Tag Archives: Dario Vasquez


Para el Album Familiar

Mi gente querida, aquí sincerándome, esta entrada no tiene mayor pretensión que guardar unas fotos que me parecen relindas en los archivos de la memoria y por ahí mismo, con mucho cariño, compartirlas con vosotros.

Este fin de semana nos fuimos los cuatro solitos a la playa y después del baño le puse esta camiseta a Mar -que le gusta porque le queda larga como vestido-, verla ahí, jugando en la arena, con la camiseta de la exposición EXIT de Gustavo Araujo me hizo recordarle. Por eso, hasta donde estés, Gustavo, esta foto está dedicada a ti…

Exit Gustavo Araujo Playa

Aquí Darío y yo estábamos jugando mientras las niñas recogían cochas, Mar nos vio y vino corriendo “Mami, mami, préstame tu celular. Papi ¡cárgala de nuevo!” y se puso a sacarnos fotos. No es la foto más favorecedora pero, si ella consideró que valía la pena guardar el momento, pues ¡que así sea!

Album familiar 8-14 2Las niñas contaron que en todo el fin de semana se metieron en 7 piscinas diferentes. Con el papá porque yo… soy medio gato y en agua fría ¡ni loca!

Album familiar 8-14 4

En fin, fue un fin de semana muy nuestro y muy memorable…

Album famliar 8-14 3

 

Darío y yo: Séptimo aniversario de boda

Comenzaré este escrito con unas breves palabras dedicadas a mi esposo: “Cariño, este olvido te va  salir caro. Ya dicho lo propio aprovecho a recordarte que me gustan los regalos que viene en cajitas celestes con lazos blancos ¡I Love you!

Podría hacer un recorrido sobre nuestros primeros viajes, la boda, la luna de miel, los tiempos de Bocas del Toro, los nacimientos de nuestras hijas.. pero, encontré que esos hechos y fotos ya los puse en la entrada Darío y yo: Quinto aniversario de bodas.

Han pasado siete años desde el 18 de noviembre del 2006…y me encantó ver estas fotos del día de la boda de nuevo…

BODA FOTOS VARGAS 057

Desde entonces hemos partido y compartido ¡mucho más que un cake! Como prometimos ese día hemos estado juntos en buenas y malas, en salud y en enfermedad y todas las cosas más que nos dijimos y que siguen vigentes porque, el matrimonio no es una cama de rosas pero, cuando quieres a la persona con la que te casas vale la pena.

A parte del regalo que me va a hacer por el hecho de recordar esta fecha porque ha recibido su notificación igual que todos los suscriptores, mi marido me ha regalado el ayudar a convertirme en una mejor versión de mí. Me ha apoyado y se ha sumado sin reparos en aventuras, proyectos y, todo hay que decirlo, problemas. Aunque haya días que lo agarraría de los pelos (como a él también le debe pasar), hoy en día mi vida es mejor porque la comparto con él.

Pisa, el mar

En esta época moderna casarse es una opción, ya no se hace por obligación, necesidad o en contra de la voluntad y, seguir casado es una decisión que se toma todos los días. Cuando uno convierte a su esposo en amigo, se confía en él y se le comparte pensamientos e inquietudes. Cuando se pasan malas rachas y se decide no tirar la toalla. Cuando uno crea un proyecto de familia y se alinea al mismo las veces que haga falta. Cuando se entiende que tanto uno como el otro somos un conjunto, un paquete completo donde hay unas cosas mejores que otras pero que se acepta porque compartir la vida con esa persona compensa. Si compensa todo eso es posible cuando hay amor aunque ¡a veces que a éste hay que atizarlo!

Espero que Dios nos de la gran bendición de que el amor no se apague entre nosotros para que con días de calma, y aun con vendavales que puedan sacudirnos, lleguemos al puerto de envejecer juntitos, achurraditos y desdentados, rodeados de nietos, ojalá que viajando bastante, y quejándonos de la juventud del momento.

En siete años lo mejor que hemos hecho juntos es una familia feliz ¡qué más puedo pedir!

_MG_3019

Tengo ganas de volver hacer un viaje tan especial como el que conté sobre Nuestra luna de miel en Tanzania . Darío, amor, gracias por siete años de matrimonio y no sólo que sean muchos más sino… ¡todos los que nos queden! como los primeros días…

blog21

 

¡Dom Pèrignon, Prom Night!

Había una vez, hace muuucho tiempo, una chica que recibía muuuuchas invitaciones para inauguraciones, lanzamientos y eventos y las ponía en un tablero que siempre estaba sobrecargado.

Esta chica se casó, se fue a vivir a Bocas del Toro, después comenzó a reproducirse con dos hijas y hasta ahí llegaron las invitaciones y, por ende, el tablero. Ahora, las que recibe son casi siempre para las niñas y las pone en la nevera (para las solteras la nevera no es el lugar de referencia ¡los restaurantes son los lugares de referencia!). Así que cuando recibí para el pasado miércoles una invitación “para mí” y “de adultos” me sentí como la chica tímida del salón a la que invitan al Prom Night, y encima era una degustación de Dom Périgon ¡con lo champañera que soy yo! eso fue como sí, además, fuera invitada al Prom Night ¡por el chico guapo! Daba brinquitos de la dicha como una boba.

Dom Perignon con Dario

Mi marido, por cuestiones de trabajo acababa de llegar de un viaje pesadísimo, me echó como tres indirectas para que no fuéramos

– ¿Que qué? ¡Ni hablar! yo voy ¡aunque sea sola!

– Ok, Ok, no hay que poner se así, te acompaño…

Y fuimos y la pasamos bien. Me iba yo a dejar planchar el prom night…. Con el añito que llevo y lo bien merecidas que me tenía esas copitas…

Qué fue media hora, pues fue media hora. Qué fueron dos copas, pues fueron dos copas. Qué supieron a gloria, pues sí, me supieron a gloria. Gracias a Patricia y Ana María porque esa salidita de la rutina, airear los tacones y pintarme el morro de rojo me vino ¡de película!… Todavía estoy contenta, con el resfriado de caballo que tengo y todo…

Dom Perignon FM