Adiós y gracias. La mejor manera de despedir el año

despedir el año

El 2016 está a punto de salir por la puerta trasera y nos relamemos con el 2017 y las ganas de hacerlo nuestro año y, con este ejercicio, podrás despedir el año con los mejores cimientos para el que viene ¿Estás lista para agarrar el toro por los cuernos y hacer este ejercicio revelador?

Este año ha sido revolucionario para mi. Excitante, retador, planeado e inesperado. Sobre todo lleno de lecciones sobre mi misma.

Ahora, si eres algo como yo, exigente conmigo misma, ya estás levantando la barra y preparándote para alcanzar nuevos logros en este año por venir.

Puede que estés puliendo tus proyectos y viendo los requisitos necesarios para asegurar que los cumplas.

Más definición por aquí, mejor cálculos por allá, estructuración de tiempo, recursos, retos y beneficios, vamos, que te pican las manos por estrenar agenda.

Aunque es fantástico que le tengamos tantas ganas a este año nuevo, que estemos preparando sueños y planes que arrancan en enero, hoy vengo a compartirte la mejor manera de evaluar este año que está terminando y, antes de que desaparezca, dedícale  un tiempo, así como quien diría una salida para un café con un amigo.

Despídelo con el cariño y respeto que le dedicarías a alguien que te ayudo a crecer.

Porque, aun cuando sus métodos no siempre hayan sido los que hubieras elegido, las lecciones que tienes hoy te hacen más fuerte y más sabia de lo que eras un año atrás.

Estoy segura que das para mucho más, pero cuando tenemos los ojos constantemente en el horizonte perdemos de vista el camino que hemos recorrido, lo que es sumamente importante para mantener la dirección en el futuro.

Así que te invito a que reflexiones sobre tus logros y retos de este año 2016, que apartes un tiempo a solas con él y lo evalúes.

Tú en diciembre el 2015

Yo suelo cerrar los ojos y visualizarme un año atrás, a finales de diciembre del año anterior, si haces lo mismo, ¿Qué contestarías a estas preguntas? Si lo reflexionas por escrito se vuelve todavía una experiencia más poderosa

  1. ¿Qué era lo más presente para ti en diciembre del 2015?
  2. ¿Cuáles eran tus metas y sueños para el año que venía?
  3. ¿Qué retos enfrentabas entonces?
  4. ¿Qué miedos?
  5. ¿Cómo estaban tus proyectos, tu familia, tus amigos, tu salud?
  6. ¿Qué se veía tan grande entonces que ahora se ve tan pequeño?

En estos doce meses muchas cosas ocurrieron en tu vida, algunas planeadas, otras algo probables y también las que fueron totales sorpresas, y en todas estuviste tú.

Hoy estás aquí, con un montón de conocimiento nuevo sobre ti misma producto de aciertos y errores en este tiempo. Reconócetelo. Te lo mereces.

Tú en diciembre del 2016

Tus Logros

Mirando hoy hacia atrás, si recorres de nuevo la historia recuerdas lo que hiciste

  1. ¿De qué es lo que estás más orgullosa este año?
  2. ¿Cuál fue tu mayor logro o superación?
  3. ¿Qué requirió de ti?
  4. ¿Cuál sería el logro de este año por el que te pondrías una medallita que dijera “lo hice”?
  5. ¿Qué viviste que te da una gran satisfacción?

    Date a ti misma una palmada en la espalda y sonríete, lo hiciste bien.

Tus Retos

Seguramente el 2016 también te trajo bajo el brazo sus retos. Batallas que libraste, miedos a los que te enfrentaste, situaciones que te desafiaron e imprevistos o personas que te descolocaron.

Este es un buen momento para, antes de cambiar de agenda, evaluar qué no salió como queríamos, cuando no nos manejamos de la mejor manera y qué no volverías a hacer.

Ten en cuenta que uno crece tanto o más con sus errores que con sus aciertos, así que nada es un error totalmente sino más bien un aprendizaje en una forma más dura.

Si sacáramos las lecciones de esos momentos, gracias a esas experiencias

  1. ¿Qué aprendiste a la dura que va a servirte en un futuro?
  2. ¿Qué harás diferente y que te quedó claro hacer, o no hacer, la próxima vez?
  3. Si tuvieras que extraer la lección más importante que sacaste de un reto o desacierto del 2016 y llevártela aprendida ¿Cuál sería?

Lo más importante del año

  1. Mirando para atrás, ¿Sobre que dirías que fue tu año? Ejemplos. Conexión, aprendizaje, coraje, balance, introspección, lanzamiento, organización, familia…
  2. Y la última pregunta y tal vez la más importante:
  3. ¿Cuál fue el mayor aprendizaje que tuviste este año?

 

Como te dije, tanto tú como yo, hoy somos más fuetes y más sabias. Tenemos más herramientas para el futuro, más certeza en nuestras acciones y más recursos para este año venidero para el que tenemos tantos planes.

Prepárate para el 2017 con toda tu ilusión mientras despides al 2016 como a un buen amigo que se va después de ayudarnos a crecer brindándonos tantas experiencias, es así como estarás mejor preparada para hacer los mejores planes asentada en todo lo que aprendiste este año.

De veras te recomiendo que hagas este ejercicio porque es de lo más revelador y ¿Quieres ayudar a otros hacer este estupendo balance? Pues te agradezco si ¡lo compartes! porque me encanta brindar las mejores herramientas que voy conociendo para que más personas puedan beneficiarse de ellas.

Mientras, de veras me encantará que me cuentes ¿Cuál fue la mayor lección que aprendiste tú este año?

Un beso enorme y

¡Felices Fiestas!

A por el 2017 ¡Hazlo tu año!

Con el cariño de siempre, p.-

(Este escrito me lo publicaron en la Revista ELLAS del diario La Prensa el 23 de diciembre del 2016 bajo el título “Adiós mi amigo 2016”)

PD. Si aun no eres parte de Mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiéndote al blog ¡este año viene cargado de cosas estupendas que sólo envío por email!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

2 comentarios a “Adiós y gracias. La mejor manera de despedir el año”

  1. Scarlet Guanchez

    Me parece excelente ayudar a otro a conocerce y aprender de cada situacion en todo momento y crecer dia a dia coml persona..DTB

    Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.