2007 MEDIADOS -EL RELOJ BIOLOGICO-

Mujer sobre los 30, reloj biológico que pita. Pues les diré que el mío estaba de lo más callado, o al menos no sonaba en ondas que llegaran a mis oídos. Así como Caroline llevaba desde principio de año hablando de buscar un bebe 2007 yo no tenía la menor de las intenciones y más bien respondía a todos los ojos que automaticamente después se tornaban hacia mí que el mío sería un modelo tardío del 2008.
Bueno, pues parece ser que las ondas sonoras de mi reloj no llegaban a mis oídos pero la lata de todos los demás me tenían ya frita. Pero bueno? hasta cuándo contigo? ya estás por cumplir los 35! Y los bebes? y qué piensas? estar a los 50 en las fiestas de cumpleaños de McDonalds? y qué quieres? ser casi mamá abuela? y si cuándo quieras no puedes? sabes cuántas mujeres después de los 35 tienen que recurrir a la fertilidad asistida?? mira a fulana, mengana y sutana? y sí luego no puedes y te toma años?? y así una y otra vez haciendo uso de las historias de horror, terror e infertilidad jamás vistas… yo achicopalandome y, todo hay que decirlo, sintiendo un poco más qeu bastante forzada a encarar una nueva etapa de vida. Yo? mamá?
 
El hecho es que ante el pronto retorno de Darío a la ciudad, para regresar al trabajo en Nestle, lo cual normalizaría nuestra relación más, le dije como quien no quiere la cosa, sobre la barra de nuestro café de Bocas, Y sí dejamos de cuidarnos? vamos, sin necesidad de buscar pero, y sí nos abrimos a la posibilidad de encargar un bebe? Realmente lo comenté más bien como quien piensa en voz alta, como quien externaliza sus dudas, y a él los ojos se le fueron poniendo grandes (que en mi marido no es fácil porque es de esos que cuando se ríe se le desaparecen), redondos y brillantes y una sonrisa de oreja a oreja le cruzo la cara. “Sí! vamos!”. Me tomó algo de sorpresa su respuesta, pensé que podría tener dudas con tan solo seis meses de casados y disfrutando de una etapa medio hippie y a destiempo, pero él debió hacerse la imagen mental muy rápido y le gustó la idea, o su reloj biologico sí sonaba a ondas audibles para él…
 
Recuerdo que a mis veinte tempranos decía que a mis 30 empezaría a buscar un hijo con o sin pareja, recuerdo a mi madre le pareció fabuloso y era la más entusiasta de la idea, aunque hoy pienso es que ella juraba estaría casada mucho antes de eso. Pasado mi cumpleaños 29 yo había dejado la idea porque amaba mi vida así como era, sin compromisos, de viajes continuos, salidas casi todas las noches y parejas, o novios, ocasionales que por lo general no eran estables por las de seis meses. Pero a mi madre se le había quedado la idea en la cabeza y comenzó de la nada un día a darme una parsimonia de como los hijos necesitan de un padre, y de un hogar, y de como no era lo mejor en ese momento de mi vida… tan divina, casi me parto de la risa… para que se sentara a hablarme de todo eso conociéndola llevaba mortificada con el tema un buen tiempo. Sorry, se me había olvidado actualizarla sobre mi decisión… mi madre es divina…
 
De todas maneras quiero reforzar el tema de que la decisión de la maternidad no debe ir pegada a un reloj biológico, o tal vez no todos los relojes pitan al mismo tiempo. Yo había disfrutado de mi vida en pleno sin ningún remordimiento por postegar el ser madre. He estudiado mi carrera y un master más un sin fin de cursos en diferentes campos dentro y fuera de Panamá. He viajado cuanto he querido y sigo queriendo ir a un montón de sitios más. He salido y rumbeado y me he divertido todo lo que ha gustado. Me he dedicado a mí misma casi hasta el edonismo. He tenido parejas encantadoras y también varios sapos que me han servido para aprender que quiero y por sobre todo que NO quiero en una relación. En cada relación aprendí un poco más y eso me llevó a reconocer en Darío lo que realmente quería. No creo que todo esto lo supiera antes de mis 33 años y creo que todo lo que he aprendido y vivido en ese tiempo es lo que me hizo estar lista para una relación de la que hubiera pasado siendo más joven, y que ese sí hubiera sido un error. Sí bien conocí a Darío y ese fue nuestro momento, de no haber sido el caso aun seguiría con una vida que amé y disfruté y no incluía en el horizonte cercano la maternidad. No creo que exista el momento marcado de ser madre, porque si la madre no está lista es muy probable que no sea el momento de su hijo. Tengo montón de amigas por encima de los 35 que son felices solteras o parejas que un no se plantean hijos y estoy absolutamente convencida que eso ESTA BIEN.
 
Ayer ví en una revista una mujer primeriza a los 54, personalmente ahí creo que ya no me parece tan bien. La maternidad no es un antojo propio o solo una decisión de pareja, debe incluir el futuro de la personita que llega al mundo. No dudo que el niño sea igual de amado que un hijo de una mujer de 20 o 30 pero los niños además de amor necesitan jugar, saltar, ir a la playa y a corretear pelota y que sus padres no tengan 65 años cuando el solo tenga diez y quiera pasarse la tarde en la piscina de pelotas del McDonalds en un ambiente de estruendo insoportable. Por no decir de no tener que enterrar a tus padres cuando aun estas en college y que, si demoras en casarte, te entre un primo al altar.
 
ESTA BIEN postergar la maternidad hasta tus 40, está bien que prefieras tu vida solo tuya y para tí hasta cuando te apetezca, está bien que decidas tener un hijo con o sin pareja, biológico o adoptado, pero también tienes que tener en cuenta que si dejas pasar 50 años de tu vida antes de la maternidad creo que también deberías dejar pasar la maternidad por completo. Eso es lo que yo pienso y como este es MI blog eso es lo que yo digo.
 
Bueno, regresemos a mí y mi momento en su momento… Comenzando mediados el año 2007, en Mayo, un par de meses después de decidirnos a abrirnos a la posibilidad de hacer una familia, un test de sangre dio positivo, estaba embarazada… embarazada… embarazada!!!!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.