Mi suegra y el desván en el Día del Libro

dia del libro mi suegra

Hoy es el día internacional del libro, y me pareció buena idea celebrarlo contigo compartiéndote el cuento Mi Suegra y el Desván que forma parte de mi libro “Historias del Otros” publicado por Espacio Arte Ediciones en el 2010.

Porque siempre he creído en la reinvención así que, si no sabías, también soy escritora y tengo dos libros individuales publicados y mis cuentos han aparecido en varios libros de compilaciones nacionales y revistas internacionales y ¡Olé!

Así que este también lo siento como mi día y quiero compartirte un pedazo de esta faceta mía.

Mi Suegra y el desván.

Mi nombre es Fermín Sanchez y confieso que maté a mi suegra.

Ya a nadie le importa, han pasado muchos y ahora, con la muerte de mi Valentina, se fue la única persona que extrañaba a esa vieja bruja.

Me odió desde el primer día que llegué de la mano de su hija a la casa esa en que vivían.

Sólo hubo que verle la cara para saber que la estaba jurando ahí mismo, y mira que me propuse conquistarla casi con más fuerzas de las que le ponía a Valentina. No escatimé en muestras de afecto ni regalos -pronto supe que sería por gusto-, a los pocos meses de ser novios oí la conversación aquella en la cocina mientras hervían café.

– A ver, Valentina, ¿en qué demonios está pensando con ese muerto de hambre? ¿Para eso mi´ja la estoy mandando a estudiar enfermería en la universidad? ¿Para que me llegue con un obrero?

– ¡Mamá! De verdad es bueno y trabajador. Además, se está esforzando mucho en llevarse bien contigo. Colabora un poco, dale una oportunidad vieja, que vamos en serio…

– ¿Qué? ¡Lo que me faltaba! No solo se pase por todo el barrio con él, pierde su tiempo y mi paciencia sino que, para colmo, piensa casarse con él… ¡qué disgusto, mi Dios Santo! Yo que la veía con el hijo de la comadre Renata, que siempre anda tan bien vestido con corbata y tiene un buen puesto de vendedor en el almacén ese. Qué disgusto…

Así disgustada y con cara amarrada se tuvo que aguantar que Valentina me eligiera a mí, que nos casáramos y que me la llevara de la casa. Para demostrarle a la bruja esa que sí podía darle vida de la buena a su hija, me junte con unos amigos y con ciertos contactos de aquí y de allá, y le anuncié a mi esposa que la iba a sacar del cuarto del alquiler para nuestra casita, una que yo mismo iba a construir con los colegas del trabajo. A ver si el encopetado del vendedor podía compararse con eso.

Mi suegra se tuvo que tragar sus palabras al ver a mi Valentina tan contenta y revoloteando todo el día, de tienda en tienda de descuento, buscando cosas para nuestro nuevo hogar y llamándola a cada rato para darle los avances.

– Mamá, vieras lo linda que va a ser, en la planta de abajo está la cocina y la sala, el cuartico para cuando vengan los niños, y el baño; en el piso de arriba va nuestro cuarto, hasta un pequeño depósito, un desván le dice Fermín vamos a tener debajo de la escalera.

– A ver mi’ja, ¿y para cuándo? porque el fulano ese dijo tres meses y ya van cinco.

– ¡Ay, mamá! Fermín trabaja todos los días que tiene libres, verás que seguro las Navidades las pasamos ya en la casa.

Cuando mi Valentina estaba en la universidad la bruja esa pasaba por la casa para torturarme, yo no le decía nada a mi mujer por no atormentarla, y mi suegra tampoco se lo mencionaba, para que su hija no se diera cuenta de lo retorcida y mala que era realmente, creo yo. Era en lo único que, por lo visto, coincidimos, en callar esas visitas.

– ¡Uy! Cómo vas de atrasado en esto Fermín. ¿Cuál es tu rango en la construcción? Porque así que digamos rápido, no vas ¿seguro que sabes lo que estás haciendo?

Con esas me la aguantaba todos los lunes, miércoles y jueves, durante la ausencia de Valentina. Algo atrasado sí iba, por ¡diablos!, con esas lluvias no se podía hacer mucho. Además tenia que aprovechar cualquier camarón que me saliera para darle una vida a mi mujer y para que mi suegra no criticara todos los días.

Yo era el primer interesado en terminar, por mi Valentina y por callarle la boca a la vieja esa que nadie se aguantaba. Sí, es que ni en la barriada la querían ver, y la tal comadre Renata la huía cada vez que la veía, buena gente que era esa señora conmigo, que me miraba con ojos de agradecimientos por haberla salvado de ser consuegra de la doña.

Debí imaginar que algo iba a pasar cuando llevaba un par de semanas sin venir. Tan contento que estaba por su ausencia que no pensé mucho, por eso casi me atraganto y me muero ahí mismo cuando va mi Valentina y me suelta la última de su madre. Bien planeado que se lo tenia la muy endemoniada.

– Amor, vieras, mi mamá ha estado con un resfriado horroroso y dice que la ha quedado un apretón de pecho que un día de estos la va a mandar a la tumba. Me da lástima, asustada por la enfermedad y estirando el cheque de la viudez todos lo meses. Que conste que le da mucha vergüenza y está muy apenada contigo, sabe que te tratado bien, pero está arrepentida y se ha dado cuenta de que eres un buen hombre.

A mí, que el muslo de pollo no me pasaba de la garganta, que me la estaba viendo venir apenas Valentina empezó a darle vueltas a uno de sus rizos negros y a ponerme ojitos.

– Me dice que, mientras viene los niños, ella podría venir a vivir al cuartico de abajo y nos ayudaría con los quehaceres de la casa mientras tú trabajas y yo estoy en la universidad.

Era finales de octubre tenía más avanzada la casa, ya sólo faltaba ponerme a repelar y con los acabados. Esta terminado con la obra debajo de la escalera t comenzaba a levantar la para el desvanecido; sudando que estaba yo con el calor húmedo y sin brisa del mes, paleando cemento y poniendo la primera línea de ladrillos cuando recibí la visita reglamentaria.

– A ver, yernito _ escuchárle la ironía de su tono ya me tenia el oído fregado-, a ver si apuras con la casa y me dejas el cuartico bien bonito y bien hecho, y a ver si será pronto ¿no?

No sé que me pasó, de veras que no sé. No era yo, sería el calor. No sé Pero ella que no se callaba y a mí que una rabia contenida me iba subiendo por todito el cuerpo mientras ella dale que te dale.

– En la mañana tempranito llamé a Valentina y le dije que me voy para el campo hasta Navidades porque ya entregué la casa de la barriada. Como no hayas terminado este cuchitril para entonces me tocará mudarme con ustedes al cuarto de alquiler donde viven. Digo, tienes dos meses, deberíais poder con eso ¿será yernito? ¿Será que finalmente has terminado cuando vuelva?

 – Y que tal si no vuelve ¡pero nunca más!

Lo dije con un odio que de veras no era mío, bueno sí, muy mío, porque juro que era para odiarla, pero era típico de mí quise decir. Esa bruja me sacó un bicho enfurecido de adentro y con la pala que estaba revolviendo el cemento le aventé un golpe que seguro le hice puré los sesos, porque ahí quedó, desparramada debajo de la escalera, con los ojos desorbitados y las piernas chuecas como muñeca de trapo. Sin remordimiento alguno terminé de empujarla al hueco ese, silbando y con una tranquilidad que a mí era el primero que sorprendía. Terminé de levantar la pared y llené de cemento compacto todos los espacios alrededor de mi suegra. Cuando Valentina llegó todo estaba sellado y embargado por una dicha enorme.

Cuando llegaron las Navidades, mi suegra, obviamente, no regresó y yo, sacándome un peso de encima, convencí a mi mujer de que seguro que se había quedado con algún ganadero por allá, con lo estupenda que estaba para su edad.

Jamás pensé en contarle a nadie, y mucho menos a ella, lo que pasó. Menos cuando recuerdo el lejano día del hecho, Valentina hasta se enamoró más de mí cuando llegó esa tarde de la universidad y me vio repelando bajo la escalera, con lo mortificada que estaba la pobre por lo de la mudanza de mi suegra, y yo que le salí con la flamante respuesta. Sí, sí, recuerdo ese día como si fuera ayer, como si la viera con sus libros entrando por la puerta esa húmeda tarde.

– Amor, en la mañana me llamó mi madre que se va para el interior por tiempo pero que de regreso se muda  para acá -extrañada se quedó viendo mi cara de felicidad- ¿Y esa sonrisa? ¿Estás seguro de que no tienes problema con eso?

Ningún problema, mi amor -la abracé así sudado y todo y la besé-, ya asumí que madre va a vivir por siempre en esta casa y nosotros vamos a ser muy felices de todas maneras.

Y lo fuimos. Muy felices, sí señor. Tuvimos su hermoso hijo sano y buena gente que ahora es taxista y tiene su propia familia. Sólo una vez, hace unos años, estuve tentado de sincerarme, pero para qué, fue cuando me preguntó.

– Amor y al final ¿por qué fue que no hicimos el desván bajo la escalera?


Buenos recuerdos que me ha traído a mí el mundo de las letras, he conocido amigos y lugares así como universos que existen dentro de cada círculo, y las experiencias de atreverte a lanzarte,  todas las peripecias de “parir este libro” te las cuento aquí en “La materialización de Historias de Otros”

Nunca te quedes con las ganas de darle seguimiento y forma a una idea que apareció en tu mente, puede llevarte como a mí con Historias de Otros que presente en la VI Feria del Libro en Panamá y antes todavía en su primera presentación en Buenos Aires y de la que escritores como Hector Collado, Daniel Domingues y Rosalina Orocu hablaron tan bien en la prensa nacional como puedes ver en Historias de Otros en los medios

Qué pesar que la nube no sea tan confiable nada y se hayan perdido los enlaces a las fotos de esos momentos y esas personas, pero la historia si está allí contada en el tono más divertido y espontáneo en el que contaba mis vivencias entonces.

En fin , FELIZ DIA DEL LIBRO A TI TAMBIEN. Por todos esos libros que te han hecho vivir otras épocas, personajes, culturas y aventuras.

Las personas exitosas leen un mínimo de 12 libros al año, mínimo, ¿quieres éxito? ya sabes por donde empezar.

Y aquí entre nos ¿te gustó el cuento? me va a encantar que me cuentes que te pareció, son mis micro bebés.

¿qué opinas de que comparta más?

Un abrazo, p.-

paola schmitt

PD. Si aún no eres parte de la Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para compartir contigo formas de vivir sintiéndote empoderada y en paz mientras avanzas con dirección a una vida que ames todos los días y puedes bajar aquí GRATIS mi guía práctica “Los 7 pasos para reinventarte”

SOBRE MI DIOS, LA FE Y LA RELIGION

fe

Estas fechas me inspiran a hablarte de cómo es mi Dios y mi Fe y de cómo estos pilares pueden mejorar tu vida como mejoran la mía.

El Dios en el que yo creo no te ama con condiciones

Ni siquiera te pide que lo ames de vuelta. Así es Él.

Creo en un Dios para todos y de todos que nos ama y nos cuida por encima de nuestra religión y aun por encima de no practicar ninguna.

El Dios en el que yo creo me arropa en su brazos cuando tengo el alma cansada, cuando tuve el cuerpo roto, cuando tengo tantas cosas por celebrar y cuando siento mi destino incierto.

El Dios en el que yo creo no me promete una vida fácil, pero me promete su aliento y su compañía todo el trayecto.

Él es mi vara y mi cayado. 

El Dios en el que yo creo no me lleva la cuenta de las veces que no fui a misa, o no recé como debiera, o me comí un pedazo de carne. El Dios en que yo creo me espera feliz cada vez que acudo a Él, sin reclamos, encantado de nuestros encuentros.

El Dios en el que yo creo me dijo en el valle de la muerte y las cenizas de mi vida que no temiera, me recordó que estaba ahí y en media meditación sentí susurrada esta frase que se volvería mi mantra durante toda mi quimioterapia: “Dios y el Universo te sostienen”.

Y supe que me podía dejar caer, que iba a ser sostenida.

Supe que me puedo dejar caer cada vez porque, cada vez, seré sostenida.

El Dios es el que yo creo es más grande yo, que todos y que el mismo Universo, pero a todos nos sostiene y tiene cabida para eso y más.

El Dios en el que yo creo se regocija tanto con mis avances y mis logros que me espera para celebrarlos y mi pecho se llena de agradecimiento porque sé que ha sido un trabajo en equipo.

Celebrar con Él es la mejor fiesta para mi alma.

El Dios en el que yo creo, mi Dios, es todo amor, y sólo te pide amor.

El Dios en e que yo creo es feliz de que vivas por Él y jamás te pediría que mataras por Él.

El Dios en el que yo creo es misericordia, unión e inclusión y te ama sin importar tu raza, sexualidad o religión.

El Dios en el que yo creo me enseñó a que lo amaré por encima de todas las cosas y amaré a mi prójimo como a mí misma.

Creo que mi Dios puede tomar mil formas y creo que hay muchas maneras de profesar la Fe a Él.

Creo que mi Dios es Adonai, Jehová y Alá.

Creo que mi Dios está en Budah, Brahma o Krishna.

Mi Dios es la Madre Tierra y el Universo.

Mi Dios es capaz de tomar la forma que necesites para acompañarte en la vida, en tu pecho y el alma.

Y el Dios en que yo creo me hizo el regalo más grande del mundo: me regaló la Fe.

Mi Fe es la que me recuerda que mi Dios está conmigo.

Mi Fe me lleva a levantarme de nuevo, mil veces, cada vez que me caiga.

Mi Fe se sienta conmigo cuando estoy cansada y me da la mano para seguir.

Mi Fe me deja salirme de la angustia de que depende de mí y que debo de saber todas las respuestas en este momento, para dejarme avanzar sabiendo que sólo debo dar un paso a la vez y que seré sostenida.

Mi Fe me cimienta y al mismo tiempo es el viento bajo mis alas.

Mi Fe me permite y me alienta a colocarme en posición de creadora. Porque yo creo y ella cree en mí.

La Fe es mi mejor coach y quien me recuerda siempre que yo puedo, justamente porque no estoy sola.

Yo particularmente soy cristiana y católica, creyente, practicante y defensora  de mi Iglesia. Así que en mi caso además creo que ese Dios maravilloso nos dio a su Hijo.

Creo que nos envió a Jesús para dejarnos el testimonio de un Dios de amor y misericordia inigualables y sus palabras son fuente de vida eterna.

No hay vez que necesite guía y abra la Biblia que no caiga en una frase dicha hace dos mil años pero que parece escrita hoy para mí.

Creo que su Muerte fue el mayor sacrifico que todo Padre puede hacer y agradezco a Dios y a Jesús ese sacrificio, porque mi vida es mejor gracias a Ellos.

Creo además que la Virgen me protege y siento su inmenso amor de Madre ¡Y eso es un regalazo!

Te invito a que explores tu Fe, fe de que un dios (o como quieras llamarlo, con el nombre o forma que tú prefieras) está contigo.

La Fe cambia tu vida y además, aquí entre nos, estoy convencida de que el Dios en el que yo creo ya está ahí junto a ti.

Yo creo además porque he tenido experiencias tangibles tanto de Él como de los ángeles, como conté justamente en la entrada Mi experiencia con los ángeles

Hazte el regalo de creer en “algo” más grande que todos nosotros que nos acompaña y nos sostiene. La paz y el empoderamiento que da sentirlo hace que se me agüen los ojos con ese picorcito de nariz y es algo que de todo corazón deseo para ti.

¿Cómo es tu experiencia con la Fe? ¿En que crees tú? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios.

¿Quieres ayudarme a compartir como la Fe en algo superior a nosotros transforma tu vida? ¡Comparte esto!

Un abrazo, p.-

paola schmitt

PD. Si aún no eres parte de la Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para compartir contigo formas de vivir sintiéndote empoderada y en paz mientras avanzas con dirección a una vida que ames todos los días y puedes bajar aquí GRATIS mi guía práctica “Los 7 pasos para reinventarte”

¿Lista para aclarar tus prioridades? Aprende y despega

prioridades

¿Tienes claras tus prioridades? Porque si no las tienes claras puedes crear metas que suenen fantásticas pero no te harán feliz aun cuando las logres.

He recibido tantos comentarios tan estupendos sobre la entrada de los pasos para elegir tu tema del año que me doy cuenta de lo entusiastas que estamos de hacer un buen plan de metas y objetivos para sacarle el mejor provecho al 2018.

Seguir Leyendo

¡SILENCIO! ¿Qué pasa al desconectar de las redes sociales y los chats?

¿Te has fijado como desconectar de las redes sociales o los chats se ha vuelto casi imposible, que estas casi que en una adicción? Ya no sé si adicción o se ha vuelto un reflejo automático y constante eso de tener un segundo libre, o ni tan libre, y ver el celular.

¿También te pasa?

¿Eso que cuando dices que vas a pasar menos tiempo en ellos y te encuentras, sin saber cómo, dando una vuelta por el Facebook, una ojeadita nada mas de dos horas al Instagram en el chat a media noche?

Si eres de los que dicen que tú jamás, pues felicidades, que bien por ti, pero, si estás aquí es porque estás dando esa vueltita extra a la redes y, como yo, a veces esta eres tú y, en ese caso tengo algo que decirte.

Seguir Leyendo

El cáncer, yo, y lo que hizo la diferencia en esta historia.

cancer

¿Estás viviendo todos los recordatorios de la cinta rosada y la lucha contra el cáncer de mama y aun no has hecho tu cita para tu chequeo?

Pues quiero con mi testimonio, entrar en la parte de atrás de tu conciencia para que no dejes pasar tu chequeo de este mes y veas como a mí, estar alerta fue lo que me salvó la vida.

Esta es mi historia…

Fui diagnosticada con cáncer de mama en mi pecho izquierdo en enero del 2015.

Pero quiero contarte qué hice para detectarlo a tiempo que me salvó la vida porque le tomó sólo 4 MESES pasar de un bultito a un agresivo cáncer de seno.

En agosto del 2014 me sentí un bultito en el pecho. Como de una aceituna, duro y estático. No me dolía y fuera de que me era fácil de tocar en mi escote no hacía más por llamar mi atención.

Pero estaba ahí, donde no me parecía que debería estar. Pero bueno, seguro me entiendes, una se va enredando entre el trabajo, lo niños etc y dices “ahorita que saque un tiempo uno de estos días me lo voy a chequear”.

En una cita con un doctor se lo mencioné pero le restó importancia y lo más fácil es quedarse tranquila con eso y decir “pues seguro que no es nada” pero, tu cuerpo no debe crear bultitos, debes estar al acecho y cuando encuentres uno ¡insistir para que te lo vean bien!

Será por eso de que soy coach, porque soy necia o porque mi ángel de guarda me estaba pinchando, pero agarré agenda y me dije “¿qué día va a ser ese día en que me voy a chequear este bulto en serio?” y allí mismo me hice una cita con mi doctor.

Me fui derechito a verme con un doctor cirujano oncólogo, en mi caso Dr. Pablo Durán, alguien que estuviera acostumbrado a ver bultitos “con patas” y me dijera qué es lo que veía.

Para empezar ese bulto no salió en la mamografía del octubre anterior (recuerda que entonces estaba en agosto) y estuve tentada en esperar a la mamografía del próximo octubre. Por lo que de entrada te digo que sólo prestarle atención a tus senos de octubre en octubre no es suficiente.

Primer Chequeo

Salió como un quiste sólido, realmente como una aceituna, ovalado y que no permitía a la aguja entrar. ¿Comentario del doctor? “No es de preocuparnos inmediatamente pero no me gusta, ven en tres meses para tenerlo monitoreado”

¡Claro que lo eché al saco de “en tres meses vuelvo a llamar”! Y bien sabes que ese saco uno siempre lo desempolva tarde, así que la verdad regresé a los cuatro meses, a finales de diciembre, y porque seguía ahí en mi escote, me era fácil sentirlo y no me permitía olvidarlo totalmente que si no ¡vaya uno saber cuando hubiera vuelto!

Segundo Chequeo

En este chequeo mi aceituna había cambiado. Ahora tenía líquido en su interior y con la aguja lo dejaron flat mientras el líquido oscuro que salió se ganaba un viaje a patología.

Era finales de diciembre y todos nos fuimos en la vorágine de las fechas pero, en la primera semana de enero yo volví a sentir el bulto igualito en el mismo lugar.

Los exámenes de patología aun no habían llegado. Aquí entre nos, creo que el doctor pensó que yo estaba algo obsesionada, porque lo había succionado hace poco, pero me dio cita para verlo de nuevo

Tercer chequeo

Para sorpresa del doctor en menos de tres semanas el bultito había vuelto a crecer a su tamaño anterior, ya no tenía figura de oliva sino era amorfo y su núcleo era tan sospechoso que ni siquiera quiso pinchar de nuevo ahí.

– Hay que sacarlo

– ¿Para cuándo?

– Para mañana.

– ¿Cómo? No, no, no. Mira, yo acabo de llegar de vacaciones y tengo la agenda full (de esas necedades estúpidas mías ya te contaré en otra ocasión)

– Te doy una semana. Ni un día más.

Resultado

A mediados de enero me hicieron la operación donde me extirparon el quiste. En su interior se encontraba un cáncer con células triple negativo y con una tasa de rapidez de crecimiento de 80%.

4 meses nada más le tomó al “bultito” en convertirse en este agresivo cáncer de seno. El chequeo continuo y cercano me permitió detectarlo en Estado 1.

Un mes, con sólo un mes más que hubiera dejado esto en el saco de “para más tarde ahorita apenas tenga un tiempito”, ambos doctores coincidieron en que yo me estaría enfrentando a otra historia, otra batalla y otra guerra mucho más difícil e incierta.

Porque aun en Estado 1 pasé por otra operación más, cinco meses de quimioterapia intravenosa (que no fueron ningún moco de pavo como ya te conté aquí en la entrada sobre la vida con los efectos secundarios de la quimioterapia), dos meses de radiación y me quedan 10 años de chequeos.

Es Octubre, vamos a tener recordatorios por todas partes pero te lo digo, igual que le digo tantas veces a mis clientes de coaching que seguro esta frase les va a sonar muchííííísimo:

¡Lo que no está en tu agenda no existe!

Abrela ya. Llama ya. Haz tu cita ya. Agendala con día y hora. Ya.

No para en algún momento del mes cuando tengas un tiempo. Hazlo ahora, mientras lees esto.

Hazlo…¡YA!

Este mes aseguradoras y hospitales tienen ofertas y promociones especiales ¡Aprovéchalas!

Ahora, mientras aun tienes esta pantalla abierta. No esperes. Un mes o una semana pueden hacer la gran diferencia.

Lo que a mí me salvó la vida fue hacerme mi autoexámen donde me encontré el bulto y hacerme los chequeos médicos enseguida.

–>> Te invito a que determines un día a la semana, cada semana, en el que te hagas tu autoexamen y que vayas a chequeos médicos regulares. <<–

Déjame tus comentarios y opiniones aquí que me encanta y ¡¡me los leo y los contesto toditos!!

Por favor, compárteselo a toda mujer a la que quieras hacerle este recordatorio.

Un abrazo enorme, p.-

(Gracias Georges Pauline Don, una fotógrafa y mujer increíble, por estas fotos)

cancer de mama Paola Schmitt

PD: Si aun no eres parte de mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para estar más en contacto y compartirte escritos y noticias que sólo comparto por mail y puedes hacerlo a través del recuadro de aquí abajo donde además recibirás gratis mi guía “7Claves para crear una vida que ames todos los días”

¿Tu cuerpo no te sigue tu ritmo? Cómo hacer un nuevo pacto con tu cuerpo

¿Sientes que tu cuerpo no siempre te sigue el ritmo y que a veces te frena en tu planes? Te entiendo totalmente, también me ha pasado, por eso voy a compartirte como hacer un nuevo pacto con tu cuerpo.

Este ha sido un tema recurrente con diferentes clientes en las sesiones de esta semana ¿Casualidades? No sé (no creo en ellas), pero por eso me siento llamada a traerte este tema hoy.

Y es que hay veces que tenemos ideas, proyectos, planes y ritmos donde estamos metidos en modo acción acción y de repente, nos enfermamos, tenemos dolores o se nos resiente el cuerpo.

La actitud errada en estas situaciones es la de “a mi esto no me va parar, dos pastillas y seguimos”

El error esta en tratar al cuerpo como simplemente nuestro vehículo y casi en una categoría inferior respecto a nosotros mismos y nuestros planes de vida.

Yo aprendi a la dura a tener una relación diferente con mi cuerpo.

A no sólo tratarlo como igual sino a darle la prioridad que necesita.

Seamos crudos.

Si dañas la maquina el que pierdes eres tu, y si encima la revientas… pues ya sabes, sin cuerpo no hay vida extraordinaria ni nada de eso, se acabo la historia.

Vamos, que REALMENTE lo que mas te conviene, por encima de cualquier cosa, es que el cuerpo te dure, ¡y lo mejor posible!

Yo hice este nuevo pacto con mi cuerpo cuando me diagnosticaron cáncer y te invito a que tú también lo hagas.

Ponte a un lado de tu cuerpo y preguntale casi como a un hijo, definitivamente como tu compañero mas preciado.

  • ¿Qué necesitas?
  • ¿Qué puedo hacer por ti hoy?
  • ¿Qué me estas pidiendo?
  • ¿Dónde te estoy fallando o no te estoy dando el mejor apoyo?
  • ¿Qué puedo hacer yo por ti para tu puedas funcionar mejor?
  • ¿Cómo te ayudo?

 

Entonces, el cuerpo que es tan agradecido, sí será tu mejor vehículo y el mejor socio para que puedas alcanzar todos tus planes y metas.

Te invito a veas como honré a mi cuerpo y el nuevo pacto que hice con él antes de entrar a una batalla contra el cáncer y que ha sido el mejor pacto que he podido establecer desde entonces para mantenerme sana y al mismo tiempo imparable.

Rescato este escrito para ti porque es un tema igual de vigente entonces como ahora y siempre.

Un nuevo pacto con mi cuerpo

(escrito original en Marzo del 2015)

tu cuerpo paola schmitt

A una semana que comenzar mi primer tratamiento de quimioterapia este es el pacto que he hecho con mi cuerpo. Mi nueva alianza.

Y es que de repente estoy dejando de ver mi yo interno y externo como un todo y lo estoy viendo como dos entes a parte que van a todos lados juntos, esta nueva perspectiva me ha despertado una conciencia a otro nivel.

Así es como veo ahora a este cuerpito tropical que lleva 42 años siguiéndome el trote sin chistar y que en sólo en una semana lo han inyectado de los venenos más fuertes y medicamentos mas complejos.

Todo eso por ir en busca de una célula cancerosa que pueda haber quedado suelta por ahí estoy sometiendo a todas las demás a una carga sin igual.

 

Y aun así, cuando me preguntan como estoy contesto: “¡Súúúúper!” porque claro, con lo que esperaba estoy súper bien, aunque en verdad me siento como si me hubieran dejado caer un piano de cola encima desde un cuarto piso.

Mis encías sangran, mis intestinos se inflaman, me duele la espalda como si llevara una chaqueta de clavos, me faltan fuerza,  pero sigo andando. Mi piel se reseca y encima ¡me estoy llenando de granos! (a estas alturas de la vida… peor que una adolescente… lo que hay que aguantar…) pero aun así considero que estoy súúúúper y, no puedo dejar de darle las gracias a mi cuerpo.

Gracias a mi cuerpo por, contra todo pronostico, aguantar la quimioterapia como un campeón y combatir sus peores efectos secundarios sin dejar que lleguen a mí.

Gracias por jurar proteger mi ánimo a punta de mantenerse inquebrantable físicamente a pesar de la lucha que libra.

Gracias por decirme: Con esto ¡podemos! Estoy contigo ¡Yo te cubro! (Lo escribo y me están dando ganas de llorar)

Y es que eso de “poner el cuerpo” lo ha llevado parejo en esta vida.

paola schmitt tu cuerpo

Por diferentes razones he pasado por más de 8 operaciones y se ha dejado someter a cortes y cosidas regenerando tejidos, eludiendo infecciones y reponiéndose óptimamente, a pesar del poco descanso que le doy y lo mucho que le exijo.

Sólo en lo que va de año le han operado 2 veces, le han inyectado las venas de dosis galopantes de antibióticos, yodo y líquido radiactivo, además de la quimioterapia a la que se verá sometido por varios meses, y me ha mantenido funcional al punto que si no lo cuento ni se nota.

PERO, EN VERDAD…

¿QUIÉN PUEDE DECIR QUE TRATA A SU CUERPO LO MEJOR POSIBLE?

Miro y veo que en esta vida, al mío, le he hecho pasar hambre o excesos y lo cargo corto de sueño la mayor parte del tiempo.

Le doy menos agua del que requiere y más sol del que necesita.

Al menos lo alimento sano porque lo que es ocuparme por su desarrollo y tonificación muscular no es lo mío, pero bien le recrimino que se deje caer por la gravedad.

Le hablo como jamás dejaría que le hablaran a mis hijas ¡Pero que ojeras! ¡Bien podrías tener esa cola más parada! ¡Mete la panza! ¡Párate! ¿¡Estas llorando!? Dije que ¡Ahora!

Le exijo que se porte a la altura y le demando más, siempre más, y ahí está él. Que no se ha dejado tumbar por ninguna enfermedad (excluyendo este cancercito pero vamos, a cualquiera se le escapa un tiro ¿no?).

Ha aguantado THS de 47 sin reventarse, lo he tirado de paracaídas sin infartarse, lo he sometido a N atmosferas de presión por ir a ver peces al fondo del puñetero mar.

Lo he estrellado más de un par de veces con auto y todo y ha aguantado golpes y caídas sin romperse un hueso.

Y encima le recrimino todo el día que se está llenando de canas y arrugas.

Me ha dado dos hijas preciosas que gestó pasándolo bastante mal pero desarrollando dos preciosuras completamente sanas.

Recientes exámenes han demostrado que tengo tal desbalance de hongos y bacterias en los intestinos que mi sistema inmunológico trabaja como degenerado día y noche para que encima yo le diga a todo el mundo: es que mi sistema digestivo no funciona y es una mierda.

¿Cuántas veces no somos desagradecidos y autocríticos en exceso con nuestro cuerpo?

Hoy veo a mi cuerpo como mi compañero de duras batallas, el que realmente ha hecho frente por mí siempre. El que ha puesto su carne para el cañón y el que a pesar de mi trato me sigue diciendo: Con esto ¡Podemos! Yo estoy contigo.

Por eso este es el pacto que hago contigo desde hoy…

Voy a respetar tus tiempos de regeneración.

Voy a doblegar al comandante y parar por ti cuando lo necesites.

Voy a darte descanso por encima del llamado de cualquiera.

Vas a ser mi prioridad por encima de las urgencias.

Voy a darte ilusiones y apapuchos.

Voy a darte lo que necesitas, me guste a mí o no, le guste a otros o no.

Mi pacto contigo es un pacto de no agresión.

Voy a cuidarte y voy a honrarte por ésta y todas las batallas que luchas por mí.

Hoy yo te digo a ti:

“Descansa. Con esto ¡Podemos! Estoy contigo. ¡Yo te cubro!”

¡Compártelo para difundir que debemos ver nuestros cuerpos con una nueva perspectiva y hacer nuevos pactos de no agresión ! 

Sobre todo haz tu nuevo pacto con tu cuerpo y… ¿Qué puedes hacer desde hoy para apoyar mejor a tu cuerpo?

Un abrazo, p.-

PD. Si aún no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para estar más conectadas y enviarte mi escritos como este y otros que sólo comparto con quienes están registrados en Mi Tribu 🙂

Crea tu vida soñada ¡aprende a aclarar tus prioridades!

prioridades

He recibido tanto comentarios tan estupendos sobre la entrada de el poder de elegir tu tema del año que me doy cuenta de lo entusiasta que estamos de hacer un buen plan de metas. Pero, antes de entrar a caballo

¿Tienes claras tus prioridades?

Tener metas en el año nos ayuda a no andar a la deriva, así por donde nos lleve la corriente y que no nos agarre el próximo diciembre pensando que no tuvimos ningún logro sobresaliente ni avanzamos todo lo que habríamos podido.

¿No te parece frustrante cuando sientes que pasa un año detrás de otro y estás estancada en el mismo lugar?

A mí me ha pasado, he tenido años en donde me he sentido sin el control de mi vida, donde me he movido por inercia o al vaivén de las situaciones y donde definitivamente ni me levantaba con ilusión ni me acostaba orgullosa de la vida que estaba construyendo para mí.

Por eso es que he dedicado años de preparación y practica para tomar el dominio de mi vida y ayudar a otros a hacer lo mismo, porque el sentimiento de ser la creadora de tu vida, tener norte y dirección y estar tomando las acciones necesarias para seguir siempre evolucionando da un sentido de vida donde te sientes soberana. Es un lugar interno donde yo encontré una vida que amo y desde la cual puedo aportar. Por eso te digo…

Escribir metas no es el primer paso para generar los cambios que realmente quieres en tu vida, necesitas empezar por sólidas fundaciones y construir tu vida sobre tus prioridades.

Cada persona con la que trabajo esto y están dispuestas a definir sus prioridades me comparten como hacer este proceso les ha dado las herramientas para revisar las decisiones con impacto a largo plazo, revaluar su camino y ganar la confianza de tomar las decisiones correctas y crear las metas correctas.

Prioridades son las cosas que son tan importantes para ti que si te fueran arrebatadas por completo de tu vida te dejarían por el suelo.

Hay prioridades que puede que ya estés viviendo y manejando bien, así que crea tus metas sobre las áreas que quieres mejorar.

Para establecer tus prioridades primero debes crear una visión  de la vida que quieres y a continuación alinear tus prioridades para que tus metas y acciones te lleven a ella. Esta es una herramienta que aprendí y utilizo para mi misma y creo que igualmente puede serte de gran ayuda.

¿Cómo aclarar tus prioridades?

Te ayudará a hacer tu visión para sacar tus prioridades, trabajemos con las respuestas a estas preguntas

  • ¿Quién quieres ser?
  • ¿Qué quieres conseguir?
  • ¿Qué te hace feliz?
  • ¿Cuál crees es tu propósito en esta vida?
  • ¿De qué te sientes orgullosa?
  • ¿Por qué quieres ser recordado al final de tu vida?
  • ¿Qué es lo que quisieras que la gente sepa de lo que era más importante para ti?
  • Qué te hace sentir bien sobre ti misma?
  • ¿Qué áreas de tu vida son importantes para ti pero crees que debes estar pendiente de no descarriarte para darles su importancia?

De estas respuestas extrae tres prioridades que has identificado como las más importantes para ti.

Ahora, usa qué palabra te ayudará a identificarlas como una categoría, por ejemplo, “carrera”, “crecimiento personal”, “familia”, “salud”, “servicio a los demás”, “espiritualidad”, “relación de pareja” o las que veas que te salen que tienen un tema o categoría en común y, en congruencia con tu prioridad y tu tema del año

Ordena tus prioridades

  • Mi prioridad número uno es:________________
  • Mi segunda prioridad es: __________________
  • Mi tercera prioridad es: ____________________

 

Crea una declaración de compromiso con tu prioridad número uno:

“La razón por la que determinado esta área como la más importante para mi es:___________

Seré consecuente con mi primera prioridad haciendo lo mejor de mi misma en:___________

Las siguientes acciones serán consistentes con mi compromiso hacia mi mayor prioridad: __________________

Para honrar esta prioridad, limitaré lo siguiente:___________________

Para ser consecuente con esta prioridad necesito hacer los siguientes cambios: __________________________.”

Tu prioridad número uno puede ser mantener balance en tu vida, crecer tus ingresos para llevar el estilo de vida que quieres,  consolidar tu negocio y ser un referente en tu campo, trabajar en el legado que quieres dejar, mantenerte saludable.

¿En que se diferencia el prioridad del tema del año?

La prioridad es a largo plazo, te permite tomar decisiones hoy que repercutirán en tu vida a los largo de los próximos años. Invierte tu tiempo, recursos y energía en metas y objetivos que te apoyen en construir tu vida sobre lo que realmente te importa en la vida.

El tema del año es lo que te permite mantener el mejor enfoque este año para crecer en tu prioridad.

Dependiendo de tu prioridad las acciones que tomarás en las diferentes áreas de tu vida son muy diferentes.

Ahora, cuando revises tu lista de metas, tu primera pregunta para aclarar qué descartas, qué aplazas o a qué te metes de lleno debe ser:

¿Trabajar y conseguir esta meta es congruente con mi prioridad?

Y ¡BOOM! Manos a la obra.

Eres creadora de tu vida cuando las metas y las acciones que tomas están conectadas con lo que realmente es importante y está alineado contigo y tomas las acciones constantes necesarias.

Me encanta apoyar a mis clientes a definir sus prioridades y trabajar más profunda y detalladamente con los ejercicios de estrategias de metas congruentes, donde se aclaran sólidos planes de acción que llevan su vida a otro nivel, paso a paso, acción tras acción, constantes, imparables, vencedoras.

Y es que de esta manera tu brújula está siempre dentro de ti y no te sentirás perdida porque podrás regresar a ella una y otra vez para que te recuerde tu norte.

¡No te dejes para mañana! Ese proyecto y esos cambios que son importantes para ti merecen que les des la atención.

No dejes que se te vaya el tiempo, otro año más, sin enfilarte con lo que quieres para ti, sin aclarar tu norte de una vez por todas y ponerte manos a la obra en crear tu vida soñada.

Y si quieres ver como puedes crear y vivir una vida con dirección que ames todos los días, donde tomas acción contundente >> NO TE PIERDAS ESTO<<

Crea una vida extraordinaria, ¡no mereces menos!

Me encantará que me cuentes cómo te fue sacando tu prioridad número uno y qué sería lo primero que podrías a empezar a hacer desde hoy para vivir acorde a tu prioridad. Porque ya hablamos de esto en este post tan importante ¡LO QUE NO ESTA EN TU AGENDA NO EXISTE!

Un abrazo, p.-

PD. Si aun no eres parte de Mi Tribu Querida ¡me encataría que lo fueras! Solo tienes que subscribirte al blog para estar aun más conectadas y no te pierdas escritos y herramientas que puedes aplicar en tu vida

Descubre el poder de tener un tema del año

tema del año

Arrancamos el 2017 y, si no lo hemos hecho ya, vamos afilando el lápiz para crear la listita de las resoluciones, metas o propósitos de este año pero, hoy vengo a proponerte algo más intimo y más efectivo. Es el tema del año.

Esto va a darte mucha más congruencia y llevarte a donde realmente quieres llegar.

Encontrar tu tema del año será la técnica más reveladora y revolucionaría que puedas aplicar a tu vida en los próximos 12 meses que nos siguen y quiero compartir contigo como hacerlo y enseñarte como ha impactado esta técnica en mi vida desde que empecé a aplicarla hacer dos años.

Y es que yo he hecho de todo tipo de metas de año. Desde las cinco prioritarias hasta la super subdivisión y detallada por categoría dejando marcado un camino a seguir de lo más delineado.

Sin embargo, por ejemplo, el 2015 me recordó muy a su manera aquello de que “Uno propone y Dios dispone” y las metas y los planes pueden perder todo sentido en quince días, como me pasó a mí que para la mitad del mes de enero del 2015 me diágnosticaron cáncer de seno.

Fue el primer año en que, en vez de trazar una lista de metas por conseguir, decidí otorgarle al año… ¡un tema!

Sí, un tema para el año es el paraguas que va a cubrir tus pensamientos y acciones del año y va a ser tu norte aunque te cambien todas las rutas.

Es más profundo que marcarte objetivos.

Tiene menos que ver con las necesidades o los deseos de tu ego y más con la conexión con tu anhelo interior.

Tiene sus raices en tu deseo de emociones en el año y va a ser tu brújula en las decisiones que te aparezcan.

Va a darle sentido y coherencia a tus acciones durante todo el año.

En enero del año 2015 una conexión profunda con mi conciencia y mi intuición me vino a la mente que mi tema del año iba a ser: certeza.

Creo que externamente no tuve un año más incierto en mi vida.

Pasé por varias operaciones, quimioterapia, radioterapia, cambio de profesión, cierre de empresas, pérdida de seres queridos hasta un nuevo descubrimiento artístico en técnica y temática.

Nada de eso lo podría haber planeado.

Cualquiera de esas cosas me podría haber descolocado más allá de la cordura, pero siempre recordé mi paraguas del año: certeza.

Mi mayor certeza fue la convicción absoluta de que “Dios y el universo me sostienen”, y me enfrenté a cada novedad con una paz interior construída sobre esa certeza, más sólida que toda la incertidumbre a mi alrededor.

Porque cuando el caos me arrastraba yo recordaba ¿Cúal decidí que iba a ser mi tema este año? Sí la certeza es mi tema ¿qué me lleva a pensar? ¿cómo debo expresarme?  ¿qué me llama a hacer? Sobretodo ¿cómo se siente eso en mí?

En el 2016, después de un año en que había estado tan recluida en medio de tantos cambios y transformaciones internas y externas, en conexión con mi interior el tema del año que mi ser anhelaba y me pidió fue: Conexión.

Con el tema como bandera las metas y las acciones brotan por si solas.

En el 2016, hice un montón de cosas, di más de 12 charlas inspiracionales incluyendo congresos internacionales, escribí 6 artículos para la revista Punta y Coma, firmé con la Revista Ellas para dos escritos mensuales escribiendo otro tantos para ellos, lancé página de internet nueva, participé en tres 3 retiros para coaches, fui entrevista en 5 programas de televisión, comencé un espacio de coaching en radio, me llevó con cariño un artículo precioso que me hicieron en la revista Coup D’Etat y miles de cosas más que lo que tenían en común era, justamente, mi tema del año y hacer conexión.

Al igual que el 2015, no me cabía en mi cabeza haber planificado todo esto en enero, además de que haberlo planificado de entrada hubiera sido sobreacogedor, simplemente con estar clara con cual era mi tema fluí con las oportunidades que eran congruentes y ahora miro atrás y me asombro con que naturalidad pude hacer todo sin forzarlo y simplemente fluyendo con mi tema del año.

El tema del año que elijas es tu norte, es el imán que atraerá hacia ti las oportunidades alienadas y te permitirá tomar las decisiones congruentes.

Alineará tus pensamientos y tus acciones, le dará un filtro uniforme a tu vida más allá de tu cotidianidad.

Tu tema puede ser cosas como: agradecimiento, priorizar, solidificar relaciones -familiares o personales-, conexión interna, empatía, aventura, congruencia, positivismo, curiosidad, diversión, descubrimiento, cuidado propio, reto, abundancia, productividad, paz interior, acciones contundentes, expansión, experimentación… En fin…

No hay un tema correcto o incorrecto, bueno o mejor que otro, hay tantos temas como anhelos intimos en cada quien.

El tema que te llama a ti puede no tener sentido para nadie más o puede ser un deseo colectivo, lo importante es como conectas tú con él. Y…

¿Cómo encontrar el tuyo?

Apartate por un momento de la voragine del mundo, reconecta en el silencio contigo mismo y con el deseo que tengas dentro de ti para este año.

  • ¿Desde que ángulo quieres experimentar el mundo este año?
  • ¿Qué sientes que te pide tu ser?
  • De las metas que tienes en mente ¿Qué tienen en común?
  • ¿Qué te mueve y te motiva de adentro hacia afuera en este momento? Así que te den ganas de levantarte de la silla para crear planes sobre él ya y tomar las acciones.
  • ¿Qué tema sientes que tiene más sentido para ti como paraguas para las decisiones de este año siendo tu norte durante el 2017?

Ahora viene una parte muy importante que es como personificarte con tu tema y volverte contundente e imparable este año. Si tu tema del año es: _________

  • ¿En quién tienes que convertirte para manejarte bajo esa bandera?
  • ¿Qué requieres que hagas?
  • ¿Qué requiere que pienses de ti misma?
  • ¿Qué requiere que pienses de los demás y del mundo en general?
  • ¿Qué hábitos y conductas debes incluir en tu vida que te lleven a acorde a tu tema?
  • ¿A qué tienes que renunciar que no te aportará con tu tema?

Creéme:

¡Ya tienes una de las fórmulas más poderosas para arrancar tu año y convertir al 2017 en tu año¡

Dime, ¿Cúal será tu tema este año?

De veras que me encantará que me lo compartas y si tienes alguna duda más de como sacar el tuyo con gusto te daré más guía

¡Que empiece el año que vamos con todas!

fuegos artificiales

Un abrazo, p,-

(foto de retrato por Georges Don de Stile de Vita para la revista Coup D’Etat #3)

PD. Si aun no eres parte de mi Tribu Querida te invito a te subscribas al blog porque este año traigo muchas cosas excelentes que sólo comparto por email

Cómo conseguir lo que quieres

como conseguir lo que quieres

Comenzaré diciéndote lo ineludible…

“El que no sabe para dónde va nunca a llega a ningún lado”.

Y puede ser que tengas claro qué quieres y cómo conseguir lo que quieres por tus medios pero,

¿qué ocurre cuando para conseguir lo que queremos necesitamos de otros?

Los cambios que estás buscando pueden darse en diferentes áreas de tu vida, tanto en lo profesional como en lo personal y, muchas veces, vas a necesitar colaboración de otras personas. Esto puede incluir desde tu pareja, tu jefe, tus compañeros, empleados o clientes.

Voy a contarte de las tres maneras en que solemos exponer y transar por lo que queremos y las razones por las cuales muchas veces no funcionan y no terminan de convencer a ambas partes

Además, voy a exponerte una manera de plantear lo que quieres y necesitas en el momento de la manera en que esta vez sí, ambas partes se sientan ganadoras y realmente conectadas y realizadas con lo que intercambiaron.

Entre las diferentes opciones que pensamos cuando tenemos en mente lo que queremos, está el…

Pedirlo o sugerirlo tan pronto nosotros lo tenemos claro.

Muchas veces, con justa razón, nos llenamos de ansiedad porque tenemos la sensación de que nos van a decir que no, y vaya, soltarlo así a rajatabla es muy probable que nos lleve al no de la otra persona si vas a sacarla de su zona de confort y sus esquemas rutinarios.

Para jugar a lo seguro esta la opción de…

Imponerlo, “así son las cosas ahora”,

Sí la persona lo acepta, entre otras porque no les estás dando opción, es probable que tarde o temprano empezarás a notar que crece un nivel de resentimiento hacia tu propuesta, e inclusive hacia ti.

Los más astutos saben…

Cómo manipular a otros para que terminen haciendo lo que ellos quieren.

La definición de manipulación nos dice que es “Influir voluntariamente sobre alguien para conseguir indirectamente un fin determinado”

Vamos, que la otra persona acceda a lo que tú quieres sin que se note que es justamente lo que tú querías. Seguro que has estado antes en una posición parecida y sabes que cuando una persona se da cuenta que ha sido manipulada pierdes su confianza y la credibilidad.

Por eso se puso tan de moda

Las relaciones ganar-ganar, 50%-50%.

Esto se vuelve un intercambio de favores que pareciera que funciona muy bien si no es porque hay veces que en el fondo cada quien busca recibir y dar en la medida justa que la balanza no se incline hacia ninguno de los dos lados.

Es una negociación continua donde tu energía muchas veces está enfocada en que estás dispuesto a ceder para ganar algo más y miras de reojo que el otro, de paso, también esté ganando y cediendo en el camino. Porque el 50% nunca fue una ganancia completa para nadie.

Lo que voy a proponerte requiere espíritu de entrega al servicio de la otra persona.

Voy a sugerirte un plan basado en la ganancia del 100% para ambas partes.

Esto no se vuelve una transacción sino una relación en la que ambos lados se sienten ganadores, felices y certeros de que están tomando la decisión que más aporta a todos.

Sí estás buscando una solución o proceso consensuado esta es una invitación a que dejes tu energía y tu enfoque en ti mismo y pienses primero que todo en que puede beneficiar a la otra persona lo que tú buscas.

No hablo del 50%, hablo de hasta el 400%.

Yo creo en dar, dar y dar.

Cuando trabajo con personas que tienen que presentar una oferta o solicitar algo de alguien camino a su visión siempre les digo “detállame cinco o más beneficios concretos y estupendos que esto representa para la otra persona”.

Beneficios. Beneficios. Beneficios. Para el otro.

No es dar algo en la misma medida que recibes, es dar todo lo posible.

Hay veces que la otra persona no ve los beneficios hasta que tú, que eres el interesado y que por ende debes pensar en ellos, se los detalles.

Estos beneficios no debes pensarlos según lo que tú creas genial sino sobre que lo que la otra persona necesita o le será de valor desde su lugar y, desde allí, todo lo que le sirve y le aporta.

Si consigues detallar al menos cerca de cinco beneficios realmente buenos para ellos antes de que tú pidas para ti, de verdad es muy difícil que vayas a recibir un no.

No es buscar cinco cosas que ganen para llenar una fórmula, ésta es una cifra que busca estirarte a ti en pensar más y todavía más en lo que puedes dar. Es buscar beneficios pensando como la otra persona y que su ganancia sea del 100% para arriba.

Lo primero que ganarás tú será una confianza y certeza de que lo que buscas no es algo egoísta o en proporciones sólo propias sino que estás ofreciendo algo realmente bueno para el otro también, y eso ya cambia toda la energía de la conversación.

Después, como te dije, es mucho menos probable que te den una negativa si la otra persona ve los beneficios relacionados directamente con ella y pensados con genuina intención entregarle valor y no con una búsqueda de manipular.

Hay gente que cree que saber manipular es de listos. Sin embargo yo creo que saber ponerte en los pies de otro y dar todo lo que puedas por delante antes de pedir, eso sí es de personas brillantes.

Cuando piensas en dar antes de en recibir la vida te sorprende con mucho más de lo que querías.

Creas tu propia vida extraordinaria cuando piensas como aportar en crear para los otros su vida extraordinaria.

Esto es algo en lo que creo fielmente y este articulo me lo publicaron en la Revista Ellas el viernes 25 de noviembre, te lo traigo aquí al blog por si te lo perdiste en La Prensa la semana pasada.

Si todos estuviéramos pensando en dar antes que en recibir, en el otro en vez de en nosotros primero, recibiríamos lo que queremos y además viviríamos en un mundo mejor.

Te invito a que uses este método: piensa siempre en cinco beneficios (mínimo, mínimo, mínimo TRES) que tu idea representa para el otro y consigue lo que quieres, sin manipular.

(Aprovecho a dar las gracias a Fernando Bocanegra por esta foto del encabezado tomada para la revista Blank 2003)

Y tú, ¿Qué opinas de este método? Déjame tus comentarios aquí abajo que los contesto toditos!

Un abrazo, p.-

PD. Si aun no eres parte de Mi Tribu Querida encantaría que lo fueras subscribiéndote  al blog para estar en contacto y compartir contigo mucho más.

¿Qué es coaching?

qué es coaching

Te preguntas… ¿Qué es coaching? ¿Cómo te apoya un coach? ¿Qué puedes esperar de un proceso de coaching? ¿Qué se espera de ti como coachee?

Me has oído hablarte del coaching muchas veces, la profesión a la que me dedico con pasión y a través de la cual apoyo a personas estupendas y dinámicas a definir su visión y su norte, domar sus miedos y crear sólidos planes de acción que les entusiasmen y les lleven a vivir la vida que quieren para ellas.

Por aquello de que creo fielmente en que todos merecemos una vida en que nos levantemos con ilusión y nos acostemos orgullosos de la vida que estamos construyendo para nosotros.

Y, claro, a veces uno lo que necesita es un empujoncito y alguien que le de la mano en el camino.

Aun así puede ser que tengas dudas de qué es coaching exactamente y que puede hacer por ti. Pues bien, aquí podrás ver todo lo que quieres saber sobre qué es coaching, sus especializaciones y sus modalidades.

Hace una semana fui invitada al Programa de Televisión Debate Abierto a hablar sobre el coaching como herramienta de liderazgo.

Entrevistados por Atonegenes Rodriguez, junto a dos coaches más en diferentes áreas, expusimos ampliamente sobre lo qué es coaching, cómo apoya este proceso y cómo puedes transformar tu vida cuando incluyes el trabajo con un coach en tu vida.

El coaching es aplicable a muchas áreas y cada coach tiene su estilo y su metodología, por ejemplo, yo me enfoco en programas personales para acompañarte a tomar las riendas de tu vida y sentir que fluyes con ella con certeza de que estás dando los pasos adecuados hacia tu visión.

Ahora, quiero compartirte el acceso al programa Debate Abierto porque encontrarás en un solo lugar para despejar cualquier duda y también puedas compartirlo.

Si aun tienes alguna pregunta o quieras que hable más del tema ¡sólo escribeme!

Un abrazo, p.-

AQUI: DEBATE ABIERTO – COACHING COMO HERRAMIENTA DE LIDERAZGO

qué es coaching

P.D.  Si aun no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog para compartir más escritos contigo y novedades que solo comparto vía email. Te invito también a que formes aquí parte de la Comunidad de Facebook donde escribo asiduamente