Mi opinión sobre el matrimonio gay

matrimonio gay

A razón del día del orgullo gay te comparto mi opinión sobre el matrimonio gay:

La orientación sexual de una persona es lo que menos me puede importar en alguien.

Valoro la integridad, el respeto, la calidad humana, y nada de eso queda determinado por si la persona que te provoca mariposas en el estómago, pone tu mente a volar y una sonrisa en tu cara, es un hombre o una mujer.

Dicho lo propio, sin hacer grandes aspavientos, simplemente me parece justo y válido el matrimonio gay. Parejas que tienen el mismo deseo de formalizar y respetar a su pareja y su unión a través de ese trámite al igual que una pareja heterosexual.

Tengo amigos y amigas del mismo sexo que tienen sólidas relaciones de pareja y que conviven junt@s desde hace años. Existe en ell@s el mismo amor y respeto que puede haber en mi relación con mi marido. Podrían dejar las cosas así (tampoco es que les quede otra opción) y simplemente vivir junt@s, pero aspirar al matrimonio gay es más que solo querer llamarse espos@s y ponerse un anillo

¿si hay ese mismo amor y respeto, y así lo desean, por qué no pueden haber los mismos derechos fruto de esa unión?

Yo llegué a esa conclusión hace varios años, cuando leía un artículo de un señor cerca de sus ochenta años que, hacía casi cuarenta años vivía con su pareja (otro hombre) quien había estado con él en las buenas y las malas (llevando varias batallas contra el cáncer hubo muchas malas), finalmente padecía de un cáncer terminal, o lo que fuera, y no le daban mucho.

Esto lo leí hace más de una década, si la sumamos a los cuarenta años que llevaban juntos, obviamente que, cuando esta pareja comenzó su relación, fue motivo de escándalo y marginación social y familiar. Más cuando este señor tenía dos hijos de un matrimonio previo. Estos últimos aun sangraban por la herida y jamás habían aceptado ni compartido con la pareja de su padre a pesar de los años de convivencia de ambos.

Este señor, sabiéndose pronto a morir quería dejarle seguridad a quien había sido su pareja por tantos años, con quien había durado más que muchos matrimonios y sobrepuesto de tantas cosas. En orden de que su compañero tuviera los derechos de heredar, cobrar seguros, quedarse con el hogar familiar, etc., él, estaba con los trámites de adoptarlo, sí, EN PROCESO DE ADOPCION DE SU PAREJA, como única alternativa de considerarse “dependiente”, lo que hubiera sido obvio en el caso del “viudo” o “viuda” dentro del matrimonio de una pareja heterosexual.

Qué quieren que les diga, a mí me parece que quien tenga una relación de pareja por la que apueste que sea definitiva, donde además del amor haya el compromiso mutuo, me parece justo que puedan sellar, si así lo quieren, ese compromiso de forma legal y que su espos@ pueda ser dependiente en sus pólizas de seguro de enfermedad, de vida, tener los beneficios de impuestos compartidos y heredar si la muerte les agarra sin testamento.

Por lo general, con un tipo de relación de amor, respeto y compromiso te preocupas por tu pareja, en la vida y en la muerte. ¿Cómo así que tu compañer@, con quien conviviste y a quien te uniste en vida no puede entrar contigo en la unidad de cuidados intensivos y ni si quiera puede sacar tu cuerpo de la morgue porque no sea familiar legalmente dicho?

También viene el tema de los hijos.

Una persona a la que respeto mucho decía hace unos días que “bastante bagaje emocional y taras afectivas cargamos todos, criados por padres y madres, como para añadirle a un niño la confusión de crecer dentro de un matrimonio gay con dos padres del mismo sexo”. No coincido con su modo de pensar.

Un bagaje emocional y tara afectiva mucho más pesados puede esperarle a cualquier niño que crezca en un orfanato, donde muchas veces reciben poco o ningún contacto físico de cariño (que puede ser por falta de personal no de intenciones) y, además, a los dieciocho años son lanzados al mundo sin la posibilidad de volver. Que el haber sido criados con amor y dedicación a su educación y bienestar emocional y físico por una pareja de dos padres o dos madres.

Que habrá situaciones que serán incomodas por eso, es muy probable, pero que si en tu casa tienes amor, contención y sobretodo un “hogar”, tienes muchísimas más probabilidades de ver las cosas venir, y dejar las cosas pasar.

No hay mayor fortaleza que la de haber sido criado en el cariño y, la posibilidad de ser elegible para llevarte un niño abandonado en el mundo y criarlo con todo el cariño y la dedicación que eso conlleva, no debería estar condicionada más allá del compromiso de amor y educación que las personas vayan a brindarle.

El tema da para mucho más pero lo dejaré aquí.

Sé que hay muchas personas que piensan distinto, otras que piensen igual o parecido, lo digan o no, y quienes ni piensan sobre el tema. Yo, más que hablar de tolerancia, y “tolerar” diferentes opiniones, considero la “aceptación”, y acepto que cada quien tiene derecho a pensar como quiera y eso incluye a que pienses todo lo contrario de lo que aquí digo.

Yo pienso:

Tu orientación sexual me es absolutamente indiferente. Sí estás en una relación de pareja donde ambos son felices, se aman, se respetan y quieren sellar su unión de manera legal con todos los derechos y obligaciones que eso acarrea, me parece totalmente justo y válido.

Sí van a recibir en su casa y su vida un hijo para brindarle el cariño y dedicación que se merece todo niño (y que como madre sé que es mucho), me parece un gesto de amor que debe ser respaldado.

Hoy me alegro por los derechos que ha alcanzado la comunidad GLTB, respeto la lucha que han tenido y siguen teniendo por su igualdad de derechos y espero que pronto que puedan gozar de los mismos derechos legales que todos los demás, y lo digo también aún católica creyente y practicante.

Esto último lo menciono por aquellos que, desde cualquier posición, aun consideran que tienes que ser lo uno o lo otro. ¿Por qué tiene que ser esto excluyente? Aquí estamos hablando de derechos meramente la esfera legal.

Sé que este es un tema controversial donde las personas solemos tener nuestras opiniones sólidas formadas según diferentes criterios. Sé que habrá quienes estén de acuerdo conmigo y quienes difieran con sus propios argumentos.

Pero me sentí llamada a exponer mi posición al respecto, en especial porque una persona muy cercana y querida a mi ha decidido de muy joven vivir abiertamente su homosexualidad y quiero que sepa, que igual de abiertamente, tengo una opinión al respecto y en mi caso, siempre podrá contar conmigo para estar parada a su lado. Estos son lo derechos con los quiero que ella cuente en su vida. Ella y todos.

Con mucho cariño, un abrazo, p.-

Paola Schmitt

 

 

 

 

 

PD: SI aun no eres parte de mi Tribu Querida me encantaría que lo fueras subscribiste al blog en le recuadro de aquí abajo para estar más conectadas y compartir contigo escritos y regalo que sólo comparto con mi lista. ¡Me va a encantar contar contigo!

Te gustó el Artículo?

Únete a mi Tribu para recibir más

Tu Momento es ahora!

6 comentarios a “Mi opinión sobre el matrimonio gay”

  1. MGM

    Querida Paola,

    Te respeto y admiro. Comprendo bien tu postura que es la de muchos. La entiendo y es bastante convincente, aunque no la comparto. No la comparto y como tú, soy Católica, creyente y practicante.

    Lei la entrevista a la Primera Dama; muy bonita; muy llena de sentimientos al parecer lejitimos. Pero un Catolico, o cristiano comprometido, simplemente debe leerse el Catecisimo de la Iglesia, entenderlo. y ponerlo en práctica. Todo lo que está escrito en él, tiene una razón lógica de ser.

    El Arzobispo de Panamá Monseñor Ulloa, cabeza de la Iglesia en Panamá, dijo hace una semana que la familia está conformada por hombre-mujer e hijos. El matrimonio por hombre y mujer tal cual Dios nos creó. El Papa, cabeza de la Iglesia Universal, también lo ha dicho.

    Yo te escribo ésto no porque no te respeto (al contrario), ni porque no respete a otros, homosexuales o no (aunque a los irrespetuosos que salen al público a hacer exhibicionismo o a burlarse de Jesucristo, Santa Maria o de la Iglesia, les tengo cero respeto)………Somos llamados a amarnos todos, a respetarnos, a ser misericordiosos y caritativos los unos con los otros. No somos llamados a aceptar ni a tolerar todos los comportamientos humanos que no nos parecen correctos. La Iglesia niega las uniones homosexuales por una razón específica y a mi parecer, bastante lógica. La Iglesia llama a ser misericordiosos los unos con los otros, pero no acepta la unión entre homosexuales. Esta Iglesia, somos tu y yo y todos los que nos llamamos Católicos.

    No discuto con los que no son creyentes. No van a cambiar por algo que yo les vaya a decir por aquí. Pero una persona que diga que es Católica practicante, debe saberse ese catecismo como ley de vida. En sus páginas aparece todo lo que como Iglesia, creemos,

    La Iglesia, nuestra Iglesia, no es ilógica, intolerante, juzgadora, discriminadora. Nuestra Iglesia sigue los mandatos de Cristo. El Papa sigue el mandato de Cristo y nos llama a todos a hacer lo mismo. Si el Papa Francisco pensara que hay discriminación contra los grupos LGBT, si pensara que es una total injusticia que no puedan contraer matrimonio, sería el primer abanderado en las marchas de orgullo gay, vestido de arco iris de pies a cabeza……Creo que si lo admiramos tanto, como dice la Primera Dama de la República, trataríamos de seguir su ejemplo en opinión y en acción.

    Un fuerte abrazo, con la esperanza de que utilicemos esta correspondencia como aprendizaje mútuo.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola! me encanta que me expreses tu opinión y como dices compartamos respetuosamente nuestras diferencias. Te agradezco que hayas leído mi escrito y te tomarás la dedicación de exponerme tu postura.
      Como sabemos diferimos en nuestros puntos pero la conversación abierta nos enriquece a todos porque es la manera de poner sobre la mesa nuestras opiniones y desde ese espacio es que se puede construir
      Un abrazo, p.-

      PD. Sí estoy de acuerdo contigo que las manifestación provocativas y ofensivas que ciertas personas de esa comunidad, son irrespetuosas, y lo señalo de la misma manera que señalo que cualquier irrespeto, venga de quien venga, me parece que denigra cualquier causa. Aunque también creo que no son la representación certera de esa comunidad y que los gritos de unos cuantos, empañan a la mayoría. Tristemente

      Responder

  2. David

    No hay suficiente base científica para constatar con vehemencia los beneficios o perjuicios a nivel psicologico que puede experimentar un niño o niña al ser adoptado por una pareja homosexual. Pienso que aprobarlo mediante la ley es un experimento innecesariamente peligroso en el que los niños son utilizados como conejillos de indias para satisfacer el deseo de una comunidad minoritaria y últimamente muy caprichosa.

    Responder

  3. Mery

    Gracias por esto Paola, porque eres una persona influyente. Ojala este post con una explicación sencilla pero sobre todo lógica llegue a la mente de todos aquellos cegados con una obsesión por opinar sobre cómo viven su vida sentimental los demás. Respeto las creencias de cada persona, pero la religión no debe tener interferencia estatal alguna. Los homosexuales son seres humanos, son ciudadanos y merecen el mismo respeto y por tanto, mismos derechos. Abrazos.

    Responder

    1. Paola Schmitt Post author

      Hola Mery, mi intención es exponer los diferentes puntos de vista y el mío en particular, como dices, exponiendo mi visión sobre los derechos igualitarios para todos, que es en lo que creo. Un abrazo, p.-

      Responder

Escribir un Comentario

Your email address will not be published.