Search Results for: en blog nuevo juguete


EL BLOG: JUGUETE NUEVO…

bueno bueno…. sigo aqui como quien dice con juguete nuevo pero aun viendolo desde la caja sin abrir… es como en las navidades de niño que se piensa que el juguete pedido va a llenarle un montón de tiempo y cuando se recibe no se sabe muy bien que hacer con él…. hmmm…

El enfrentamiento a la hoja en blanco, que con esto de la tecnología se ha vuelto ya casi siempre “la pantalla en blanco”, el enfrentamiento al lienzo en blanco, o tal vez ya cubierto de una capa de “raw umber” y que con pincel en mano no se sabe por donde empezar, el enfrentamiento a la cámara en mano lista para disparar pero sin objetivo que cautive…. hoy es el enfrentamiento a un blog en el cual no se de que escribir…. en fin , ya divagaré mas tarde porque ahora el día de laburo espera…

Así me convertí en blogger en el 2006

blogger

Me convertí en blogger el 4 de mayo del 2006 cuando escribí mi primer blogpost… este: 1,2,3, Probando, si entras allí verás como con una sola linea hace 13 años entre en el mundo de las publicaciones del ciberespacio, y definitivamente con ella probé lo que digo siempre, que uno tiene que pensar menos y tomar acción.

En el 2006 “blogger” no era una profesión y ni siquiera existía ese termino.

Cuando saltando en la punta de mis pies y mordiéndome las uñas compartía que tenía un blog la pregunta habitual era ¿Un qué? ¿qué cosa?

El internet entraba por dial-up con todo su ruido previo y estaba muy lejos aun de estar en un celular. Pero no importaba, yo me sentía tocando el cielo con las manos.

Aun recuerdo la emoción, en verdad era la evolución normal de lo que venía haciendo, pero solo de inaugurar uno me quedé sin habla, bueno, sin letras.

Este es el texto de mi segundo post, al día siguiente, titulado “El blog: juguete nuevo”

bueno bueno…. sigo aqui como quien dice con juguete nuevo pero aun viendolo desde la caja sin abrir… es como en las navidades de niño que se piensa que el juguete pedido va a llenarle un montón de tiempo y cuando se recibe no se sabe muy bien que hacer con él…. hmmm…

El enfrentamiento a la hoja en blanco, que con esto de la tecnología se ha vuelto ya casi siempre “la pantalla en blanco”, el enfrentamiento al lienzo en blanco, o tal vez ya cubierto de una capa de “raw umber” y que con pincel en mano no se sabe por donde empezar, el enfrentamiento a la cámara en mano lista para disparar pero sin objetivo que cautive…. hoy es el enfrentamiento a un blog en el cual no se de que escribir…. en fin , ya divagaré mas tarde porque ahora el día de laburo espera…

¿Y cómo una persona como yo a la que no se le da la tecnología irrumpió con un blog en la era de nadie-sabe-qué-es-esa-cosa?

Bueno, aunque los blogs fueran nuevos por estos lares mi pasión siempre ha sido constante: contar historias, o mejor dicho, conectar a través de contar historias, las mías.

Para mí el humor siempre ha sido una constante y aunque hoy en día le doy a mis escritos un toque mas inspiracional o motivacional, en mis primeras historias buscaba divertirme y divertir a través de mis experiencias y yo me partía tanto de la risa como quienes me leían.

Así todo comenzó con los Olé y los Ches.

En esa época, que viajaba mucho más que hoy en día, iba haciendo crónicas de mis viajes, que te soy sincera eran bien divertidas. Pero la reportaba a través de cadenas de emails.

Así me fui a España y comenzó la bitácora con la cadena de los Olés, escribiendo de mis peripecias en emails sucesivos Olé No. 1, Olé No, 2, Olé No.3 y así en secuencia.

Cada vez que iba a España venías los Olés y alguna vez llegué a los 17.

Posteriormente vino mi época de viajes frecuentes a mi Buenos Aires querido y nacieron los Che No.1, Che No. 2 etc

Pero, ya te conté que el internet era otra historia.

Ni te imagines el email marketing, ni siquiera que en el email podías poner grupos, no, eso era poner los contactos uno por uno y si una dirección estaba mal se paraba todo el envío hasta que encontrabas cual era. En fin, probablemente mis límites tecnológicos me complicaban más la cosa todavía.

El hecho es que en esa se me olvidaba alguien y entonces empezaban los emails, “oye a mi no me llego el 3” o “recibí hasta el 6 y luego me falta el 7 y 8 y me acaba de entrar el 9” y claro, llevarle esa contabilidad a un montón de gente se me volvía un lío.

Como si de primeras no lo fuera ya encontrar un internet café o pedir la computadora del business center del hotel, que tenían más pinta de locutorios que de Starbucks.

Otras épocas, si señor, otras épocas. Eso sí era pasión y disfrutar lo que hacía con lo complicadillo que era.

Pues bien, contandole a una amiga tecnológica de las peripecias con las cadenas y direcciones de emails, me dice

¿y por qué mejor no pones un blog?

Obviamente que entonces fui yo la que pregunte ¿UN QUÉ? ¿Qué es esa cosa?

En esa época un blog era simplemente lo siguiente: un bitácora, o sea, un cuaderno con publicaciones cronológicas que lo llevabas en el internet. Y uno no decía soy blogger, si acaso tengo un blog y con eso ya tenías para dar explicaciones.

Vamos, un blog era una cosa que empezó a tener aquellos que se animaban a tener su diario en la nube y que ahora ha llevado al blogger especializado que ha sabido convertirlo del diario a una forma de hacer dinero con esa pasión.

A mí esto llevó fue resolver el asunto de los saltos de direcciones en las cadenas de emails, de esa manera lo podían seguir allí y, aunque les notificaba por mail, si les faltaba alguno nada más lo buscaban que allí estaban todos.

Para mí fue WOW ¡que práctico!

Y así Gaby Fong me subió mi primer blog y después de tantos Olés y Ches me quedé muda de la emoción.

Yo aun no lo sabía pero creo que hoy sí se puede decir que ese día me convertí en “blogger”

¿Sabes? Hace poco leí que se crean cerca de dos millones de blogs al día, menos del 5% de ellos sobrevive el primer año y de esos sólo cerca de un 2% hace dinero con él.

Desde aquel 4 de mayo hace 13 años me dediqué a aprender sobre la escritura en blog para el peculiar lector y consumidor de internet, truquitos y miles de singularidades sobre cómo crear un blog que conecte con Mi Tribu Querida y en el que sigo adorando escribir.

Así que, bueno, me alegra estar del buen lado de las estadísticas, sigo con bríos y una comunidad creciendo más de una década después, el 80% de mi negocio viene a través de mi blog (estrellita de mí para mí aquí), me ha tomado mucho aprender lo que sé. ¡Olé!

Ya hoy se me hace tarde, en el próximo post voy a contarte todo lo que me hubiera encantado a mí saber hace una década sobre blogs, blogging y ser blogger (aunque en verdad no me considero blogger como tal) que a mí me tomó todo este tiempo dando tumbos entre tragar mucha información, cursos y mentores.

Sí, el próximo escrito va a ser algo así como

“Todo lo que yo hubiera querido saber el sobre escribir y monetizar un blog hace 10 años”

¡puf! ¡La de errores que me hubiera ahorrado y lo rápido que podría haberlo monetizado desde hace años de saberlo.

Si un  no pertences a Mi Tribu Querida te invito a que lo hagas registrándote aquí y recibiendo mi obsequio para ti, una Tribu que lleva conmigo muchos años y con quienes tengo mucha conexión y comparto cosas particulares que sólo le llegan a quienes están en ellas.

Ahora si que buenas noches y te sigo la historia en el próximo escrito. Un abrazo, p.-

paola schmitt

PD.Puedes descargar aquí GRATIS mi guía práctica “Los 7 pasos para reinventarte” y pertencer a Mi Tribu Querida con quien comparto más tecnicas y herramientas para construir una vida que ames todos los días

 

¿Quién está inspirando a tus hijos? ¿Y a ti?

inspiración

¿Sabes que tu éxito en la vida está determinado por los modelos de inspiración que sigues?

¿Quién está inspirando a tus hijos? ¿Quién te inspira a ti?

El resultado de tu vida puede depender de ello y por eso es tan importante ver de quién te rodeas y buscar quienes te inspiren a ser mejor, probar cosas nuevas, elevar tus estándares.

Tener a alguien a quién admirar y quieras seguir su camino para encontrar el tuyo propio.

Voy a darte aquí unas pautas para elegir tu modelo a seguir que te lleve a superarte y llevar tu vida a un próximo nivel pero primero te cuento como se conecta esto con mis hijas y con @segunmajo.

Seguir Leyendo

La relación que cambió mi vida

Lola mi chihuahua

Lo digo generalmente en tono de broma, pero es la pura verdad, esta es la relación más estable que he tenido en mi vida.

En un mundo cada vez más enfocado en uno mismo, donde parece que llega un momento en que los planetas giran alrededor de tu ombligo y las relaciones son complicadas, ella me enseñó a poner mi corazón y mi atención fuera de mi y me enseñó a querer y ser querida sin reservas en el momento en que lo necesitaba.

Hoy cumple Lola quince años y cada día le doy gracias a Dios porque está conmigo, y está bien.

Quisiera decirte que son quince primaveras pero se que son otoños. (ay, se me están aguando los ojos)

Rompiendo pronósticos aquí sigue conmigo, canosa, encorbadita, las patitas algo encogidas y bastante destentada, pero oye y ve y camina, juega, come bien, es cariñosa, cada vez más celosa de nuestro tiempo juntas y me llena el corazón cada día.

Me llena el corazón cuando me recibe al llegar y espera paciente a que salude a las niñas y luego le toque a ella.

Cuando ve que me siento a ver tele o en la compu y me pide que la suba para acostarse encima.

Cuando se deja cargar y hacer monerías por mis hijas y me mira con ojos “esto sólo lo permito por ti”

Cuando a las 10 de la noche ya empieza a buscarme y me pone cara de “ya vámonos a dormir”.

Porque llevamos 15 años durmiendo juntas, las dos acurrucadas la una a la otra y pegadas compartiendo el espacio y el ritmo de la respiración y el corazón.

Quiero celebrar su cumpleaños por todo lo alto y al mismo tiempo me da un miedo terrible.

Miedo del espacio que puede dejar en mi cama, en mi corazón y sobretodo en mi vida.

A veces la miro, y le digo, “el día que te canses te puedes ir”, lo digo con la boca muy pequeña, porque a veces la veo cansadita y me da por pensar que ella es capaz de ser eterna por mí. Por no dejarme. Como si ella se sintiera parte de mí, como si nos turnaremos en quien es la mamá de quien.

Hoy, esto es un tributo a ella con retajos de los que ya le he dedicado

Porque cuando mi chiquitica llegó a mi vida vino para cambiarla.

Me volví más paciente, más tolerante y menos enfocada en mí misma.

A Lola le dediqué mi primera entrada a este blog, el 8 de mayo del 2006 y ahí conté como me robó el corazón de la que aquí te rescato como llegó a mi vida y en esa entrada podrás, si quieres, ver la terrible experiencia que pasamos juntas y que nos volvió inseparables.

Nuestra historia empezó a escribirse a finales de diciembre del 2003 cuando para sorpresa de todos salí con que quería un perro, y para colmo… ¡¡un chihuahua!!

Para enteder mejor la situación tienes que visualizar a una persona vive sola, se identificaba con Carrie Bradshaw y que por 30 años dijo que por debajo de medio metro no quería saber de nada.

Ni perros, ni gatos, ni loros, ni conejos, ¡¡ni bebes!!

Que la mejor mascota es un pez, porque el día que te cansas “you just flush it!” y, de repente, ahí estaba yo en la casa de mi madre en esas conversas debajo del árbol navideño que nos damos todas desparramadas en el sofá blanco mientras mi madre dice “ciudado con esos pies tan sucios”.

La verdad que después de las risas de lo que pensaron era una broma, no le dieron a mi relación con mi can un futuro mas lejano de los dos meses.

Y ahí me fui, con anuncio de periódico en mano y mi amiga Peggy y su experiencia en la raza, que menos mal me dejé aconsejar porque si no en la primera visita me hubiera llevado un chihuahua 20%- Beagle 80%.

Y desde entonces ha sido mi compañera en todas las historias y reinvenciones de mi vida.

Me ha aguantado viajes en mi soltería donde la dejaba hasta por tres semanas en casas adoptivas, siempre buenas amigas como Gaby que ha sido su madrina tantas veces y en los cuales la llamaba casi todas las noches por teléfono, ya sé, suena de lo mas tonto ahora que lo escribo pero te juro que tenía todo el sentido para mi en ese momento.

Mi pequeña, siempre mi complice.

Mi compañera por tantas horas en el estudio de pintura y en mi restaurante La Bohème.

Se aguantó un novio que le robaba espacio en la cama y con el que, además, terminé casándome.

Viajó en una incomoda caja en el área de equipaje de una avioneta de ida y vuelta semanal a Bocas del Toro por todo el año que vivimos en la isla.

También juntas vivimos varias mudanzas, una hija, luego otra, en fin, que ha estado conmigo en todos los momentos este chorro de años juntas.

Abrazadas pasamos toda mi quimioterapia y también todos sus achaques.

Porque podemos sentirnos mutuamente.

Todavía, es el recibimiento más efusivo que me dan al llegar a casa y la que más tiempo aguanta acurrucada conmigo.

Tener una mascota no es un juguete, un capricho o una moda. Es un espacio que haces en tu vida para otro ser que te toma totalmente en serio y merece lo mismo de ti.

Hay un amor y un lazo que se forma que es increíble.

Increíble porque no sabes como es que sin decirte una palabra te entiendes.

Increíble porque sin darte un beso o un abrazo o intercambiar un “te quiero” te sabes amada.

Increíble porque un ser tan diferente a ti se siente tan parte tuya.

Si tu hijo quiere un juguete comprarle eso, un juguete nuevo, si tú compras una mascota para tu casa que lo hagas con la conciencia que recibes un nuevo hijo para brindarle hogar.

Mi Lola y yo hicimos familia mucho antes de yo formar la mía propia y seguimos siendo familia, y me encanta.

Mi Lola… mi chiquitica… ¡te quiero!

La foto de arriba es de nuestros primeros días juntas, y como la de abajo tengo miles a través de estos años, acurrucadas juntas las dos, una delicia absoluta cada día.

Feliz cumpleaños.

Y bueno, gracias por leer este tributo a mi Lola y si tienes una mascota con quien tengas una relación así me encantará que me cuentes aquí tu historia

Un abrazo, p.-

chihuahua

¿Cómo aprender jugando?

¿Cómo aprender lecciones de vida jugando?

¿Menos juguetes? ¿Más juegos? ¿Por qué? ¿Para qué?

Esto es algo que descubrí en estos días con mis hijas y me parece importantísimo y de gran ayuda para prepararlas en la vida.

Estas navidades la mayoría de los niños han desenvuelto un montón de regalos. Y es que de verdad que verlos y oírlos rasgar el papel y mirar sus caras maravilladas de verdad no tiene precio.

En mi caso, este año, sin pensarlo intencionadamente, hubo menos juguetes y más juegos. Y después de cuatro días dándole uso a los envíos de Santa me senté a pensar que me estaba dando tanta satisfacción estas navidades.

Por una lado me di cuenta de la maravilla de que no estábamos en función de las dichosas baterías.

El único juguete a baterías es un perro que se llama Kakamax cuya super cualidad es que hace pupú. Ya, yo también lo pensé, ¿para que quieren un perro mecánico que haga pupú cuando ya tenemos a Lola de carne y hueso y que hace pupú DE VERDAD? Que la paseen ellas todos los días ¿no? Pues no, querían el perro de las narices con el que jugaron el primer día y ahora esta parqueado en un rincón. Por lo menos no hay que limpiarle “nada” mientras no se apriete un botón.

Pero lo que me puso una sonrisa en la cara fue ver que nos la pasamos compartiendo en familia con los juegos. Y recordé las horas que pasaba con mi familia de pequeña alrededor del Parchis y el Monopoly en la mesa del comedor de Zaragoza.

Y esto es lo que he visto que se aprende en los juegos de mesa y que debemos aprovechar ahora porque son lecciones para toda la vida.

5 Lecciones de vida jugando

1) Conexión:

¿Te has fijado que los niños y los adultos andamos cada vez más con el cuello bajo encerrados  en nuestros aparatos electrónicos? Ojo, soy la primera que considero que enchufar a los nenes de vez en cuando un rato al Ipad contribuye a la salud metal de toda la familia, y reconozco que a veces me hablo con mi marido por chat dentro de la misma casa pero, me parece, que en esta era en que podemos comunicarnos a través de mil aparatos hemos perdido la conexión de verdad.

Esa conexión que sí se da en los juegos, donde nos vemos las caras y hablamos al mismo tiempo, donde nuestros gestos dicen más que las palabras y donde la risa común se oye y no suena así: LOL

2) Valores 

En Panamá estamos saturados de la corrupción y el “juega vivo” pero ¿De donde sale la gente así? Yo soy fiel creyente de que los valores se enseñan en casa desde pequeños y, sobretodo, se aprenden de las experiencias, no de los sermones.

En los juegos de mesa se vive y se aprende a: esperar tu turno, no hacer trampa, seguir las reglas del juego y, a que las reglas son iguales para todos.

3) Aprender a perder

Esa en mi casa es una medicina que mis hijas no tragan muy bien, pero, quiero que aprendan que en esta vida unas veces se gana y otras se pierde, que uno no renuncia y hace el mejor esfuerzo hasta el final. Y si se pierde se asume sin rabietas ni rasgándose las vestiduras.

Además, después de perder, se empieza otro juego y se sigue jugando. Igual que en la vida, Uno se cae pero se tiene que levantar de nuevo. Perder no es el fin del mundo, lo importante es estar dispuesto a seguir jugando.

4) Aprender a ganar

“En la mesa y en el juego se conoce al caballero”. Oigo esas palabras desde que soy pequeña y después de lo ya dicho me queda claro el por qué. Y saber ganar con altura es igualmente importante. Celebrar los logros es estupendo, pero sin burlas ni humillaciones hacia tus contrincantes.

5) Adaptarse al cambio

Con los juegos aprendes a hacer estrategias, a pensar en lo que tienes, cuales son las consecuencias de tu movida y pensar como tu adversario para ganarle la jugada. Puedes tener la partida a punto de ganar cuando un movimiento o la carta de otro de los contrincantes te desbarata todo tu plan.

Ya Darwin lo dijo hace rato “Adaptarse o morir”. El mundo real es tan cambiante como un juego de mesa y si quieres conseguir lo que buscas tienes que adaptar tu jugada a los cambios que ocurren en el momento y sacarle el mejor provecho a tus oportunidades.

 

Los juguetes son buenos, estupendos -detrás de cada diseño de un juguete hoy en día hay toda una investigación-, sin son sin baterías aun mejores, divierten y desarrollan la imaginación pero, a mí parecer, en conjunto, los juegos forjan personas.

 ¿Conoces algunas otras actividades cotidianas que tengan grandes lecciones de vida? ¡Cuéntamelas! me gustará aplicarlas.

¿Sabes de alguien a quien le pueda resonar estas reflexiones sobre los juegos y la vida? ¡Me encantará que se lo compartas!

Y bueno, no sólo esto me permite trabajar en mis hijas hacia las mujeres que quiero que sean, también ¡Nos divertimos un montón! Somos casi profesionales en el UNO de Princesas

Un beso, p.-

FullSizeRender-3

P.D. Si aun no eres parte de mi Tribu me encantaría que lo fueras suscribiéndote al blog ¡Viene mucho por compartir!

2010: SEPTIEMBRE: VIAJE A ESPAÑA

Madrid
Pasada la Feria del Libro venían las vacaciones, como planeado salimos rumbo a Madrid en nuestro primer viaje transatlántico con Mar. La verdad que el vuelo fue medio desastroso, no nos dieron primera fila sino segunda, donde los posamanos no se levantan, asi que la pobre Mar se caía del sueño, puesto que el viaje era de noche y no hallaba como acomodarse, finalmente del llanto y agotamiento cayó dormida encima de mí como buenamente pudo. Lo cual me dejó a mí mucho para el sueño pero bueno….
Cuando finalmente llegamos a Madrid nos hospedamos en el el Aparthotel Plaza España y nos fue super bien. A la espera de que los Barría llegaran el siguiente día, tomamos un apartamento de dos habitaciones con sala, cocina y una terraza inmensa en pleno centro Madrid, sobre la Plaza de España al comienzo de la Gran Vía. Y todo por excelente precio, muy recomendable. PLAZA DE ESPAÑA

Como llegamos en la tarde y el clima estaba buenísimo salimos a dar un paseo por los alrededores, a comer paleta en la fuente de la Plaza, caminar Gran Vía hacia arriba, pasar Callao, donde cenamos en el Corte Inglés, y llegar hasta la misma Plaza Mayor. Mar paseando en un cochecito encantada con el gentío y los lugares nuevos, curiosamente más que fascinarse por la plaza Mayor quedó prendida de un ecuatoriano disfrazado de Miki Mouse que le regalo un globo. Viajar tan lejos para eso…. En fin, por mi lado, yo iba recordando el viejo barrio donde vivía cuando me quedé con Cristina y Bosco.

Cuando la llegaron los Barría y mi madre decidimos el primer día todos juntos salir a callejear por el Madrid de los Austrias. Nuevamente la Plaza Mayor y seguimos hasta el mercadillo y paramos a jugar con los niños en el parque junto al Café de Oriente. Seguimos a la Almudena y todas las callecitas encantadoras debajo del puente. En la tarde recorrimos un poco la Castellana y jugamos en el parque con los niños que se portaron a la altura y como unos príncipes.
Para hacer un día que gozaran bastante los peques la agenda arrojaba día del Zoo de Madrid. Y allá nos encaminamos en metro para gozar el show de delfines, nos elefantes, osos y toda la faunia ahí reunida que tenía encantada y maravillada a Mar y Adrián. Excelente plan para hacer con los niños en Madrid MADRID ZOO

Zaragoza
Al día siguiente tomamos rumbo a Zaragoza en nuestro maravilloso busito alquilado para la ocasión. La verdad que fue la mega idea del viaje. En vez de andar como locos tomando taxis y trenes con horarios rígidos, y ya siendo tantos, alquilar el busito con las sillas para los niños fue fantástico. Saliamos a la hora que queríamos, íbamos de lo más cómodos, había espacio de sobra para ir con Juan Carlos y llevar a mi madre también y no hubo stress de correr con las maletas, los niños, los cochecitos y todas las historias por las estaciones. Llegamos nuevamente a un apartahotel que Maria Pilar nos tenía ya acondicionado con comida casera para los peques y cerca de la casa de la gueli y la zona antigua.
En Zaragoza aprovechamos para enseñarles la ciudad a nuestros maridos e hijos y por supuesto para lo más importante, compartir con la abuela y presentarle a sus dos bisnietos de las Américas. Hicimos hasta un recorrido en bote por el Ebro que fue nuevo para nosotras también. Porl o demás el camino fue recorrer arriba y abajo el Paseo de Independencia y el Pilar para encomendar a los niños, Mar sale llorando y atacada en la foto junto al manto en manos de un monaguillo que sudaba y recibía puteos de un cura con muy malas pulgas. Por lo que evito ponerla aquí y espantar de la experiencia a nadie. Las tardes en la plaza del Pilar correteando palomas fueron de lo más divertidas. El buen clima nos acompañó una vez más y así la gueli se animó y salió a pasear con nosotros y almorzar en la Tragantua y tomas cafecito en la plaza Sas.
En las noches Ma.Pilar los atendió a cuerpo de rey en su casa dándonos de cenar a una tropa de caballería y poniendo a su disposición montón de juguetes y su nieta para entretener a los peques. Hay que decir que fue una maravilla que los niños se ajustaron al horario español rapidito y, excluyendo las dos primeras noches que a la mitad de la noche se levantaban a correr y ver Barnie, se acostaban a las 12 de la noche cuando llegábamos de la calle y se levantaban a las 11 de la mañana.


Las Ventas, las Fiestas de Graus y Los Pirineos
Nuevamente tomamos carretera en nuestra super nave camino a los Pirineos, donde al llegar los peques estaban fascinados con el tractor y los gatos del vecino.
El primer día bajamos a Graus a echar un vistazo de el jolgorio carnavelesco típico de las ferias y a hacer super! Como no podía ser de otra manera, nuestra primera parada para almorzar en la zona de nuestros recuerdos infantiles, fue en Santa Liestra con su maravillosa vista. Pasado el postre de helado de limón dentro de la cáscara de un limón enorme, y que estaba tan bueno como recordaba, bajamos al puente de Graus para ver el desfile típico de las Ferias donde cruzan el puente los gaiteros, incluyendo a nuestro querido Mariano, y reparten torta azucarada y vino. La verdad que eso también fue nuevo para nosotras que para esas fechas de septiembre solíamos estar de vuelta en la ciudad, y los niños manejaron bastante bien los cañonazos que eran capaces de reventar un tímpano Finalmente fuimos a ver caer la tarde al pantano. Mis mejores recuerdos de infancia trascurrieron ahí, jugando en esas aguas y comiendo tortilla de patata con Casera en la hierba. Creo que todos tenemos un lugar en nuestra mente donde podemos refugiarnos para buscar una sonrisa porque es nuestro sitio feliz. Para mí son los veranos de niña en el pantano…
Nuestro siguiente día fue de excursión, así que con el busito a full (ya les comenté lo fabuloso que fue esa idea??) incluyendo además de los Vásquez y los Barría, a JuanCa, a mi madre y a Pili, nos encaminamos a Benasque. Dimos nuestra recorrida por el pueblo con sus casas de piedra, sus restaurancitos y todos los hoteles y tiendas para la temporada de esquí. Desilusión que debido a unas obras no estaba el kiosquito de las mejores churros con chocolate del mundo mundial. De ahí arrancamos en nuestra nave a almorzar en el Hospital de Benasque, que no tiene nada de hospital, es un hotel muy concurrido en la temporada de nieve pero que es encantador y tiene vistas preciosas en cualquier momento.
La noche la terminamos en las Ferias de Graus, comiendo allá los churros, que así sin chocolate son la perdición de Mar…. Con el ritmo que nos mandábamos no es de extrañar que los niños durmieran a las mil maravillas en las noches, los traíamos al trote y dieron la talla como todos unos campeones!!

Nuestro último día lo pasamos más cerca de la casa y así la mañana fue más calmada y los niños jugaron en la calle, como hicimos nosotros hace algo más treinta años, y estuvieron curioseando los cerdos y gallos del vecino 
Luego fuimos a recorrer otros lugares de recuerdos inolvidables y claro, no podía faltar la famosa foto en el Carrasco, como cada vez que hemos venido de viaje. Es casi que un símbolo familiar y al final fue una sorpresa que la Rosario nos lo dejara en herencia, porque mucho lo prometía y de ahí a creerle…
El almuerzo esta vez fue el mesón, ahí al lado de casa y con los de toda la vida. La verdad que comimos super rico la comida típica de la región, desde cochinito hasta longaniza y chuletón. Los niños jugaron y se revolcaron por el monte como debe ser y a nosotros nos daba mucha lástima que era nuestro último día en Las Ventas.
Al caer de la tarde subimos a Torre Ciudad, la sede religiosa más importante del Opus Dei que justamente está en Los Pirineos, a tres cuartos de hora de la casa de las Ventas. Y además de disfrutar de la hermosa vista aproveché con Mar a prenderle un par de velitas a la Virgen de Los Angeles, una para que la proteja a ella y otra para que le mande una hermanita pronto…. O hermanito claro….
Madrid
El camino no es cortó así que a bordo de nuestra nave emprendimos el camino a Madrid, hicimos una parada en Zaragoza para despedirnos de la gueli, dejar a mi madre y almorzar rápido en el Corte Inglés. Aproveché a dejarle una tarjeta con mis datos de contacto a Cristina Sanz, mi amiga de infancia, y con quién no tenía contacto hace tiempo. Al final de la tarde llegamos a nuestro nuevo apartahotel en Madrid, Los Jerónimos, que queda en un área preciosa muy cerca del Parque del Retiro y que es de lo más calmada y bonita.
Nuestro siguiente día en Madrid fue algo lluvioso así que decidimos ir… a un Mall!! En el camino recogimos a la prima Cristina, que a mi no me cabe en el pecho de lo que la quiero y atesoro tantos buenos tiempos juntas por Madrid en tiempos de, cómo diría Riki Martin, la vida loca. Obviamente no hay mucho que contar, ¿Qué se hace en un mal? Pues comer y comprar!

Los días se nos acababan pero aun quedaban un par para sacarle jugo. Aprovechando la zona pasamos el otro día en el Parque del Retiro, bien fuera en un paseo en bote, dándole de comer a las palomas o paseando sin mucho rumbo pero sin prisas, por callecitas y kioscos. Con esa afinidad y buena mano que tiene la Cutufa con los niños se los metió en el bolsillo en un momento.
Buaaaaa!!! Último día…..
Como llevábamos coordinando gracias al internet y la cadena de la Magallonada, finalmente hicimos una reunión de primos y sus respectivas descendencias en casa de Gorka. Faltaron los Marco de Rafa y Bea y sus hijas, por lo demás ahí estuvimos todos, que no es cosa fácil. Incluyendo a Nerea y su sorpresa de pancita de 4 meses!! La verdad que lo pasamos estupendo. Por lo general no coincidimos mucho, las distancias que nos separan a casi todos son largas, podemos pasar meses sin saber los unos de los otros pero cuando nos vemos es como si fuera algo de todos los días, la complicidad, la soltura, la confianza y el humor están ahí, intactos… Que magnifica suerte tengo de tener la familia que tengo y los primos con los que cuento….
Y se acabaron las vacaciones…. Emprendimos el largo viaje de regreso felices de los tiempos compartidos y orgullosos de nuestros pequeños hijo que se portaron de maravilla en todo momento y aguantaron unas vacaciones intensas sin dar problemas. Hasta en el vuelo de regreso fueron divinos… De todos modos si hay que decir que para que unas vacaciones con niños salgan bien la clave es: organización, organización y organización.