Los pasos para descubrir tu tema de este año

tema del año

Arrancamos el 2018 y, si no lo hemos hecho ya, vamos afilando el lápiz para crear la listita de las resoluciones, metas o propósitos de este año pero, hoy vengo a proponerte algo más intimo y más efectivo. Es el tema del año.

Esto va a darte mucha más congruencia y llevarte a donde realmente quieres llegar.

Encontrar tu tema del año será la técnica más reveladora y revolucionaría que puedas aplicar a tu vida en los próximos 12 meses que nos siguen y quiero compartir contigo como hacerlo y enseñarte como ha impactado esta técnica en mi vida desde que empecé a aplicarla hacer tres años.

Y es que yo he hecho de todo tipo de metas de año. Desde las cinco prioritarias hasta la super subdivisión y detallada por categoría dejando marcado un camino a seguir de lo más delineado.

Sin embargo, por ejemplo, el 2015 me recordó muy a su manera aquello de que “Uno propone y Dios dispone” y las metas y los planes pueden perder todo sentido en quince días, como me pasó a mí que para la mitad del mes de enero del 2015 me diágnosticaron cáncer de seno.

Fue el primer año en que, en vez de trazar una lista de metas por conseguir, decidí otorgarle al año… ¡un tema!

Sí, un tema para el año es el paraguas que va a cubrir tus pensamientos y acciones del año y va a ser tu norte aunque te cambien todas las rutas.

Es más profundo que marcarte objetivos.

Tiene menos que ver con las necesidades o los deseos de tu ego y más con la conexión con tu anhelo interior.

Tiene sus raices en tu deseo de emociones en el año y va a ser tu brújula en las decisiones que te aparezcan.

Va a darle sentido y coherencia a tus acciones durante todo el año.

En enero del año 2015 una conexión profunda con mi conciencia y mi intuición me vino a la mente que mi tema del año iba a ser: certeza.

Creo que externamente no tuve un año más incierto en mi vida.

Pasé por varias operaciones, quimioterapia, radioterapia, cambio de profesión, cierre de empresas, pérdida de seres queridos hasta un nuevo descubrimiento artístico en técnica y temática.

Nada de eso lo podría haber planeado.

Cualquiera de esas cosas me podría haber descolocado más allá de la cordura, pero siempre recordé mi paraguas del año: certeza.

Mi mayor certeza fue la convicción absoluta de que “Dios y el universo me sostienen”, y me enfrenté a cada novedad con una paz interior construída sobre esa certeza, más sólida que toda la incertidumbre a mi alrededor.

Porque cuando el caos me arrastraba yo recordaba ¿Cúal decidí que iba a ser mi tema este año? Sí la certeza es mi tema ¿qué me lleva a pensar? ¿cómo debo expresarme? ¿qué me llama a hacer? Sobretodo ¿cómo se siente eso en mí?

En el 2016, después de un año en que había estado tan recluida en medio de tantos cambios y transformaciones internas y externas, en conexión con mi interior el tema del año que mi ser anhelaba y me pidió fue: Conexión.

Con el tema como bandera las metas y las acciones brotan por si solas.

En el 2016, hice un montón de cosas, di más de 12 charlas inspiracionales incluyendo congresos internacionales, escribí 6 artículos para la revista Punta y Coma, firmé con la Revista Ellas para dos escritos mensuales escribiendo otro tantos para ellos, lancé página de internet nueva, participé en tres 3 retiros para coaches, fui entrevista en 5 programas de televisión, comencé un espacio de coaching en radio, me llevó con cariño un artículo precioso que me hicieron en la revista Coup D’Etat y miles de cosas más que lo que tenían en común era, justamente, mi tema del año y hacer conexión.

Al igual que el 2015, no me cabía en mi cabeza haber planificado todo esto en enero, además de que haberlo planificado de entrada hubiera sido sobreacogedor, simplemente con estar clara con cual era mi tema fluí con las oportunidades que eran congruentes y ahora miro atrás y me asombro con que naturalidad pude hacer todo sin forzarlo y simplemente fluyendo con mi tema del año.

El año pasado, en enero del 2017, mi tema fue gratitud, fue un año donde agradezco que hice grandes proyectos y alianzas de trabajo con personas estupendas, y también un año donde me llevé uno de los más grandes y desgarradores desencantos de mi vida, de esos que son como un puñete inesperado en la boca del estomago, de esos que pasas de la incredulidad, al dolor, a la rabia y luego quedas sólo llena de un inmenso vacío.

Son en los momentos así que te das cuenta del poder de tener un tema del año.

Porque si mi tema era gratitud me aferré a él como una mantra y me enfoqué en que había que agradecer ver las cosas como realmente son, saber dónde está una parada y agradecer que todo son oportunidades para crecer y reconstruir, por eso este año me enfocaré en mi tema que es RENACIMIENTO.

Porque soy el Fenix y me levantaré una vez más de mis cenizas con mis alas más fuertes.

El tema del año que elijas es tu norte, es el imán que atraerá hacia ti las oportunidades alienadas y te permitirá tomar las decisiones congruentes.

Alineará tus pensamientos y tus acciones, le dará un filtro uniforme a tu vida más allá de tu cotidianidad.

Tu tema puede ser cosas como: agradecimiento, priorizar, solidificar relaciones -familiares o personales-, conexión interna, empatía, aventura, congruencia, positivismo, curiosidad, diversión, descubrimiento, cuidado propio, reto, abundancia, productividad, paz interior, acciones contundentes, expansión, experimentación, responsabilidad… En fin…

No hay un tema correcto o incorrecto, bueno o mejor que otro, hay tantos temas como anhelos intimos en cada quien.

El tema que te llama a ti puede no tener sentido para nadie más o puede ser un deseo colectivo, lo importante es como conectas tú con él. Y…

¿Cómo encontrar el tuyo?

Apartate por un momento de la voragine del mundo, reconecta en el silencio contigo mismo y con el deseo que tengas dentro de ti para este año.

  • ¿Desde que ángulo quieres experimentar el mundo este año?
  • ¿Qué sientes que te pide tu ser?
  • De las metas que tienes en mente ¿Qué tienen en común?
  • ¿Qué te mueve y te motiva de adentro hacia afuera en este momento? Así que te den ganas de levantarte de la silla para crear planes sobre él ya y tomar las acciones.
  • ¿Qué tema sientes que tiene más sentido para ti como paraguas para las decisiones de este año siendo tu norte durante el 2017?

Ahora viene una parte importante que es como personificarte con tu tema y volverte contundente e imparable este año.

Si tu tema del año es:_____________________.

  • ¿En quién tienes que convertirte para manejarte bajo esa bandera?
  • ¿Qué requieres que hagas?
  • ¿Qué requiere que pienses de ti misma?
  • ¿Qué requiere que pienses de los demás y del mundo en general?
  • ¿Qué hábitos y conductas debes incluir en tu vida que te lleven a acorde a tu tema?
  • ¿A qué tienes que renunciar que no te aportará con tu tema?

Creéme:

¡Ya tienes una de las fórmulas más poderosas para arrancar tu año y convertir al 2018 en tu año!

Dime,

¿Cúal será tu tema este año?

De veras que me encantará que me lo compartas y si tienes alguna duda más de como sacar el tuyo con gusto te daré más guía

¡Que empiece el año que vamos con todas!

Un abrazo, p.-

PD. Si aun no eres parte de mi tribu querida me encantaría que lo fueras para compartir contigo más escritos, notas y regalos que solo comparto con las personas en la lista vía email.

 

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.