Este fue mi 2018 y cómo despedir un año

despedir un año

¿Cómo fue tu 2018? Yo aquí a punto de despedir un año que para mí fue un año decisivo, extraño, intenso, retador, pero del que me siento orgullosa.

Orgullosa de haber mantenido el timón navegando en la tormenta.

Orgullosa de haber sabido manejar las situaciones, de no dejarme enredar o arrastrar, orgullosa de que en mi barco llevé a mis hijas y atravesamos los vientos y las olas, los chapuzones y tragué todo el agua amarga que fue necesaria, y más, pero ellas están bien y entonces todo está bien.

Orgullosa de que supe manejar los caballos de la exaltación con la rienda corta y tensa, lo cual requiere de estar anuente y alerta constantemente, no permití que se desbocaran, no dejé que arrasaran con todo lo que se encontraban aunque muchas veces me hubiera apetecido soltarlos y dejarlos.

Y eso, eso requirió de una fuerza en mí que no había sido llamada antes.

Estoy orgullosa que depuré de mi vida todo lo que tenía que ser despejado.

Orgullosa de saber callar y estar bien con eso, porque cuando sabes una verdad, saberla tú y estar en paz con ella es más importante y gratificante que entrar al trapo.

Orgullosa que le dije sí a la vida. Que salí de un letargo y un mundo gris y me abrí a los colores.

Eso fue una de las grandes lecciones de este año, que la vida, el mundo, tiene colores y que jamás debes renunciar a vivir con ellos.

No volveré a hacerlo nunca más.

Estoy orgullosa de mi tribu, realmente amo a mi familia, mis amigos, mis mentores, mi equipo de apoyo y la gente con la que trabajo, cada persona que me rodea significa algo para mí.

No tengo ni tiempo ni ganas de relacionarme con gente que no me llene.

Estoy agradecida, por cada persona que está en mi camino sinceramente, hoy están quienes realmente están y eso me hace muy feliz.

Estoy profundamente agradecida de las oportunidades que se me presentaron y las que se asoman cada día. Porque todo el año fue una constante que “Dios y el universo me sostienen”.

Hasta estoy agradecida de que la muerte de Lola fue rápida, sabía que ya estaba viviendo de prestado y tras 15 años de ser amada partió en menos de 24 horas. Es una dicha una buena vida como una buena muerte.

Lola: no puedo escribir sobre ti sin que se me salten las lágrimas, y por ahí mismo me empieza a sangrar la nariz así que sólo diré Gracias, gracias, gracias por ser mi compañera de vida todos estos años. Te sigo amando y recordando todos los días.

Fue un año en donde mi centro fue en mantener las piezas juntas y no permitir que nada se desmoronara. Mi atención estaba es eso y me asombré de mi propio temple y resistencia.

Hoy me siento fuerte, lo suficientemente fuerte para saber y aceptarme que también soy fragil, y vulnerable y caigo de rodillas y me duelen los golpes, sangro, se me rompen los huesos y como polvo, pero sé que siempre me voy a levantar.

Caigo, y volveré a caer, pero te aseguro que volveré a levantarme.

Una y otra vez.

Mi resiliencia es mi súper arma y mi súper poder.

Ahora, con el 2019, ha llegado el momento de enfocarme en mí.

Ya domé los caballos y les solté la rienda. Si alguien los alborota yo ya hice mi parte y que cada quien los enfrente como los trate.

Me siento libre y ligera, muy entusiasmada con este nuevo año.

¡MI MOMENTO ES AHORA!

“I am the master of my fate and the captain of my destiny”

Nelson Mandela

Tu turno

No sería yo si no te diera recursos y herramientas que tú puedas aplicar en tu vida, así que el 2019 ya está en la sala de la casa pero veamos cómo despedir un año para que atesoremos las lecciones y los logros que nos trajo el 2018.

Así que te invito a que reflexiones sobre tus logros y retos de este año 2018, que apartes un tiempo a solas con él y lo evalúes. Empecemos…

Tú, en diciembre el 2017

Yo suelo cerrar los ojos y visualizarme un año atrás, a finales de diciembre del año anterior, si haces lo mismo, ¿Qué contestarías a estas preguntas? Si lo reflexionas por escrito se vuelve todavía una experiencia más poderosa

  • ¿Qué era lo más presente para ti en diciembre del 2017?
  • ¿Cuáles eran tus metas y sueños para el año que venía?
  • ¿Qué retos enfrentabas entonces?
  • ¿Qué miedos?
  • ¿Cómo estaban tus proyectos, tu familia, tus amigos, tu salud?
  • ¿Qué se veía tan grande entonces que ahora se ve tan pequeño?
    En estos doce meses muchas cosas ocurrieron en tu vida, algunas planeadas, otras algo probables y también las que fueron totales sorpresas, y en todas estuviste tú.

Hoy estás aquí, con un montón de conocimiento nuevo sobre ti misma producto de aciertos y errores en este tiempo. Reconócetelo. Te lo mereces.

Tú, ahora, en diciembre del 2018

Tus Logros

Mirando hoy hacia atrás, si recorres de nuevo la historia recuerdas lo que hiciste

  • ¿De qué es lo que estás más orgullosa este año?
  • ¿Cuál fue tu mayor logro o superación?
  • ¿Qué requirió de ti?
  • ¿Cuál sería el logro de este año por el que te pondrías una medallita que dijera “lo hice”?
  • ¿Qué viviste que te da una gran satisfacción?
    Date a ti misma una palmada en la espalda y sonríete, lo hiciste bien.

Tus Retos

Seguramente el 2018 también te trajo bajo el brazo sus retos. Batallas que libraste, miedos a los que te enfrentaste, situaciones que te desafiaron e imprevistos o personas que te descolocaron.

Este es un buen momento para, antes de cambiar de agenda, evaluar qué no salió como queríamos, cuando no nos manejamos de la mejor manera y qué no volverías a hacer.

Ten en cuenta que uno crece tanto o más con sus errores que con sus aciertos, así que nada es un error totalmente sino más bien un aprendizaje en una forma más dura.

Tus lecciones

Si sacáramos las lecciones de esos momentos, gracias a esas experiencias

  • ¿Qué aprendiste a la dura que va a servirte en un futuro?
  • ¿Qué harás diferente y que te quedó claro hacer, o no hacer, la próxima vez?
  • Si tuvieras que extraer la lección más importante que sacaste de un reto o desacierto del 2016 y llevártela aprendida ¿Cuál sería?
    Lo más importante del año

Mirando para atrás,

¿Sobre que dirías que fue tu año 2018?

Para mí el 2018 fue de prepara el camino. Es enero del 2019 y me meta es caminarlo a conciencia. Cada paso enfocada en disfrutarlo.

Si sabes de alguien a quién le vendría bien hacer esta evaluación de su año y tener las herramientas para despedir un año

¡Compártelo!

Cuando compartimos crecemos todos.

FELIZ AÑO

I made it through the other side así que solo puede ponerse mejor y mejor

Un abrazo, p.-

Sí aun no eres parte de mi tribu querida te invito a que lo seas subscribiste a la pagina y bajando este libro de regalo.

Este año vienen muchos recursos sólo para quienes pertenecen a la tribu y me encantará compartimos contigo.

paola schmitt

>>Puedes descargar totalmente gratis AQUI mi ebook “LOS 7 PASOS PARA REINVENTAR TU VIDA” Una Guía práctica para crear una vida que ames todos los días <<

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.