¿Quién está inspirando a tus hijos? ¿Y a ti?

inspiración

¿Sabes que tu éxito en la vida está determinado por los modelos de inspiración que sigues?

¿Quién está inspirando a tus hijos? ¿Quién te inspira a ti?

El resultado de tu vida puede depender de ello y por eso es tan importante ver de quién te rodeas y buscar quienes te inspiren a ser mejor, probar cosas nuevas, elevar tus estándares.

Tener a alguien a quién admirar y quieras seguir su camino para encontrar el tuyo propio.

Voy a darte aquí unas pautas para elegir tu modelo a seguir que te lleve a superarte y llevar tu vida a un próximo nivel pero primero te cuento como se conecta esto con mis hijas y con @segunmajo.

Seguir Leyendo

Cómo enamorarte hoy de tu puesto de trabajo

enamorate de tu puesto de trabajo

Entramos en mayo y eso del día y el mes del trabajo me lleva a darle vueltas a esto sobre nuestra vida laboral y por qué es tan importante ponerle ilusión y motivación, y claro, cómo hacerlo cuando hay veces que se nos hace difícil poder decir que amamos nuestro trabajo.

¿Sabes? En promedio general pasamos de unas ocho hasta diez horas en nuestros puestos de trabajo.

Eso es una tercera parte de nuestro día, la mitad de nuestro tiempo despiertos y, definitivamente, nuestras horas más productivas.

De las demás horas que quedan en el día debes restar las que pasas cocinando y comiendo, en el tráfico, correteando hijos, haciendo mandados y pegados a la televisión. Como ves, con esas horas tan preciosas dedicadas a trabajar…

si quieres amar tu vida… ¡Tienes que enamorarte de tu puesto de trabajo!

Sin lugar a dudas voy a decirte que tienes que buscar el trabajo en el que sientas que fluyes en tu elemento.  Ya viste las horas y la parte de tu vida tan importante que estás dedicándole. Siempre es un buen momento para evaluar si donde estás ahora, y como lo estás haciendo, sientes que creces, desarrollas tus talentos y te compensa, bien sea por la remuneración, lo que estás aprendiendo, tus compañeros de trabajo o mejor aun, por todo lo anterior junto.

Yo pasé muchos años de mi vida en un trabajo que no me satisfacía y caí mil veces en quejarme y enfocarme en todo lo que no me gustaba y sentirme como con un elefante sentado encima.

Me sentía desconectada de mis talentos y de mi propósito. Infravalorada en muchos aspectos y sintiendo que mi trabajo era un callejón sin salida donde iba constantemente a encontrarme frente a la misma pared, por eso quiero compartirte algo que para mi hizo una gran diferencia.

Requirió de buscar para qué soy buena, que me apasiona, cuales son mis dones y mis valores y mis necesidades y así poder ver que se estaba aplicando a mi trabajo, qué no y cómo podía darle esta vuelta que di.

Por esto es tan importante parar y evaluar para conocerte bien, para que puedas alienar tus talentos y habilidades y aprender siempre desde el puesto en que estés y sentirte fluyendo en tu crecimiento.

Y ojo, que fluir no es que todo sea fácil, es que aun cuando sea duro, tengas fracasos o estés cansada al final del día, te sientas satisfecha de tu dirección.

O vas a la caza de un puesto o una compañía donde sientas que vas a vivir esas experiencias o, tomas el control y la responsabilidad de tu felicidad y tu poder de creación y ves como puedes traer tus talentos a tu puesto actual, para que crezcas tú y además le des un brillo y un toque único a tu posición.

Cualquiera de las opciones son validas, cambiar, reinventar o meterle cariño y motivación a tu puesto aunque en este momento no lo consideres el ideal, lo importante es que le busques y le metas el encanto a tu vida laboral.

Trabajar es un medio, es un medio para desarrollarte o para permitirte ciertas cosas, y si lo ves como el medio que elegiste en este momento pasarás de un sentimiento que puede ser opresor como “tengo que ir a trabajar” a verlo como “si este es mi medio en este momento ¿cómo lo hago más interesante para mí?”

Es importante salir del concepto del callejón sin salida y enfocarse en la autopista.

No vas a enamorarte de tu vida laboral si vas con la imagen de que cada vez que entras a tu puesto de trabajo te sientes más atascado que entrando a un callejón sin salida. He estado ahí así que te lo digo conociendo la sensación.

Pero siempre es el tiempo ideal para darle la vuelta a la tuerca y tomar el rol de creador de una vida satisfactoria para ti.

¿Cómo lo hice y puedes hacerlo?

Cuando vayas a tu trabajo considéralo como una autopista.

El camino de la vida es largo, mucho más largo que el hoy y el ahora. Aprovecha a aprender no sólo las habilidades que pones en práctica en tu puesto sino las lecciones de vida que se te están presentado.

Siempre se puede crecer con las experiencias diarias, para eso tienes que estar receptivo, y esa es una decisión y una actitud que dependen sólo de ti.

Tu puesto de trabajo, que ahora puede parecerte algo tan grande y trascendental, lo más probable es que termine siendo sólo una anécdota de un período de tu vida, puedes soltar este trabajo pero llévate contigo siempre la lección.

Para eso debes ver a tu alrededor objetivamente qué está pasando, ¿es la falta de estructura o la rigidez? ¿es la cultura de compañía o sus valores? ¿es la dinámica entre compañeros o jefes? ¿es el tipo de clientes? ¿los procesos? ¿la visión o falta de ella?

Evalúa qué es lo que te choca o te atrae por debajo de las situaciones o los personajes del momento, porque ahí esta la lección que aprender para replicarla o evitarla. Así que ama y agradece donde estás hoy por lo que estás aprendiendo de ti y de lo que quieres más y menos en tu vida.

Estáte abierto a qué puedes aprender en este momento que te capacite para otros trabajos o para evolucionar como persona y cómo puedes tú ponerle un toque personal a lo que haces a diario.

Te invito a que te preguntes cada mañana “¿Qué lecciones me está dando mi trabajo y qué estoy aprendiendo ahora que me servirá en el presente y en el  futuro para mí vida y mi trabajo?”

Verás que esto no siempre significa cambiar de trabajo o tirarlo todo por la borda, muchas veces es sólo estructurarlo de la manera que llene tus necesidades y cambiar lo que no te funciona. Y esto cambia completamente como percibes tu puesto de trabajo.

El gran cambio esta en cambiar tu mentalidad, en este caso del callejón sin salida a la autopista porque…

En lo que te enfocas crece.

Lo que piensas te genera sensaciones.

Según como te sientes, percibes tu realidad.

Según crees que es tu realidad tomas decisiones y actúas.

Tu vida y tu futuro es el resultado de las decisiones y acciones que tomas.

Si quieres un futuro diferente cambia en lo que te enfocas.

No contraigas tu energía como frente a un callejón sin salida en donde solo atinas a quejarte sin tomar acciones que generen un cambio sino expándela como frente a una larga autopista llena de aprendizaje y próximas oportunidades donde cada puesto de trabajo te hace saber más de ti y te prepara para ser mejor mientras fluyes.

Ese es el gran paso para enamorarte de puesto de trabajo y ¡tu momento es ahora!

Me encantará saber ¿Cúal ha sido la mayor lección que has aprendido en un trabajo que te haya gustado o no, pasado o actual, que va a servirte el resto de tu vida?

Recuerda que leo todos tus comentarios y los contesto toditos!!

Un abrazo, p.-

PD: Sí aun no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras, ademas de recibir gratis mi guía practica “7 Pasos para enamorarte de tu vida” compartiré contigo escritos, regalos y promociones que sólo comparto con mi lista, puedes formar parte de ella y recibir la guía sólo apuntando en el recuadro de aquí abajo ¡Bienvenida!

Día internacional del coach ¡Mi Día!

dia internacional del coach

Ayer fue el día internacional del coach, el 6 de abril, así que ¡También es mi día!

Quiero contarte como el coaching transformó mi vida.

Llegué a esta profesión después de haber recorrido miles de caminos.

Toda mi vida he trabajado, iniciando desde adolescente como modelo y azafata con la agencia Physical Modelos, pasando por importantes empresas de comercialización, tengo licenciatura y maestría en administración de empresas, fui profesora de universidad, he tenido un restaurante y una galeria de arte, como pintora he expuesto local e internacionalmente incluyendo ciudades como Nueva York o Buenos Aires, he publicado dos libros, escribo este blog con mis experiencias de vida desde hace 12 años, he creado festivales multiculturales y proyectos de arte publico, abri un cafe-librería sobre el mar en la paradisiaca isla de Bocas del Toro.

Personalmente, enfrenté un casi cáncer de tiroides y luché contra un verdadero cancer de seno. Me casé, tengo dos hijas que son mi luz y ya estoy de salida de un divorcio ¡Vamos! Que ni yo recuerdo que tanto.

Unos proyectos y facetas amé mas que otros pero, vivirlos todos me llevó a realizar que no por estar constantemente creando, haciendo y conquistado estaba sintiendo mi vida genuinamente mas realizada.

Y en el camino, hace unos años, descubrí el coaching.

Descubrí una carrera que ha sido mi mayor regalo.

Gracias a ella hice un camino y un trabajo interno transformador, después de la maestría de vida que llevaba en el hacer y en el lograr aprendí a llevar todo eso acabo desde la conexión interna de mi ser.

Cuando encontré el coaching, y cuando mas me especializo y me formo en él, mas me siento que llegado a mi casa, a mi hogar.

Sumar toda mi historia y experiencias de vida con el conocimiento y la conciencia interna que ahora tengo para alinearme y apoyar a otros a igualmente alinear lo que uno hace con quien uno realmente es y en quien quiere convertirse, viviendo la vida que uno quiere para uno mismo, que es única para quien y que nace de dentro de ti primero, es hoy mi trabajo, y sobretodo mi propósito.

Servir en transformar vidas, en apoyar a tantas personas a aclarar su norte y su visión y acompañarlas a que creen planes para su vida, los implemente y tomen las acciones que les permiten sobrepasar sus miedos y limitaciones, es lo que mas amo y la profesión en la que elijo vivir y crecer siempre.

Trabajar en esto a través de mis charlas, talleres y trabajo personalizado de sesiones privadas, para mí, es fluir en mi elemento.

Sé que estoy un día tarde pero igual…

¡Feliz día internacional del coach a quienes han sido mis coaches y a mis colegas!

A mis clientes que me permiten vivir de mi pasión: GRACIAS

Y a ti que eres parte de mi tribu y me acompañas a través de mis escritos y tus comentarios, te veo, te siento y agradezco que estemos juntos en este camino llamado vida.

Un gran abrazo, p.-

PD. Sí aun no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras para compartir contigo escritos y detalles que solo tengo con quienes están en ella. Te invito a formes parte subscribiendote al blog en el recuadro de aquí abajo y además estarás recibiendo gratis mi guía “7 Pasos para enamorarte de tu vida”. ¡Te espero!

¿Lista para aclarar tus prioridades? Aprende y despega

prioridades

¿Tienes claras tus prioridades? Porque si no las tienes claras puedes crear metas que suenen fantásticas pero no te harán feliz aun cuando las logres.

He recibido tantos comentarios tan estupendos sobre la entrada de los pasos para elegir tu tema del año que me doy cuenta de lo entusiastas que estamos de hacer un buen plan de metas y objetivos para sacarle el mejor provecho al 2018.

Seguir Leyendo

Los pasos para descubrir tu tema de este año

tema del año

Arrancamos el 2018 y, si no lo hemos hecho ya, vamos afilando el lápiz para crear la listita de las resoluciones, metas o propósitos de este año pero, hoy vengo a proponerte algo más intimo y más efectivo. Es el tema del año.

Esto va a darte mucha más congruencia y llevarte a donde realmente quieres llegar.

Encontrar tu tema del año será la técnica más reveladora y revolucionaría que puedas aplicar a tu vida en los próximos 12 meses que nos siguen y quiero compartir contigo como hacerlo y enseñarte como ha impactado esta técnica en mi vida desde que empecé a aplicarla hacer tres años.

Y es que yo he hecho de todo tipo de metas de año. Desde las cinco prioritarias hasta la super subdivisión y detallada por categoría dejando marcado un camino a seguir de lo más delineado.

Sin embargo, por ejemplo, el 2015 me recordó muy a su manera aquello de que “Uno propone y Dios dispone” y las metas y los planes pueden perder todo sentido en quince días, como me pasó a mí que para la mitad del mes de enero del 2015 me diágnosticaron cáncer de seno.

Fue el primer año en que, en vez de trazar una lista de metas por conseguir, decidí otorgarle al año… ¡un tema!

Sí, un tema para el año es el paraguas que va a cubrir tus pensamientos y acciones del año y va a ser tu norte aunque te cambien todas las rutas.

Es más profundo que marcarte objetivos.

Tiene menos que ver con las necesidades o los deseos de tu ego y más con la conexión con tu anhelo interior.

Tiene sus raices en tu deseo de emociones en el año y va a ser tu brújula en las decisiones que te aparezcan.

Va a darle sentido y coherencia a tus acciones durante todo el año.

En enero del año 2015 una conexión profunda con mi conciencia y mi intuición me vino a la mente que mi tema del año iba a ser: certeza.

Creo que externamente no tuve un año más incierto en mi vida.

Pasé por varias operaciones, quimioterapia, radioterapia, cambio de profesión, cierre de empresas, pérdida de seres queridos hasta un nuevo descubrimiento artístico en técnica y temática.

Nada de eso lo podría haber planeado.

Cualquiera de esas cosas me podría haber descolocado más allá de la cordura, pero siempre recordé mi paraguas del año: certeza.

Mi mayor certeza fue la convicción absoluta de que “Dios y el universo me sostienen”, y me enfrenté a cada novedad con una paz interior construída sobre esa certeza, más sólida que toda la incertidumbre a mi alrededor.

Porque cuando el caos me arrastraba yo recordaba ¿Cúal decidí que iba a ser mi tema este año? Sí la certeza es mi tema ¿qué me lleva a pensar? ¿cómo debo expresarme? ¿qué me llama a hacer? Sobretodo ¿cómo se siente eso en mí?

En el 2016, después de un año en que había estado tan recluida en medio de tantos cambios y transformaciones internas y externas, en conexión con mi interior el tema del año que mi ser anhelaba y me pidió fue: Conexión.

Con el tema como bandera las metas y las acciones brotan por si solas.

En el 2016, hice un montón de cosas, di más de 12 charlas inspiracionales incluyendo congresos internacionales, escribí 6 artículos para la revista Punta y Coma, firmé con la Revista Ellas para dos escritos mensuales escribiendo otro tantos para ellos, lancé página de internet nueva, participé en tres 3 retiros para coaches, fui entrevista en 5 programas de televisión, comencé un espacio de coaching en radio, me llevó con cariño un artículo precioso que me hicieron en la revista Coup D’Etat y miles de cosas más que lo que tenían en común era, justamente, mi tema del año y hacer conexión.

Al igual que el 2015, no me cabía en mi cabeza haber planificado todo esto en enero, además de que haberlo planificado de entrada hubiera sido sobreacogedor, simplemente con estar clara con cual era mi tema fluí con las oportunidades que eran congruentes y ahora miro atrás y me asombro con que naturalidad pude hacer todo sin forzarlo y simplemente fluyendo con mi tema del año.

El año pasado, en enero del 2017, mi tema fue gratitud, fue un año donde agradezco que hice grandes proyectos y alianzas de trabajo con personas estupendas, y también un año donde me llevé uno de los más grandes y desgarradores desencantos de mi vida, de esos que son como un puñete inesperado en la boca del estomago, de esos que pasas de la incredulidad, al dolor, a la rabia y luego quedas sólo llena de un inmenso vacío.

Son en los momentos así que te das cuenta del poder de tener un tema del año.

Porque si mi tema era gratitud me aferré a él como una mantra y me enfoqué en que había que agradecer ver las cosas como realmente son, saber dónde está una parada y agradecer que todo son oportunidades para crecer y reconstruir, por eso este año me enfocaré en mi tema que es RENACIMIENTO.

Porque soy el Fenix y me levantaré una vez más de mis cenizas con mis alas más fuertes.

El tema del año que elijas es tu norte, es el imán que atraerá hacia ti las oportunidades alienadas y te permitirá tomar las decisiones congruentes.

Alineará tus pensamientos y tus acciones, le dará un filtro uniforme a tu vida más allá de tu cotidianidad.

Tu tema puede ser cosas como: agradecimiento, priorizar, solidificar relaciones -familiares o personales-, conexión interna, empatía, aventura, congruencia, positivismo, curiosidad, diversión, descubrimiento, cuidado propio, reto, abundancia, productividad, paz interior, acciones contundentes, expansión, experimentación, responsabilidad… En fin…

No hay un tema correcto o incorrecto, bueno o mejor que otro, hay tantos temas como anhelos intimos en cada quien.

El tema que te llama a ti puede no tener sentido para nadie más o puede ser un deseo colectivo, lo importante es como conectas tú con él. Y…

¿Cómo encontrar el tuyo?

Apartate por un momento de la voragine del mundo, reconecta en el silencio contigo mismo y con el deseo que tengas dentro de ti para este año.

  • ¿Desde que ángulo quieres experimentar el mundo este año?
  • ¿Qué sientes que te pide tu ser?
  • De las metas que tienes en mente ¿Qué tienen en común?
  • ¿Qué te mueve y te motiva de adentro hacia afuera en este momento? Así que te den ganas de levantarte de la silla para crear planes sobre él ya y tomar las acciones.
  • ¿Qué tema sientes que tiene más sentido para ti como paraguas para las decisiones de este año siendo tu norte durante el 2017?

Ahora viene una parte importante que es como personificarte con tu tema y volverte contundente e imparable este año.

Si tu tema del año es:_____________________.

  • ¿En quién tienes que convertirte para manejarte bajo esa bandera?
  • ¿Qué requieres que hagas?
  • ¿Qué requiere que pienses de ti misma?
  • ¿Qué requiere que pienses de los demás y del mundo en general?
  • ¿Qué hábitos y conductas debes incluir en tu vida que te lleven a acorde a tu tema?
  • ¿A qué tienes que renunciar que no te aportará con tu tema?

Creéme:

¡Ya tienes una de las fórmulas más poderosas para arrancar tu año y convertir al 2018 en tu año!

Dime,

¿Cúal será tu tema este año?

De veras que me encantará que me lo compartas y si tienes alguna duda más de como sacar el tuyo con gusto te daré más guía

¡Que empiece el año que vamos con todas!

Un abrazo, p.-

PD. Si aun no eres parte de mi tribu querida me encantaría que lo fueras para compartir contigo más escritos, notas y regalos que solo comparto con las personas en la lista vía email.

 

Así se despide un año

despedir el año

El 2017 está a punto de salir por la puerta trasera y nos relamemos con el 2018 y las ganas de hacerlo nuestro año y, con este ejercicio, podrás despedir el año con los mejores cimientos para el que viene

¿Estás lista para agarrar el toro por los cuernos, hacer este ejercicio revelador y tener un 2018 que te lleve directo a tu próximo nivel?

Porque tu momento es ahora.

¿Sabes? Este año ha sido extraño para mí. Sin las explosiones ruidosas del 2015 ha sido también un año donde se han movido los cimientos desde las entrañas. Lo bueno, lo malo y lo feo han cabido en este 2017 y me queda la certeza absoluta de que uno propone y Dios dispone.

Cuando El dispone, coloca las cosas en su sitio y, aunque para ello tenga que arrancarte unas, siempre es para abrir espacio para otras.

Con gozo hago recuento de lo bueno de haber lazado proyectos nuevos que han sido exitosos y he disfrutado un montón, como el lanzamiento de mi primer curso on-line, talleres de coaching grupal, charlas en nuevos lugares y he llegado a nuevas personas y públicos. He tenido muchos clientes que han hecho de mi profesión un disfrute y participado en varias alianzas con otras personas que al igual que yo, hemos hecho del crecimiento personal nuestra bandera.

Pero también ha sido un año de temblores subterráneos que han hecho que en la superficie sobretodo se caigan muchas máscaras.

Creo que este año me ha traído una gran depuración de mi tribu, mirar a muchas personas a mi alrededor y con asombro verlas de verdad, concluir que el que no te suma que no te reste, ¡y si te resta ya ni te cuento! y al mismo tiempo darme conocer nuevas personas, o acercarme a algunas que ya conocía y recibir que son seres de luz y apoyo.

Sí, creo que para mí este ha sido un año de calibrar relaciones interpersonales. Hm, lo descubro mientas lo escribo.

Ahora, con miras al este próximo año, si eres algo como yo, exigente contigo misma y entusiasta de ponerte nuevos retos y crecer, ya estás levantando la barra y preparándote para alcanzar nuevos logros y dejar viejas pieles.

Puede que estés puliendo tus proyectos y viendo los requisitos necesarios para asegurar que los cumplas. Ya sabes, más definición por aquí, mejor cálculos por allá, estructuración de tiempo, recursos, retos y beneficios, vamos, que te pican las manos por estrenar agenda.

Aunque es fantástico que le tengamos tantas ganas a este año nuevo, que estemos preparando sueños y planes que arrancan en enero, hoy vengo a compartirte la mejor manera de evaluar este año que está terminando y, antes de que desaparezca, dedícale un tiempo, así como quien diría una salida para un café con un amigo.

Despídelo con el cariño y respeto que le dedicarías a alguien que te ayudo a crecer.

Porque, aun cuando sus métodos no siempre hayan sido los que hubieras elegido, las lecciones que tienes hoy te hacen más fuerte y más sabia de lo que eras un año atrás.

Estoy segura que das para mucho más, pero cuando tenemos los ojos constantemente en el horizonte perdemos de vista el camino que hemos recorrido, lo que es sumamente importante para mantener la dirección en el futuro.

Así que te invito a que reflexiones sobre tus logros y retos de este año 2017, que apartes un tiempo a solas con él y lo evalúes.

Tú, entonces, en diciembre el 2016

Yo suelo cerrar los ojos y visualizarme un año atrás, a finales de diciembre del año anterior, si haces lo mismo, ¿Qué contestarías a estas preguntas? Si lo reflexionas por escrito se vuelve todavía una experiencia más poderosa

  • ¿Qué era lo más presente para ti en diciembre del 2016?
  • ¿Cuáles eran tus metas y sueños para el año que venía?
  • ¿Qué retos enfrentabas entonces?
  • ¿Qué miedos?
  • ¿Cómo estaban tus proyectos, tu familia, tus amigos, tu salud?
  • ¿Qué se veía tan grande entonces que ahora se ve tan pequeño?
    En estos doce meses muchas cosas ocurrieron en tu vida, algunas planeadas, otras algo probables y también las que fueron totales sorpresas, y en todas estuviste tú.

Hoy estás aquí, con un montón de conocimiento nuevo sobre ti misma producto de aciertos y errores en este tiempo. Reconócetelo. Te lo mereces.

Tú, ahora, en diciembre del 2017

Tus Logros

Mirando hoy hacia atrás, si recorres de nuevo la historia recuerdas lo que hiciste

  • ¿De qué es lo que estás más orgullosa este año?
  • ¿Cuál fue tu mayor logro o superación?
  • ¿Qué requirió de ti?
  • ¿Cuál sería el logro de este año por el que te pondrías una medallita que dijera “lo hice”?
  • ¿Qué viviste que te da una gran satisfacción?
    Date a ti misma una palmada en la espalda y sonríete, lo hiciste bien.

Tus Retos

Seguramente el 2017 también te trajo bajo el brazo sus retos. Batallas que libraste, miedos a los que te enfrentaste, situaciones que te desafiaron e imprevistos o personas que te descolocaron.

Este es un buen momento para, antes de cambiar de agenda, evaluar qué no salió como queríamos, cuando no nos manejamos de la mejor manera y qué no volverías a hacer.

Ten en cuenta que uno crece tanto o más con sus errores que con sus aciertos, así que nada es un error totalmente sino más bien un aprendizaje en una forma más dura.

Tus lecciones

Si sacáramos las lecciones de esos momentos, gracias a esas experiencias

  • ¿Qué aprendiste a la dura que va a servirte en un futuro?
  • ¿Qué harás diferente y que te quedó claro hacer, o no hacer, la próxima vez?
  • Si tuvieras que extraer la lección más importante que sacaste de un reto o desacierto del 2016 y llevártela aprendida ¿Cuál sería?
    Lo más importante del año

Mirando para atrás,

¿Sobre que dirías que fue tu año 2017?

Ejemplos. Conexión, aprendizaje, coraje, balance, introspección, lanzamiento, organización, familia…

Y la última pregunta y tal vez la más importante:

¿Cuál fue el mayor aprendizaje que tuviste este año?

Como te dije, tanto tú como yo, hoy somos más fuetes y más sabias. Tenemos más herramientas para el futuro, más certeza en nuestras acciones y más recursos para este año venidero para el que tenemos tantos planes.

Prepárate para el 2018 con toda tu ilusión mientras despides al 2017 como a un buen amigo que se va después de ayudarnos a crecer brindándonos tantas experiencias, es así como estarás mejor preparada para hacer los mejores planes asentada en todo lo que aprendiste este año.

De veras te recomiendo que hagas este ejercicio porque es de lo más revelador y me encantará que me cuentes ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje este año?

 ¿Sabes de alguien a quien le vendría estupendo hacer este balance?

Pues te agradezco si ¡se lo compartes! porque esta manera de despedir el año te dará a ti y tus amigos una claridad y satisfacción invaluables para empezar un año mejor armada.

Un beso enorme y

¡Felices Fiestas!

A por el 2018 ¡Hazlo tu año!

Con el cariño de siempre, p.-

PD. Si aun no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog ¡este año viene cargado de cosas estupendas que sólo envío por email!

¡SILENCIO! ¿Qué pasa al desconectar de las redes sociales y los chats?

¿Te has fijado como desconectar de las redes sociales o los chats se ha vuelto casi imposible, que estas casi que en una adicción? Ya no sé si adicción o se ha vuelto un reflejo automático y constante eso de tener un segundo libre, o ni tan libre, y ver el celular.

¿También te pasa?

¿Eso que cuando dices que vas a pasar menos tiempo en ellos y te encuentras, sin saber cómo, dando una vuelta por el Facebook, una ojeadita nada mas de dos horas al Instagram en el chat a media noche?

Si eres de los que dicen que tú jamás, pues felicidades, que bien por ti, pero, si estás aquí es porque estás dando esa vueltita extra a la redes y, como yo, a veces esta eres tú y, en ese caso tengo algo que decirte.

Seguir Leyendo

¿Cómo estamos cambiando el acoso sexual? ¿Qué nos ha dejado #metoo?

#metoo

¿Te fijaste como apenas hace un par de semanas Hollywood se estremecía hasta los cimientos con la exposición del acoso y abuso sexual de Harvey Weinstein?

Decenas de actrices y otras mujeres salieron a gritar esas experiencias que tenían guardadas debajo de la alfombra.

Entonces la actriz Alyssa Milano incentivó a todas las mujeres a sacar esos trapos sucios al sol y compartir su experiencia con el lema #metoo si también habías sido acosada y abusada sexualmente, o si llegabas a sentirte así al ver a otras mujeres en ello.

Y esta campaña, en cuestión de minutos, hizo explotar las redes y se volvió viral.

Más allá del “trend topic”

¿Qué nos ha dejado la campaña #metoo?

Yo creo que nos encontramos en un momento realmente trascendental para las mujeres, algo mucho más profundo que realmente va a mover las bases de la sociedad y cambiar muchas cosas.

Yo, cuando vi como tantas mujeres daban su paso adelante con el pecho en alto, liberando su rabia y vergüenza contenida, con cierta aprensión -esa que te da cuando vas a decir algo que te llevas callado mucho tiempo-, me uní a #metoo

Mi experiencia la comparti en mi pagina de Facebook (a la que te invito que te unas porque allí escribo con más regularidad datos y escritos también relevantes para ti) y también te voy a compartir aquí ahora, con la certeza de que hay hoy un campo seguro para hablarlo con una contención a escala mundial.

En el momento que la escribí, pensaba que esa era la finalidad de esta campaña, quitar la vergüenza, entre no haber dicho nada antes y la culpa de si parte tuya era responsable, y la rabia guardada.

Ahora, con la calma que da el tiempo, por poco que sea, me he dado cuenta de la verdadera envergadura de este movimiento porque me di cuenta que estaba haciendo la pregunta equivocada para encontrar su razón.

Cuando cambié la pregunta, cambio la respuesta y todo tuvo mucho más sentido.

Cuándo me pregunté:

¿Por qué es importante esta campaña?

Se movió rabia dentro de mí para contestar contundente…

Porque estamos hartas del abuso y el atropello y ya tuvimos suficiente.

Hartas de quienes abusaron de su posición para hacernos aguantar sus guarradas.

Hartas de quedarnos calladas porque damos por hecho que las juzgadas seríamos nosotras.

Hartas de tener que aguantar en silencio para no ver afectada nuestra carrera y nuestras posibilidades de trabajo.

Harta y con rabia porque no te reconoces en ese momento, y tu yo de hoy habría reaccionado de otra manera, porque no la habrían agarrada desprevenida.

Harta de repetirte la película en tu cabeza mil veces descubriendo dónde y cuándo deberías haber dicho o hecho algo que no hiciste.

Estamos harta de ser víctimas de estos perpetradores.

#metoo es importante porque nos permitió sacarlo, decirlo, gritarlo, no ser juzgadas, ser acompañadas y, para mi sorpresa, dejar trascender e ir esa experiencia sin que ocupe más espacio en el armario ni te vayas a tropezar con ella debajo de la alfombra.

Se dijo y se fue la rabia…

Esto es lo que escribí en su momento en mi página de Facebook

ME TOO
Estaba en mis treintas disfrutando de una incipiente carrera en pintura.
En una exposición local se encontraban importantes galeristas internacionales.
Uno de ellos, importante marchante latinoamericano extranjero, me dijo al final de la exposición que era vegetariano y no había podido comer nada en todo el día si le podía llevar a algún sitio a comer algo.
Yo que soy confiada por naturaleza y que además no ví nada raro en el momento, le lleve a Athem’s Pizza y en plena comida empezó a hace comentarios muy detallados y explícitos sexuales.
Yo me quedé petrificada mientras él me hacia todo tipo de proposiciones y decía que podía hacer mi carrera volar, que no me podría poner en su galería pero movería todos los hilos que hay que mover para ponerme en escena hasta que llegara ese momento.
Yo nada mas estaba ahí como los ojos como platos sin poder creer la situación.
Que su hotel estaba a la vuelta de esquina que subiera con él para que habláramos para ver que podíamos hacer, como se sentía de excitado conmigo y todo lo que podría hacer.
También aclaro que este hombre no había visto ni un cuadro mío en su vida, no tenia idea que pintaba así que cualquier interés genuino por mi arte estaba mas que descalificado.
Por una lado me provocaba tirarle un vaso de agua encima con su ladopsomo todo pero, la verdad, estaba petrificada. Entiendo perfectamente a quien está en esa situación.
Empiezas a sudar frío, sabes que tienes que salir corriendo pero no te puedes mover, pensaba, este sería el momento que te levantas y lo abofeteas, pero no podía, me sentía indefensa, con mis 5’9” de estatura me sentía pequeñita y asustada.
Aun con todo mi temperamento y personalidad la verdad me sentía como un pollito arrinconado por el lobo feroz babeando.
Cuando sus insinuaciones y acoso eran ya de un nivel tan desagradable, explicito y vulgar, conseguí reunir el valor de decirle que, ya que su hotel estaba a la vuelta de la esquina, consideraba que mejor regresara caminando.
El corazón se me quería salir por la boca mientras dejaba el restaurante, me subí a mi auto y me temblaban las manos para manejar, en eso le vi salir del restaurante camino a mi auto haciéndome gestos de que esperara que habláramos y con piernas temblorosas y todo arranque mi carro y me fui cuando él ya tocaba mi ventana.
Llegué a mi casa y sólo atiné a llorar como una niña por media hora antes de poder bajarme del auto.
Que se pudran todos los acosadores.
YO TE CREO
#metoo”

Pero esa rabia, ya se fue.

A medida que van pasando los días nuevos escándalos en diferentes campos salen a relucir, como el fotógrafo Terry Richardson que ya perdió jugosos contratos y respeto y hasta al Parlamento Europeo llega esta rebelión.

Lo que me llevó a cambiar mi pregunta

¿Para qué es importante esta campaña?

Y las respuestas vinieron de la calma, la determinación y el convencimiento de que se ha dado un paso hacia adelante que no será retrocedido.

Porque otras mujeres hablaron primero, ahora ya las cosas no serán iguales.

Ya no se podrá considerar que ciertos atropellos sean el “peaje” que una mujer debe aceptar para subir en su carrera.

Ya no es aceptable aquello de que “así son las cosas” por encima de lo incorrecto e indebido.

Tampoco es aceptable mirar para otro lado, saber y callar o colaborar con el acoso.

Ya no es cosa de mujeres, con #metoo oímos las voces de miles de hombres que también dijeron no más, ¡basta ya!

Escuchar nuestras voces, escuchar la voces de otros forma, un eco que rebota y con cada rebote empodera.

No voy a aceptar tu acoso y tampoco saldrás impune de él.

Esos tiempo ya han pasado.

No hemos pasado una página. 

Estamos escribiendo un nuevo libro.

Ahora la vergüenza será tuya y las consecuencias serán para ti.

Ya no debo quedarme callada.

Mi deber ahora es señalarte.

Ya no eres el lobo feroz ni yo el pollito acorralado.

Yo voy a levantarme por mi y voy levantarme al lado de la mujer que lo necesite porque ahora somos una manada.

Para esto sirvió #metoo:

Para romper la regla del silencio y la complicidad.

Espero de todo corazón que nos aferremos a este salvavidas para crear nuevos estándares y cerrar viejos ciclos y normas.

Que creemos protocolos y directrices de cómo esto es inaceptable, cómo no tolerarlo y cómo proceder para denunciarlo, y que sea enseñado desde el hogar y las escuelas.

Que cada mujer se empodere para no tener que aguantar que en su ambiente profesional le agarren por la cintura, le pongan la mano en la pierna, le miren lascivamente o le hagan insinuaciones sexuales.

Y espero que nadie se preste para propiciar esas cosas porque ya no es cuadrarse con el poderoso sino que queda claro que te cuadras con el perpetrador. Y eres complice.

Creo que esos tiempo del acoso como norma hoy han pasado.

Y si todos así lo creemos y actuamos como tal

Habrán pasado.

Y todo tiene ahora mucho mas sentido ¿no crees?

Me encantará leer tus opiniones

Este también es tu espacio si quieres contar tu historia en los comentarios y quieres sacar porque tu también eres #metoo de un modo u otro, en experiencia propia o ajena, dejar que salga a la luz, trascienda y quede atrás.

Y en el camino puedas empoderar a más mujeres a ser oídas y apoyadas y aportar con tu ladrillo a la gran muralla que pone un “hasta aquí” a lo que ha sido hasta hora el acoso y abuso sexual.

Que se oiga tu voz.

Como cambia la perspectiva cuando miras desde el “por qué”, que sólo da vueltas sobre lo que ya ocurrió, al “para qué” que te lleva a sacar lecciones y tomar acciones a futuro ¿verdad?

Un abrazo, p.-

PD: Si aun no perteneces a mi Tribu Querida me encantaría que lo hicieras subscribiéndote al blog en el recuadro de aquí abajo. Además de recibir gratis mi guía “7 pasos para crear una vida que mes todos los días” estemos más comunicadas y compartiré contigo escritos y regalos que solo comparto con quienes están mi lista.

Las lecciones de Atenas

Atenas

Vine a Grecia con la intención de hacer una parada, un silencio, bajarme de ese tren que llamamos vida y que a veces va tan rápido que no sabes si te desconectas y tienes que bajarte a tomar un respiro y verificar la dirección.

Por aquello de la conexión el internet y esas cosas voy un paso atrás actualizándote de este recorrido pero aquí te cuento lo que escribía a la salida de Atenas

Siento que estoy en un momento de cambio al inicio de una evolución, lo siento en mi ser, en mi necesidad de servir y expresarme de nuevas maneras y de buscar también nuevos guías y referentes.

Tantas cosas siento que van quedándome pequeñas.

Siento que voy saliendo de un cascarón para adentrarme aun desnuda a otra esfera.

¿Te pasa?

¿Sentir que estás tomando un giro, que te adentras en nuevas tierras y que eso es al mismo tiempo emocionante e intimidante?

¿Sientes que te entusiasma pero te dan un montón de nervios?

Lo he sentido también en personas que debo dejar atrás y esto lo he realizado en un par de ocasiones recientes, de esas que te dejan descolocada, así de esas que ¡BUM! es como si de repente miraras a la persona como siempre pero la vieras realmente por primera vez.

Y lo veo con curiosidad, segura de que hay algo que debo sacar de esto.

¿Qué necesito aprender? ¿Qué no he estado viendo? ¿Qué está queriendo llamar mi atención?

Es interesante esto de las relaciones con las personas y como en verdad sólo te están reflejando algo de ti.

De ti misma o de lecciones que debes aprender.

Hay que darle mil vueltas al espejo para saber que está reflejando.

Es curioso que además esto ocurra a las puertas de sentirme por iniciar una nueva etapa.

Richard Bach dice en su libro “Ilusiones” (que es precioso):

“Todas las personas y situaciones de tu vida ahí porque tú lo has convocado.

De ti de depende lo que resuelvas hacer con ellas”

Yo elijo cuestionar y aprender.

Entonces ¿Qué quiere decirme eso?

¿Qué parte de mi atrae a ciertas personas, o encuentros de este tipo con ellas, y qué querrá decirme de mi misma ahora?

¿Qué situaciones o personas te están retando a ti en tu vida en este momento y que lección tienes que aprender de ellas? 

Interesante verlo desde ese punto de vista ¿verdad?

Es como raro pero la verdad que a veces toca coachearse a uno mismo.

Yo siempre digo que:

“En esta vida, el que no te suma, que no te reste”

Pero ¿Dónde se pierde la neutralidad? ¿Dónde está el límite?

¿Qué personas te están hoy restando en tu vida? ¿Cómo?

En mi caso creo que ha llegado el momento en que el que no suma, ya está restando.

Wow, escribo esto al mismo tiempo que lo estoy realizando.

¡La neutralidad ya me resta!

Quiero en mi vida relaciones donde todos demos el 100% unos por otros, de corazón, sí, dando el todo por el todo.

Eso quiero, no tener que guardarme ni medirme en como doy ni en como recibo, en que te ofrezco o en que te pido.

Si me paro a tu lado puedes contar conmigo y si no estás en la misma disposición prefiero que no me tomes la energía ni tomes ese espacio, gracias.

¡Me decepcionan tremendamente las personas con dobles agendas!

Ya haré un escrito claro sobre “givers and takers”.

Dónde quiero llegar compartiéndote esto tan íntimo que me ocurre ahora es que cuando te sientes lista para un cambio, para una evolución, tienes que fijarte quienes están a tu alrededor.

Es un momento vulnerable donde debes rodearte de personas genuinamente interesadas por ti.

No todas tus tribus son para todas las etapas de tu vida, y bueno, está bien.

Me lo dice Atenas, una ciudad grandiosa que ha visto pasar por sus calles y templos tantas tribus diferentes en cada momento de su historia.

Y mientras aun recuerdo la sombra de las columnas de sus templos sobre mi, que fueron golpeados por quien no los quisieron o entendieron bien, Atenas me susurra:

“Acompáñate de personas que van a apoyarte para dar el salto y quieren estar ahora y al otro lado contigo, personas a las que real y verdaderamente le importas, porque necesitas más que nunca a quienes van a ser viento bajo tus alas para mantenerte sólida y erguida como yo, por muchos años por venir.”

¿Quiénes son esas personas en tu vida que son viento bajo tus alas y te ayudan a levantarte sólida y segura?

¿Dónde están ahora?

¿Cómo puedes estrechar más esas relaciones?

Y mantente pendiente de las joyas que la vida nos entrega escondidas.

¿Qué pequeña o gran lección aguarda para ser aprendida en cada cosa que te ocurre?

Avanzo abierta a una nueva voz, un nuevo camino, nuevas oportunidades y nuevas tribus.

Creo que esa es la gran lección que me ha dejado esta primera parte de mi viaje a Grecia: Encuentra tu verdadera tribu.

Me la llevo mientras dejo a Atenas tras la estola de espuma blanca del inmenso ferry que me lleva a Santorini.

Con emoción y nervios a la vez, con ansías y dudas, pero voy, y justamente por eso ando buscando en este viaje los fundamentos y las bases empezando con los de la propia civilización.

Siempre hay tanta magia y sabiduría en las ciudades históricas…

Aquí abajo te comparto algunas de mis fotos en Atenas y me encantará que me cuentes en tus comentarios lo que te llega con esta pregunta…

¿Cómo es y dónde está TU TRIBU?

Un abrazo, p.-

En unos días te aviso de mi escrito en Santorini y una experiencia super loca y extraña que sentí.

PD: Si aun no formas parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog en e recuadro de aquí abajo y poder compartir contigo escritos, anuncios especiales y regalos que sólo le envío a quienes están en la lista de la tribu ¡Ven y únete!

Atenas

¿Cómo ser productiva trabajando desde casa?

trabajando desde casa

¿Trabajar desde casa suena como tu sueño?

Pues si no quieres que se te vuelva pesadilla esto es para ti.

Eso de despedir al jefe, o por lo menos verlo mucho menos, tener flexibilidad de horario y locación suela bien ¿eh?

Ser dueña y señora de tu tiempo.

Olvidarte del tráfico y de pelear por un parking.

Dejar atrás los tacones, el blower y la ropa laboralmente apropiada.

Pasarte el día en pijama (¿por qué no?) puede sonarte como el sueño y lifestyle ideal y, así puesto, se entiende.

Hasta que lo pruebas y te das cuenta que la vida se te empieza a volver un guacho.

Y es que te hayas con que la casa y el trabajo se mezclan y terminas trabajando mientras comes y hasta justo antes de irte a dormir -bastante pasada la hora recomendada para verte descansada, simpática y bella mañana- y haciendo súpermercado, organizando la nevera o echándole un ojo a la tele o a los niños cuando se suponía que deberías estar trabajando.

La verdad es que trabajar desde casa requiere mucha disciplina, organización y enfoque si no quieres terminar haciendo todo a medias, nada totalmente bien, y sintiéndote culpable porque no estás haciendo lo que deberías en casi todos los momentos.

Yo hace ya muchos años que trabajo más de la mitad de mi tiempo desde la casa o sin estructura formal, así que me ha pasado todo eso de que si estoy en casa se supone que estoy disponible por lo que las interrupciones son constantes.

También otros suponen que mi trabajo no es tan formal porque no estoy en una oficina, por lo que pueden contar con mi tiempo y presencia.

Y, como los límites son tan delgados, pues también pasa eso de que es fin de semana y estoy trabajando, porque soy como los caracoles ¿no? viajando con su oficina en los hombros.

A veces me da risa, cuando veo los anuncios de la gente con una computadora en la playa como representación máxima de ser tu propio jefe.

Y pienso, si eres tu propio jefe ¿por qué estas medito en tu computadora con ese día tan espectacular en vez de bañándote en el mar? Pero claro, esa parte nadie te la explica.

Reconozco que por mucho tiempo me era imposible trabajar desde la casa, no podía concentrarme y tenía que irme con la computadora bajo el brazo a hincharme a café en algún sitio con wifi, me tomó tiempo que otros entendieran que estar presente no es estar accesible, y yo asumir que no estar en una oficina no significa que no sea necesario tener una estructura de trabajo si quiero ser realmente productiva.

Trabajo con muchas personas estupendas que están creando o reinventándose desde proyectos independientes y están pasado por todo esto, como me paso a mí y como puede que te esté pasando a ti, por eso escribí esto para ti.

Así que te comparto algunos parámetros y estructuras básicos que debes tener para que tu tiempo realmente te rinda y seas productiva trabajando desde tu casa.

1.- Asígnale horario a tu trabajo:

Sin un jefe encima ni una tarjeta que ponchar, requiere de ti formar la estructura que te funciona y cumplirla.

Yo lo he dicho mil veces y lo seguiré diciendo siempre como te lo conté en este, uno de mis escritos favoritos: ¡Lo que no está en tu agenda, NO EXISTE!

Si no pones en tu agenda horarios de trabajo siempre saldrá algún mandado por hacer o algo de la casa que atender.

Si estás trabajando desde casa tienes la suerte de poder establecer ese horario de trabajo como te funcione mejor según tu ritmo de vida, pero debes establecer en tu agenda cual será tu horario mínimo de trabajo y bloquear el espacio para ello con determinación.

Hasta dos a tres horas al día rinden un montón si te enfocas, pero…

…si tu rutina de trabajo está al garete así mismo serán tus resultados.

Es muy fácil que la semana se pase volando sin que hayas avanzado realmente si no designaste qué horas ibas a dedicar a trabajar.

2.- Establece límites y se congruente con ellos.

Como te comenté, puede pasar que algunas personas no consideren que trabajas-trabajas si no tienes un horario ni una oficina. Lo que te convierte en la persona a recurrir para, desde hacer un mandado como ir a tomar un café o llamar para echar cuentos.

Es importante que establezcas límites y hagas entender a los demás que tu horario de trabajo, aunque sea desde tu casa, es igual de importante y serio. Así como no sería apropiado que hicieras ninguna de las cosas anteriores con un jefe tampoco lo es en tu situación.

Cuando te digo que seas congruente es que aprendas a decir que no y además te des tú la seriedad que le pides a otros.

Sí en las horas que dijiste que ibas a trabajar te encuentran enchufada al Netflix pues es normal que interpreten que en verdad puedes hacer otras cosas con esas horas.

Los demás siempre van a tratarte como vean que te tratas a ti misma.

3.- Organiza tu trabajo por bloques de tiempo.

Entrar en estado de concentración en el que fluyes en tu trabajo toma cierto período e interrumpirlo hace que pierdas el hilo y, por ende, que no saques el mejor resultado desde tu zona de genialidad.

Si tienes cuatro pantallas abiertas, más los chats, el teléfono, las redes sociales y los niños corriendo alrededor, estás haciendo el famoso multitasking, el cual no es más que hacer muchas cosas a la vez pero no hacer ninguna verdaderamente bien.

Junta todas las actividades que se asemejen y trabájalas en bloques.

Si tienes emails, contesta y envía al principio o final de jornada y no estés entrando y saliendo de casilla o recibiendo continuas notificaciones.

Si tienes que hacer trabajo que requiere concentración, asígnale un período donde no tengas ningún tipo de distracción (deja tu celular en otra habitación), todo lo que puedas, trabájalo desconectada del internet. Te darás cuenta cuanto avanzas cuando no das una vueltita por el inbox o el Facebook.

Si tienes que hacer llamadas, sal de todas ellas seguidas en vez de esparcirlas durante todo el día.

Designa días por tipo de actividades: Puedes asignar un día para tarea administrativas, otro para crear y desarrollar proyectos e ideas, otro para reuniones, otro para vueltas en la calle y, eres tu jefe, ¡otro para ti!

Si agrupas tus tareas por bloque verás tu productividad subir por los cielos.

4.- Establece límites de trabajo.

Cuando estás trabajando desde casa puede parecer que tienes todo el día para sacar el trabajo, toda la semana y también puedes hacer más durante el fin de semana.

Vamos, que si no le pones los límites a tus horas de trabajo, el trabajo se va a comer tu vida antes de que te des cuenta.

Yo reconozco que en esta fallo más, porque como mi trabajo no lo siento como tal me puedo ir horas sin fin en ello pero…

tu productividad va a depender de que también tengas un balance y espacios para aclarar tu mente.

Establecer en tu agenda en qué horas trabajarás es importante (por eso le dedicamos el primer punto) pero, establecer en qué horas dejarás de hacerlo y no te enfrascarás más en ello, es igualmente vital.

Designa a partir de qué hora no verás más cosas relacionadas trabajo.

Esto te impulsará a ser más productiva en las horas que debes estar enfocada y a llevar una vida más completa estando realmente presente para las demás actividades y personas en tu vida.

Ya ves, como te dije, trabajar desde casa requiere mucha más autodisciplina, enfoque y organización de la que puede parecer en un principio pero

sí tienes estos puntos básicos en mente, puedes hacer que sea muy productivo y compaginar ser tu propio jefe y tener vida personal.

Por más que vayamos en busca de la libertad y la variedad es importante que haya un nivel de estructura para que puedas planificar los resultados que quieres conseguir e ir imparable a por ellos con el estilo de vida que elijas.

Tener estos parámetros a mi me ayuda un un montón como espero te ayuden a ti.

¿Conoces de alguien que está trabajando desde casa? estoy segura que también le ayudará ¿Qué tal si se los compartes? A mi me hará mucha ilusión que apoyes en brindar estas ayuditas a más personas 🙂

Un abrazo, p.-

Paola Schmitt

 

 

 

 

 

PD: Si aún no eres parte de mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog en el recuadro de abajo. Así estaremos más conectadas y podré brindarte, escritos, ofertas y novedades que sólo comparto con la tribu que está en mi lista.