamaño un grano de mostaza. Gracias por compartir tu experiencia, un abrazo, p.-

      Responder

  3. Stella

    Tocó fibras tu escrito. Simplemente hermoso. Mi Dios se escribe en mayúscula. Mi Dios es amor incondicional. Es respuesta a todo hasta lo irracional. Sin mi Dios no soy nadie. Feliz Pascua de Resurrección

    Responder

  4. pilly rodriguez

    Mi Dios esta vivo el no esta muerto, lo siento en mis manos, lo siento en mis pies, lo siento en mi alma y en todo mi ser.
    Además cedio a su hijo amado para perdoonar nuestros pecados, quien no le importo morir en una cruz siendo esta el simbolo de mayor desprecio para luego convertirse en el mayor exito .
    Nunca nadie ha muerto por mi solo Jesus y me lo dio su propio padre Mi Dios tu Dios nuestro Dios

    Responder

  5. Oleska de Loaiza

    Yo experimento ese amor de Dios todos los dias y asi mi esposo e hijos, por lo que cada dia nos une mas y afrontamos cualquier situacion con otros ojos y gratitud hacia nuestro Señor.

    Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.